La lectura nos ayuda a pensar y nos hace mejores personas

Publicado: 28 abril, 2010 en Cultura, Pensamiento

Hay gente que lee muchos libros, que ama a los libros; otros, jamás han abierto uno. Los primeros no son más inteligentes que los segundos, pero muy probablemente si sean mejores personas. Vivimos en una época en la que nos falta tiempo para hacer todo lo que quisiéramos. Nos levantamos de buena mañana y salimos corriendo hacia el estudio o al trabajo, nos maquillamos o nos ponemos la corbata en el coche o en el autobús, pasamos el resto de la jornada ajetreados, con mil cosas en la cabeza y cuando llegamos a casa nos lanzamos directamente hacia la comodidad del sofá con el deseo de encontrar paz y tranquilidad. Pero, tras ocho horas de afanada actividad, quién tiene tiempo para leer. Nadie. Lo primero que hacemos es encender el televisor o el portátil, nos tragamos algún programa o película que no nos haga pensar demasiado o nos conectamos a alguna de las redes sociales.

 

Aunque el tiempo presente se haya concentrado lo suficiente como para no dejar un instante para que el hombre se encuentre consigo mismo, es importante tener momentos para la lectura. Hoy, sólo un hombre afortunado o redomadamente sabio es capaz de contemplar el misterio mismo de su vida. Ante esta situación, es de capital importancia estar familiarizado con la lectura. La lectura no es un acto baladí, al contrario, nos hace pensar, nos abre ante la realidad y ante nosotros mismos y, a la postre, nos hace mejores personas porque nos enseña a valorar y a afrontar las cosas realmente importantes de la vida y esto, en los tiempos deshumanizados que corren, es sumamente trascendental.   

 

Mientras escribía estas cuatro líneas me venía a la mente un vídeo que me pasaron en la Universidad de Navarra. Se trata de una conferencia del profesor de filosofía Jaime Nubiola y se centra en la cuestión de cómo enseñar a pensar. Espero que os guste.

About these ads
Comentarios
  1. zambullida dice:

    Me encantan los libros y me resultaría muy difícil vivir sin ellos. Sin embargo, no estoy de acuerdo contigo, o al menos no del todo. Es cierto que la lectura te proporciona una visión del mundo, de los otros y de uno mismo más amplia, más rica. Sin embargo, conozco a lectores empedernidos que apenas saben quiénes son y a los que les resulta muy difícil afrontar los obstáculos del camino. Hay quienes, pese a no haber leído un libro en la vida, tienen una mente abierta, una sabiduría que para mí quisiera, recursos suficientes como para hacer frente a un bombardeo, un corazón generoso… Hay grandes lectores, por el contrario, que repiten citas sin descanso para exhibir su erudición, adoran la belleza y la poesía y, sin embargo, raras veces repararan en el dolor del prójimo; son; por el contrario, intolerantes, tienen una mirada muy, muy reducida, un ego abultado y sólo les preocupa su propio provecho. La lectura no te va a convertir en un ególatra insoportable, pero tampoco te va a atildar el alma, a no ser que haya una predisposición para ello.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s