Archivos de la categoría ‘Educación’

 

El rotativo La Tercera informa que el pasado 21 de marzo Colo Colo abrió las puertas del Estadio Monumental con el fin de que la Garra Blanca, una de los grupos de hinchas más violentos de Sudamérica, pudiera despedir el féretro de uno de sus miembros, Gustavo Wilson Vera, poseedor de un dilatado prontuario delictivo. Sin duda, se trata de un acto surrealista, al menos para alguien más acostumbrado a seguir el fútbol europeo, donde prácticamente se ha puesto fin a la presencia de estos grupos violentos en los estadios. (más…)

Anuncios

 

El momento histórico en el que vivimos, caracterizado por la recesión económica y la crisis migratoria, es aprovechado por los populismos que exhortan a hacer la revolución contra las élites imperantes en vistas a alcanzar la soberanía popular. Esta relación de antagonismo que se pretende generar entre la sociedad y las élites, en las que se buscan formas directas de democracia que den respuesta a las auténticas necesidades de las personas, hace que los ciudadanos, en especial los más lozanos, sean susceptibles de padecer adoctrinamiento por parte de líderes de masas. (más…)

 

Es el deber de la sociedad, es más, es la exigencia a nuestra humanidad, que velemos con desvelo por la libertad. Las humanidades se encuentran en claro retroceso, en especial la filosofía, la madre de todas las disciplinas del saber – en cuanto que conecta a todas ellas entre sí – y causa de que el hombre oriente su vida de modo correcto, en beneficio de materias técnicas destinadas a la especialización de la persona en determinadas áreas profesionales. Sin embargo, qué importa que un joven adquiera el conocimiento de una profesión a través del estudio de una disciplina, ya sea en la universidad o en la academia, si se le niega desde la adolescencia la posibilidad de desarrollar con plenitud su razón, necesaria para adquirir el juicio correcto para desenvolver todas las capacidades propias del ser del hombre durante la existencia.

El destierro de la filosofía del aula es el perjuicio mayúsculo a la libertad trascendental – ‘libertad para’ – que permite el desarrollo interior del ser de la persona en vistas a su autorrealización. El perfeccionamiento humano no es un ideal, sino que brinda el despliegue de la infinita interioridad que es la naturaleza humana en la que radica el auténtico ‘qué hacer’ humano, motivo por el que el hombre no puede ser instrumentalizado. ¿Y qué disciplina despierta mejor en el joven esta llamada de su naturaleza ontológica? ¿Alguien dudará que la filosofía es la disciplina del saber que encauza en la búsqueda de la forma de vida que mejor corresponde al ser humano y que llamamos vida buena o feliz? (más…)

Es preocupante que un profesor se vea en la situación de recordar que la filosofía es necesaria para que el alumno reflexione. El eclipse de las humanidades priva en gran parte del trabajo de pensar, y cuando esto acontece, lamentablemente, es otro quien piensa por nosotros. Sin salir de la cuestión cuando se habla de la existencia anodina, de la vivencia de la nada del ser de la sociedad contemporánea, en especial de la juventud, uno no repara en que la clave del problema descansa en que uno no se conoce realmente a sí mismo. La exhortación esculpida sobre el dintel del templo de Delfos responde a la intrínseca necesidad del ser humano no sólo de perseguir la verdad, sino de fundamentar en ella la existencia, una existencia que sólo puede vivirse muy humanamente de una muy determinada manera.

No debemos olvidar, porque es importante, la definición de persona que elabora Boecio: “la persona es el supuesto individual de naturaleza racional” (“Contra Eutychen et Nestorium”). El hombre es un ser biológico; como el resto de los animales, aunque en grado menor, tiene tendencias. Sin embargo, a diferencia de todos ellos posee la racionalidad mediante la cual se abre al mundo y adquiere conciencia de sí mismo. Es decir, a los animales les es impuesta, en su estatuto ontológico, la forma de vida. En cambio, el hombre dispone de dos facultades, el entendimiento y la libertad, para conocer la verdad por la cual debe alcanzar aquella forma de vida en la que, según su ontología, descansa su plenitud. (más…)

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, el señor José Ignacio Wert, afirma que “hay algunas evidencias” que relacionan el crecimiento del sentimiento independentista “con la dirección que ha llevado el sistema educativo” en Cataluña. Sin presentar argumentos rigurosos y académicos que confirmen su afirmación señala que su objetivo es “eliminar el desenfoque que ha tenido el proceso educativo en España” y mantener “un currículo nacional” para todas las comunidades. Todo esto, según sus palabras, desde una ley “no ideológica”.

Es grave, más sin argumentaciones serias, que el ministro de Educación relacione el auge del independentismo con el sistema educativo catalán. Por otro lado es sorprendente y no menos grave que el señor Wert, en su preocupación por la enseñanza de la lengua castellana (español), desconozca que los estudiantes catalanes acaban la educación obligatoria con un nivel de castellano por encima de la media española, al margen de tener más facilidad para estudiar una tercera lengua que los niños monolingües. (más…)

 

La plataforma Madrid Educa en Libertad advierte que la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) sigue siendo la misma, y que los cambios incluidos en el decreto del 3 de agosto no son más que un maquillaje que no resuelve el carácter adoctrinador de la asignatura. No obstante, la cuestión no es que se introduzcan los nuevos contenidos, sino que la asignatura en sí desaparezca. Dije en una ocasión, e insisto en ello, que ningún gobierno puede originar o causar ciudadanos morales mediante la introducción de principios ideológicos en la enseñanza que sean tomados por el alumno como normas éticas que fundamenten la acción, sino que son las personas mismas, en cuanto sujetos morales, libres e independientes del Estado, quienes fortalecen con su responsable obrar una sociedad moral virtuosa.

Educación para la Ciudadanía es, desde su aparición, la guinda de un sistema educativo que, lejos de ayudar a que el alumno adquiera conocimientos a los que aunar, con posterioridad a su crecimiento, la moral recibida en el hogar familiar, sólo llena la cabeza de los imberbes de patrañas que luego requieren de esfuerzo y tiempo para ser desechadas. Es lamentable, más bien obsceno, que a los niños no sólo se les impriman juicios por parte del Estado, sino también prejuicios. Piensen en el interesado esfuerzo por inculcar la homosexualidad como forma natural de vivir la sexualidad humana varón-mujer y la destrucción de principios fundamentales abrazados por la sociedad española por ser los propios del cristianismo. (más…)

Educación Cívica y Constitucional empieza a tomar cuerpo. ‘El País’ habla de “giro lingüístico” con respecto a su precedente, Educación para la Ciudadanía. Los gobiernos de España, antes el PSOE y ahora el PP, olvidan que el Estado no puede inmiscuirse en la educación del ser humano, que el hombre no puede cambiar a su antojo las verdades últimas sino que debe impregnarse y dejarse vivificar por ellas. Hasta que no se entienda que ningún gobierno no puede originar ni provocar ciudadanos morales sino que son las personas mismas, en cuanto sujetos morales, quienes fortalecen con su obrar una sociedad moral virtuosa, no alcanzaremos una sociedad madura y democrática. (más…)