El 60% de los católicos no asiste nunca a misa según el CIS

Publicado: 6 noviembre, 2012 en Iglesia, Religión

Leo que el arzobispo de Toledo atribuye el descenso de la fe en los jóvenes a la transmisión de una idea falsa de Dios. Si esta fuese la razón los jóvenes no serían descreídos sino idólatras, pues creerían en un dios ficticio al que se presenta bajo la apariencia de verdadero. Monseñor Braulio Rodríguez añade en la revista Padre Nuestro que “nosotros, los católicos, muchas veces tenemos la culpa al no haber sabido transmitir bien la fe, el Evangelio y la persona de Jesucristo, sin duda“. Si con esto quiere decir que no siempre somos verdaderos testimonios de Cristo, tiene toda la razón. Como ya dije recientemente, alguno pretende más ser visto como católico que vivir realmente como católico. Desde luego, si los demás no ven en nosotros a Cristo cómo queremos que le conozcan.

¿La evangelización de los Jóvenes es una emergencia? Creo que Dios no tiene prisa alguna. Si hay una emergencia, más bien una necesidad, es que los creyentes sean verdaderos testimonios de Cristo. Si un padre quiere transmitir la creencia en Dios a su hijo no sólo debe saber porqué cree, sino que su creencia debe traducirse en una muy determinada forma de vida que permita que el mundo sea manifestación visible de lo sagrado, de manera que esta proximidad permita al hijo dejarse renovar por lo santo. De lo contrario, si la fe sólo es una cuestión estética o el mantenimiento sin trascendencia de una tradición el hijo nunca tendrá un motivo fundamental para ser su continuador, para vivirla con fertilidad en lugar de escoger la contingencia como sucedáneo de Dios.

Si sólo el 13% de los católicos va a misa todos los domingos; sí sólo el 2% de los católicos va a misa diariamente, no es muy difícil aventurar la situación de la práctica religiosa de los hijos de aquellos católicos que no asisten casi nunca a misa, que representan el 60% según el barómetro de septiembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Si la fe no se vive la creencia en Dios nunca se comprenderá como el sentido de la vida y su espacio se llenará, porque ningún hombre puede desentenderse de la cuestión sobre el sentido de la vida, con la ideología u otra falsa fundamentación de la realidad del mundo y del ser humano. Además, deberíamos hablar de la actitud de determinada jerarquía eclesiástica y analizar si realmente hay una visión negativa de ella que procede de una crítica hostil y desmedida o, como en el caso de los abusos sexuales, pienso en el padre Marcial Maciel, responde a una realidad empírica que responde a lo que decíamos al comienzo: ¿somos verdadero testimonio de Cristo?

Por otro lado no debemos olvidar, pues a veces se habla mucho, sobre todo de Dios, que el mundo, decía Pablo VI, tiene necesidad de testigos más que de maestros, pues de esto ya hay Uno, que precisamente es del que tenemos que ser imagen para que el mundo le conozca. Hay que ser testigos y no maestros para los hijos, pues a estos se les puede enseñar la Biblia y los Sacramentos, pero si no se vive el Evangelio y no se vive la Misa con el punto central de la jornada de un hombre sólo queda esperar qué día esos hijos abandonarán la práctica religiosa y abrazarán, como sustituta, otra realidad.

Para ser verdaderos testigos es fundamental la centralidad de Cristo en la vida de cada uno de nosotros, pues de lo contrario ya podemos planiticar muy bien la pastoral juvenil, como exhorta monseñor Braulio Rodríguez, que de ahí no saldrá verdadero fruto o el mejor fruto posible. Ya podremos hablar de Dios amor, de la complementariedad de la fe y de la razón y mil historias más que no lograremos el encuentro de los jóvenes con el Dios vivo de la fe cristiana si no se refleja su imagen en nosotros. “Nos convertimos en testigos cuando, por nuestras acciones, palabras y modo de ser, aparece Otro y se comunica. Se puede decir que el testimonio es el medio con el que la verdad del amor de Dios llega al hombre en la historia, invitándolo a acoger libremente esta novedad radical. En el testimonio Dios, por así decir, se expone al riesgo de la libertad del hombre” (Benedicto XVI, exhort. Sacramentum caritatis, n. 85).

Anuncios
comentarios
  1. Sigfrid dice:

    Al margen de la mucha razón que tienen las palabras del Papa Pablo VI lo brutal es el análisis de los sucesivos barómetros del CIS, que muy acordes con la realidad, muestran el paulatino abandono de los templos por parte de quienes se consideran y son, por bautizo, católicos. Sorprendente, preocupante realmente que casi el 60% nunca vaya a misa y que el 17% sólo vaya dos veces al año, probablemente coincidiendo, quizá, con alguna boda o comunión.

  2. Saludos Sigfrid, los barómetros del CIS sólo testimonían la realidad. Gracias por comentar.

  3. Una duda que a lo mejor puedes responderme: normalmente se dice que el catolicismo es una religión muy numerosa (no sé si sigue siendo la más numerosa de la tierra), pero estos datos, evidentemente, se tomarán del número de bautizados, no del número de auténticos creyentes, que son los practicantes (porque no se puede creer sin actuar, “muéstrame tu Fe sin obras…”). Partiendo de este tipo de estudios, ¿se puede calcular, se ha calculado, cuántos cristianos de verdad, es decir, con un mínimo de asiduidad en la recepción de los sacramentos, quedan sueltos por el globo?

  4. Saludos Maximiliano. Los barómetros lo dicen, del 72% de los que se declaran católicos sólo el 13% van casi todo los domingos a misa y de estos el 2% va alguna vez entre semana. Gracias por comentar.

  5. Xavi dice:

    Buscando información sobre el tema he topado con el portal infocatólica. A parte de esta noticia me he detenido en otra, sobre el fallo del TC ante el recurso que presentó el PP contra el matrimonio homosexual. Pues bien, leyendo los comentarios uno se asusta y comprende porqué los jóvenes se alejan de la Iglesia. No quiero decir que los comentarios no puedan tener razón pero el lenguaje empleado es muy gótico:

    “Esperemos que esta decisión los persiga ante el tribunal de Dios donde, con toda seguridad, sabrán qué quiere decir que Dios es justo”.

    “Es evidente que estamos ante una consigna que viene de las sombras para convalidar esta aberración”.

    Ante esto, el mensaje de ‘vamos a convertir paganos’: “Estamos en año de la Fe, sin miedo a rezar mucho y a evangelizar a tiempo y a destiempo, y a convertir al mayor número posible”

    La noticia está aquí para quien la quiera leer.

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=13146

    Sinceramente, antes de convertir a la gente uno debería ser imagen de Cristo. No veo amor, la verdad. Comprendo que uno no esté a favor del matromonio homosexual, pero otra cosa es ser tan maldiciente.

  6. Saludos Xavi, muchas gracias por comentar. Toda la razón. Es esta imagen la que perjudica la verdad eterna del cristianismo.

  7. Francesc dice:

    Responsabilizar especialmente a la prensa por la pérdida de la fe de los jóvenes es una mala autocrítica por parte de este buen obispo. No creo que la prensa en general sea la razón de que, como bien señalas, el 60% de los católicos no vayan a misa.

    http://www.eldigitalcastillalamancha.es/un-obispo-de-la-region-culpa-a-la-prensa-del-descenso-de-los-jovenes-creyentes-120195.htm

  8. Saludos Francesc. En ocasiones existe una crítica virulenta por desprecio de la otra realidad, pero teniendo esto claro, si fuésemos – y hablo por mí – verdadera imagen de Cristo, su Verdad se revelaría con tanta fuerza que la gente se sentiría atraída hacia la Iglesia… no olvidemos que el hombre, por naturaleza, ama la verdad y la busca con anhelo. Gracias por comentar.

  9. gold account dice:

    ¿Por qué debería uno preocuparse por el infierno? ¿Por qué gastar tiempo leyendo sobre el infierno? Son varias las razones que nos muestran el beneficio de hacerlo: Oír de los terrores del infierno puede chocar a la consciencia y despertarle de su falsa seguridad. Saber del infierno contribuye a detener al hombre de su camino de pecado. Tanto el piadoso como el malvado son persuadidos de no pecar cuando recuerdan regularmente los terrores del infierno.Conocer los terrores del infierno puede ayudar a despertar a aquellos que piensan que son salvos sólo porque creen en Cristo o en los hechos del Evangelio, pero que no son realmente salvos sino que están camino del infierno, sin saberlo. Predicar la doctrina del infierno es beneficioso tanto para creyentes e incrédulos por igual, como será demostrado. ¿Por qué las personas no tienen miedo del infierno?Parece que hoy hay una real carencia de miedo a la realidad del infierno. Esto afecta tanto a aquellos que asisten a la iglesia como a los que viven en el mundo. La gente no teme el infierno, ¿por qué? Una persona no tendrá miedo de un león cuando es un cuadro en la pared. ¿Cómo es esto? Bueno, se trata sólo de una pintura. Sabe que no es real. Pero si esa persona fuera dejada sola en la jungla y se topara cara a cara con una león real, rugiendo ferozmente, entonces se llevaría un susto de muerte.La consciencia del ser humano tocante al infierno es semejante a la del hombre que sólo ve un león pintado en un cuadro. Sin embargo, oímos del infierno en la Biblia. Sabemos que el Señor Jesús habló del infierno. De hecho, Cristo habló más del infierno que de ninguna otra cosa en las Escrituras. ¿Cómo es que los hombres no creen que el infierno es real? Porque no han escuchado lo suficiente sobre él. No han estudiado todo lo que la Biblia enseña sobre el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s