Archivos de la categoría ‘Aborto’

El rotativo ‘The Telegraph’ abre con las declaraciones de la ministra Maria Miller, que propone reducir de 24 a 20 semanas el límite para que una mujer pueda abortar a su hijo con el fin de “reflejar el modo con que la ciencia ha avanzado” en el tratamiento de los bebés prematuros. Para la ministra el avance de la ciencia plantea el dilema moral de si es correcto poner fin a un embarazo del que podría resultar un bebé sano y si eso supone un menoscabo del derecho a la mujer a decidir.

Si se reduce el límite legal para abortar aduciéndose que se puede salvar la vida de los bebés que nacen antes de las 24 semanas se comete un error científico porque se interpreta que el nonato es y sólo es un ser humano desde el momento en que su viabilidad es posible fuera del vientre materno. Es decir, se interpreta, a la luz de ninguna razón ni de ninguna evidencia, que el ser humano es un ser potencial que se transforma en humano a partir de una realidad viviente anterior. Sin embargo, la ciencia misma a la que acude la señora ministra para fundamentar su propuesta demuestra que el hombre es el resultado de una generación y no de un cambio. (más…)

La cuestión del aborto se halla, y esto es un éxito de sus defensores, en el terreno ideológico porque la ciencia, con claridad, muestra que desde que se produce la fecundación mediante la unión del espermatozoide con el óvulo, surge un nuevo ser humano que merece toda la dignidad por el mero hecho de ser un individuo de la especie humana. No obstante, el mayor peligro que corre el reconocimiento de la incondicional dignidad del nonato es la ignorancia intelectual de aquellos, muchos o pocos quién sabe, que interpretan el aborto como el derecho de la mujer a decidir sobre el futuro existencial de su hijo.

Ayer mantuve una conversación a través de Twitter con un joven muy educado pero con una formación un tanto sospechosa que afirmó las siguientes barbaridades: “los primeros meses de embarazo son solo células. No es un bebé. Lo di el año pasado en biología”; “no digo que no sea humano. Es que son simples células en reproducción” y “si esas celulitas son ya humanas, los espermatozoides también. La masturbación debería ser prohibida”. ¿Simples células? En biología, la noción de individuo remite a la idea de organización de la estructura viviente. Cada ser vivo es un individuo cuando es un organismo, una unidad integrada por estructuras y funciones; en este sentido, el embrión es un ser individual y personal. Es decir, es un ser humano que no depende genéticamente de la madre, sino sólo ambientalmente, ya que tiene en sí mismo el principio constitutivo del propio ser (G. Rager, Embrión-Hombre-Persona. Acerca de la cuestión del comienzo de la vida personal. Cuadernos de Bioética, 1997). (más…)

El gobierno defiende el aborto

Publicado: 5 septiembre, 2012 en Aborto, Política

El gobierno de España llevó la ley del aborto montaña arriba hasta la cima, creyéndose muchos que, por fin, el Partido Popular reconocía a la persona humana como el fundamento del derecho y el derecho a la vida como lo que es, el antes lógico y ontológico para la existencia y especificación de los demás derechos. Sin embargo, con una malintencionada astucia, la supuesta reforma de la Ley del Aborto ha vuelto a caer rodando hasta el valle de 1985.

El gobierno de España defiende el aborto. De este modo, recuperará “una ley de supuestos, que es lo que procede” cuando exista “peligro cierto” para la salud física o psíquica de la madre o en caso de violación. Una ley de supuestos sólo procede en una cultura del genocidio. Toda excepción es una vía al aborto libre y la experiencia lo confirma: El 97% de los abortos se practican por supuesto riesgo mental de la madre (Instituto Nacional de Estadística). Los abortos por violación, por riesgo vital de la madre y por supuesta malformación del nonato sólo representan, en España, el 0,1%, el 0,2% y el 1,1% respectivamente. (más…)

Sorprende, de modo negativo, el reduccionismo al que somete a la mujer el feminismo en defensa del aborto. Cuando no la identifica con una incubadora lo hace, en el caso que nos ocupa, con una vagina. El cuerpo es una realidad constitutiva de la entidad personal. El ser humano es un ser corpóreo y el cuerpo participa y comparte la dignidad que corresponde a la persona entera por su estatuto ontológico – de ello ya hablé en una entrada -. Sin embargo, por la visión negativa que poseen de la maternidad, las mujeres defensoras del aborto consideran que el cuerpo de la mujer es un medio de gratificación del impulso sexual masculino y, en consecuencia, un instrumento de poder del patriarcado que subordina a la mujer a una posición de servilismo.

La naturaleza humana es sexuada, se es varón o se es mujer. No obstante, por influencia del pensamiento de Simone de Beauvoir (“El segundo sexo”), la feminista o, determinada feminista, considera que su cuerpo es una realidad ajena a ella misma. En una lucha cuyo fin es el mismo destino de Sísifo la feminista contemporánea se autodenomina mujer insumisa y exhorta a una maternidad alejada de la naturaleza y, sobre todo, de las instituciones que considera propias del patriarcado. Así, exhorta y empuja a una maternidad en solitario donde la presencia del varón es accidental y testimonial. De este modo, la maternidad, según su planteamiento, pasa de ser un instrumento de sumisión a una realidad específica y exclusiva de la mujer. (más…)

El lenguaje político, retenido por la funesta ideología, es inadecuado. Persigue con intención más de lo que cabe encontrar o de lo que se expresa verbalmente en sus enunciados mediante un primoroso sistema de propaganda fundamentado en la manipulación lingüística. Así, el suicidio de una persona desesperada y enferma se le llama muerte digna o eutanasia, y el aborto, que es procurar la muerte del nonato viable, interrupción voluntaria del embarazo.

El debate sobre la cuestión del aborto, al carecer de sentido científico, ético y filosófico, se halla secuestrado por la ideología, que lo justifica mediante la mentira y la manipulación lingüística. Del mismo modo que el nazismo acuñó el término ‘solución final’ para autorizar el genocidio judío, hoy se empuña la expresión “derecho a decidir” con el único propósito de silenciar el exterminio sistemático de nonatos, que en España alcanza la nada desdeñable cifra anual de 100.000 vidas humanas, cuyos padres han decidido su muerte, inducidos o no. (más…)

El congresista republicano Todd Akin declaró este pasado domingo en una entrevista televisiva que “el cuerpo de la mujer tiene maneras de evitar un embarazo cuando es violada” y que este tipo de embarazos son “realmente extraños”. Además, añadió que en el caso de que la violación derive en un embarazo prefería que “el castigo a la violación esté enfocado en el violador y no en atacar al niño”. Ante la lluvia de críticas por estas declaraciones el señor Akin remarcó la “profunda empatía” que tiene por las miles de mujeres que son violadas y víctimas de abusos cada año y que “aquellos que perpetran estos crímenes son de los más bajo de nuestra sociedad”.

Los embarazos por violación son extraordinariamente raros por la tasa extremadamente alta de disfunciones sexuales en los violadores o por la total o temporal infertilidad de la víctima entre otros varios motivos. Los estudios médicos realizados sugieren que sólo el 5% de las violaciones se traducen en un embarazo; sin embargo las agresiones sexuales reportan cada año entre 25.000 y 32.000 embarazos en los Estados Unidos. (más…)

Si es una excelente noticia el anuncio del ministro de Justicia, el señor Gallardón, que eliminará la malformación del feto como supuesto en la reforma de la Ley del aborto, no lo son, para nada, las medidas adoptadas por el ejecutivo del señor Rajoy en materia de dependencia. Si afirmamos que la vida es el antes lógico y ontológico para la existencia y especificación de los demás derechos reconociendo, por ello, la incondicional dignidad de la persona humana, no son de recibo los recortes en una Ley que es un bien social para que personas con extrema discapacidad puedan llevar una vida digna.    (más…)

Los sujetos humanos con malformaciones no son monstruos son personas. El comentario de la señora Regás destila poca humanidad, probablemente porque su estatuto ontológico padece de exilio metafísico. Lo siniestro no es una ley que ampara la vida, fundamento de los derechos humanos, sino el sueño eugenésico de la escritora, quien en un arrebato de falsa superioridad considera que hay una vida indigna de ser vivida. El problema y grande lo tiene esta señora a quien recomiendo que antes de determinar quién tiene derecho a vivir y quién no reflexione si no es Dios quien rompió el molde de los humanos antes de crearla a ella.

 Jérôme Lejeune, descubridor del Síndrome de Down o Trisomía 21, fue, a diferencia de esta señora que nos ocupa, un ferviente defensor de la vida humana desde la concepción y radicalmente contrario al aborto, destino al que condena la escritora a todos aquellos humanos a los que se atreve a tildar de monstruos. Lamentablemente la cultura de la muerte tiene demasiados adeptos en la sociedad contemporánea. Sin embargo, no podemos guardar silencio ante esta sombría realidad, pues el aborto mata al niño, destruye a la mujer y condena a la humanidad a la más intensa barbarie. (más…)