Archivos de la categoría ‘Sexualidad’

FemenNo deja de sorprender la divergencia de criterio ético en una misma persona. Esta, defiende con ahínco la igualdad entre el hombre y la mujer e incansable trabaja para eliminar el sexismo de la sociedad; sin embargo, no duda, para ello, en utilizar los atributos físicos propios de su feminidad. Este es el caso de ‘Femen’, el grupo feminista ucraniano célebre por sus acciones de protesta en top-less. Ante esta aparente contradicción ética pregunto: ¿es posible estar en contra del turismo sexual, de la prostitución, del sexismo y, al mismo tiempo, reivindicar la dignidad de la mujer mediante el desnudo?

Desconozco el motivo por el que este grupo – y otros – de protesta feminista decide reivindicar los derechos de la mujer mediante el desnudo; no obstante, ¿no es incoherente esta actitud en alguien que pretende dignificar la persona del ser humano? ¿La reivindicación de un derecho justifica que se cosifique el propio cuerpo? Quizá alguien tilde de exagerada y/o arcaica esta observación, aunque tendrá que demostrarme el por qué, pues es preciso señalar, de inicio, que el cuerpo que cada sujeto llama suyo no se posee del mismo modo que los zapatos que calza ni se maneja del mismo modo que un vehículo, sino que es una realidad intrínseca que constituye el propio ser: ese cuerpo no es mío, ese cuerpo soy yo. (más…)

Sorprende, de modo negativo, el reduccionismo al que somete a la mujer el feminismo en defensa del aborto. Cuando no la identifica con una incubadora lo hace, en el caso que nos ocupa, con una vagina. El cuerpo es una realidad constitutiva de la entidad personal. El ser humano es un ser corpóreo y el cuerpo participa y comparte la dignidad que corresponde a la persona entera por su estatuto ontológico – de ello ya hablé en una entrada -. Sin embargo, por la visión negativa que poseen de la maternidad, las mujeres defensoras del aborto consideran que el cuerpo de la mujer es un medio de gratificación del impulso sexual masculino y, en consecuencia, un instrumento de poder del patriarcado que subordina a la mujer a una posición de servilismo.

La naturaleza humana es sexuada, se es varón o se es mujer. No obstante, por influencia del pensamiento de Simone de Beauvoir (“El segundo sexo”), la feminista o, determinada feminista, considera que su cuerpo es una realidad ajena a ella misma. En una lucha cuyo fin es el mismo destino de Sísifo la feminista contemporánea se autodenomina mujer insumisa y exhorta a una maternidad alejada de la naturaleza y, sobre todo, de las instituciones que considera propias del patriarcado. Así, exhorta y empuja a una maternidad en solitario donde la presencia del varón es accidental y testimonial. De este modo, la maternidad, según su planteamiento, pasa de ser un instrumento de sumisión a una realidad específica y exclusiva de la mujer. (más…)

No sorprende la autorización a un hombre y dos mujeres a casarse. Cuando se abre la puerta a lo moralmente inconcebible, el reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo, sus posibilidades reales carecen de límite por el simple y funesto hecho de que deja de considerarse inmoral. El tiempo presente muestra que en muchas personas no sólo no hay un concepto correcto, sino ni siquiera un concepto claro y definido de cualquier cosa; la infecunda y vacía palabrería difunde y disuelve la capacidad mental para reflexionar y considerar las realidades más profundas, fundamentales y trascendentes del ser de la persona humana.

Hoy, la grotescamente confusa y superlativamente vaga opinión fundamentada mediante una ética del sentimiento logra cambiar las cuestiones más radicales de la antropología humana. Antes de lanzarnos con apasionante audacia a opinar sobre temas tan concretos y relativos a la ontológica naturaleza del hombre es necesario un tratamiento riguroso y una detenida consideración de la sexualidad humana. Dicho esto, el primer argumento es taxativo: El matrimonio es una institución esencialmente heterosexual, monógama y la única que debería ser válida y reconocida por el Estado. La misión del derecho es la protección de la realidad natural. El matrimonio es el sexo institucionalizado y el sexo, es una evidencia empírica, exige, para que exista consumación, la relación por oposición. El matrimonio es el proyecto de vida en común, con carácter de exclusividad y perpetuidad, entre un varón y una mujer que merece protección jurídica porque su relación supone el desarrollo natural de la sexualidad y porque dicho ejercicio conduce a la generación de vida, a la continuidad familiar y al mantenimiento de la sociedad. Por esta última razón, porque la relación va más allá de los muros del hogar, la unión entre el hombre y la mujer merece ser institucionalizada con exclusividad cerrándose la puerta a todo otro tipo de uniones. (más…)

¿Es necesario un bikini para jugar voleibol de playa? Esta es mi pregunta del millón de dólares y en la búsqueda por todos los medios de información internacionales sólo la he hallado expuesta en el rotativo venezolano ‘El Nacional’. Si se examina la prensa diaria, en especial la deportiva, detectaremos de inmediato una clamorosa cosificación de la mujer: desde imágenes sugerentes de las novias o parejas de los deportistas hasta imágenes en las que sólo apreciamos las posaderas, cubiertas por una nimia prenda, de las jugadoras de voleibol playa.

Determinados medios de comunicación, de modo especial aquellos cuyo target mayoritario es masculino, venden una imagen de la mujer similar a la de un objeto, explotando su físico en detrimento de su condición y de su dignidad de ser humano. Lamentablemente no existe una plena conciencia de la repercusión de esta relativización de la mujer, pues no son todos los que lo denuncian. La mujer no es un elemento decorativo ni un objeto sexual, es un ser humano y su cuerpo forma parte de su ser. Como bien dice el profesor Ramón Lucas Lucas, la persona humana es humana precisamente porque es encarnada; y el cuerpo humano es humano precisamente porque está animado por el espíritu.     (más…)

Hace un mes hablé de la virginidad. Hoy descubrimos que el 80% de los jóvenes evangélicos mantienen relaciones sexuales antes del matrimonio. Por esta razón la Iglesia evangélica se plantea la posibilidad de aceptar el uso de anticonceptivos para evitar los abortos a los que se somete el 30% de las feligresas que quedan en cinta. ¿Por qué la abstinencia no funciona?, ¿por qué los jóvenes se inician sexualmente a una edad más temprana? Estas dos preguntas tienen su respuesta en la entrada que se ocupa de la virginidad y la razón es la siguiente: se reduce el sexo a placer y el sujeto del otro en objeto. (más…)

Los medios de comunicación, la cultura de consumo y en especial determinada ideología influyen en la sociedad de tal modo que se aceptan los comportamientos sexuales desviados y, al mismo tiempo, no sólo se tilda de inaudito que una persona conserve la virginidad hasta el matrimonio, sino que incluso se presentan burlas hacia su opción libre y razonada, pienso en la atleta Lolo Jones.

Quien espera hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales ofrece uno de los regalos más valiosos que puede recibir la persona amada: la donación del ser con exclusividad y perpetuidad. Por esta razón, antes que la burla uno debe mostrar alabanza y admiración por la virginidad y por quien decide guardar su pureza sexual hasta el matrimonio, porque el cuerpo, que forma parte del ser de la persona, no es un medio sino un fin y, en consecuencia, un modo de dar gloria a Dios, quien creo a su imagen al hombre, a la mujer y a la relación del hombre y la mujer.   (más…)

El olor a sábanas limpias puede significar diferentes cosas a otras personas. Recuerdo un amigo que se obsesionó por este detalle durante una fase de promiscuidad. Cada vez que tenía una aventura de una noche, nada más despedir por la puerta a sus amantes, se iba corriendo hacia la cama para quitar las sábanas y ponerlas en la lavadora de inmediato. Afirmaba que no quería notar ningún rastro de sus amantes casuales. No obstante, ahora que se encuentra inmerso en una relación monógama, cambia las sábanas con menos frecuencia porque quiere recordar la presencia de su pareja en su cama tanto como sea posible. Cuando uno está enamorado, estos pequeños recordatorios significan mucho”.

Este párrafo, que forma parte de la entrada de un blog de ‘El País’ titulada “El morbo de la monogamia”, invita a un interesante análisis de la visión actual de la sexualidad en la que se prioriza el yo por encima de la donación misma del propio ser. Así, dos supuestos amantes convierten el acto sexual en una autosatisfacción compartida en la que ambos deciden usarse mutuamente para poner fin a una impulsiva necesidad. En este contexto no hay la unión de un yo que se dona a un tú y viceversa, sino el encuentro de un yo con otro yo que se cosifican mutuamente y utilizan sus cuerpos por un tiempo determinado con el fin de procurarse un placer fugaz – ya no hablo aquí de esos encuentros marcados por la transacción económica –. (más…)

 

¿Cómo influye la pornografía en la vida real? Se calcula que una de cada cuatro búsquedas en Internet es de carácter pornográfico; que existe un billón de páginas web con contenido pornográfico explícito de fácil acceso; y que el 67% de los hombres y el 49% de las mujeres piensan que la pornografía es aceptable. Esto último es de una evidencia empírica indiscutible: cada día se mandan en el mundo 2.5 billones de correos electrónicos pornográficos. Lamentablemente, el 47% de los niños recibe este tipo de mensajes.   (más…)