¿Existe forma más elevada de amor que el de la madre?

Publicado: 9 octubre, 2013 en Aborto, Amor

abortosCorríjanme si me equivoco, pero de todas las formas de amor sólo hay una que es incondicional, el amor de madre. Ningún hijo tiene que alcanzar mérito alguno para conquistar el corazón de su madre; ella lo ama, de modo irrestricto, por quien es, tanto antes como después del nacimiento, pues desde la concepción obra una unión simbiótica entre la madre y el hijo. En un principio, el feto, que es un quien, es parte de la vida de la madre y, al mismo tiempo, ella es el cosmos del nonato, el hogar. Así, la vida de ambos se encuentra realizada por una relación cuyo fundamento es y será siempre el amor, y éste, sin la menor duda, es el desvelo permanente por la vida. ¿No es el crecimiento del amado (el hijo) el motivo por el cual la persona enamorada (la madre) brinda su ser, sin reservas y, al mismo tiempo, la fuente del propio crecimiento de uno en el acto de amar? ¿O puede existir el amor sin la preocupación en acto del crecimiento de quien es objeto de nuestro amor?

La madre no ama al hijo por interés o merecimiento de éste, sino, simplemente, porque es su hijo desde el instante mismo en que se constituye en una realidad biológica, humana, en sus entrañas. Desconozco el argumento por el que estas tres activistas defensoras del aborto manifiestan que “el aborto es sagrado”. Sin embargo, pregunto: ¿existe forma más elevada de amor que el de la madre?, ¿no es el amor materno-filial, quizá, el más sagrado y generoso de todos los vínculos emocionales que se pueden establecer recíprocamente entre las personas humanas? Sí, quizá, y por experiencia, alguien presentará el caso de madres que no aman a su hijo, pero no serán más que excepciones.

El argumento del embarazo no deseado es de un fuerte calado narcisista, es fruto del sujeto que no ama – de quien no siente felicidad en dar, sino sólo en tomar – o que sólo se ama, desordenadamente, a sí mismo – pues el objeto del amor nunca es el ‘yo’, sino un ‘tú’ en el que ambos alcanzan la plenitud mediante la forma más bella y sublime (la única forma en realidad) en la que se pueden tratar dos personas, el amor –. El amor, siempre y en todo momento, es el ordenado deseo de que la persona amada pueda crecer en todas sus dimensiones personales, motivo por el cual, la persona que ama es más feliz a través del dar que mediante el recibir – si bien por la donación del ser se alcanza un bien, que es la plenitud de quien ama, pues el yo sólo crece en la medida en que existe un tú que le permite su realización –. El amor se manifiesta en la afirmación de la persona del otro y se dirige a la persona del otro en cuanto tal, quien sostiene que el no-amor es una realidad sagrada, ¿con tal planteamiento no atenta de modo directo contra todas las cualidades esencialmente humanas?, pues todas ellas dependen del crecimiento y del desarrollo de la vida para ser susceptibles de realización. Así, con la manifestación del no-amor como realidad sagrada parece que se manifiesta que uno no-debe-ser, necesariamente, objeto de amor, que mi propia persona no-debe-ser objeto de amor de los demás y, en consecuencia, que la afirmación de la vida – su incondicional dignidad – y la felicidad de la persona no son un derecho ni objeto del bien común.

Cuando se manifiesta que el aborto es sagrado, es decir, que la privación de vida es un absoluto, ¿no se quiere decir que la persona deja de ser una dignidad incondicional y que se contempla, simplemente, como un instrumento, como un objeto de conveniencia según su utilidad, según el beneficio que reporte? El amor es el bien común. Es condición intrínseca del amor, que en el amar el bien de la persona amada éste se haga presente en el ser del amante como el bien mismo en el que alcanza la plenitud. Y si el amor es bien común, es, necesariamente, el amor entre dos seres de incondicional dignidad que, mediante el amor recíproco, comunican sus propios bienes y, en consecuencia, alcanzan la felicidad. Así, se ama a una persona por sí misma, de lo contrario se ama por un u otro interés, y, en este caso, el amor a la persona deja de ser el fin y se convierte en medio, que es el modo en que se aman a las cosas mediante las cuales nos dirigimos hacia la consecución del bien personal, que es la causa objetiva del amor entre semejantes que se realizan, en cooperación, en la búsqueda y deleite del mismo bien – fin último – en el que alcanzan la vida feliz.

Entradas relacionadas:

La caridad es el compromiso de un corazón que ama en alcanzar el bien común y la justicia social.

comentarios
  1. Belén dice:

    Esto va más allá de la religión que cualquier persona profese, estamos hablando, hablan estas activistas proaborto, de entender el aborto, para ellas “sagrado”, en un derecho legítimo el quitar la vida a otro ser. Quién no puede comprender que la vida es lo más importante a respetar.

  2. Daniel dice:

    Estoy a favor del aborto sólo en el caso, reducido, de auténtico peligro para la vida de la madre. Dicho esto, considero que supone un acto nada democrático y repleto de falta de respeto la interrupción de una sesión en el Congreso mientras un representante de la democracia presenta sus argumentos, estemos o no a favor de lo que expresa. Muy probable que algunos se centren y tilden de violencia contra el derecho de expresión el hecho de retirar de escena a estas activistas, pero son ellas las que ejercieron una violencia al asaltar el espacio donde se ejerce la democracia y el interés general. Qué clase de democracia vivimos en que se pueden asaltar las instituciones, ¿no existe otro modo de quejarse?

  3. Inés dice:

    La prostitución del lenguaje: ¿qué tiene de sagrado que una madre asesine a su propio hijo? ¿Se habla de una sociedad laica sin religión, pero este no es un lenguaje religioso, y de una religión que no defiende la vida, como el cristianismo, sino que atenta contra ella defendiendo la muerte como derecho? Ahora, la irresponsabilidad es un derecho? Además, como mujer, me parece denigrante y estúpido, que la mujer reivindique algo mostrando su cuerpo. ¿Es necesario?

  4. Saludos Belén, gracias por comentar. Desde luego, la vida es lo más importante.
    Esta noticia si debería invitar a la reflexión: http://www.theguardian.com/world/2013/oct/10/austerity-europe-debt-red-cross

    Saludos.

  5. Saludos Daniel, interesante aporte, gracias por comentar. Un saludo.

  6. Saludos Inés. Comparto lo que dices, sorprende este uso del lenguaje. Gracias por comentar.

  7. Kewois dice:

    Hola:

    Tienen que tener en cuenta que para mucha gente el embrión o el feto no es una persona. No es que pidan asesinar al hijo. Yo entiendo que muchos consideran que si lo es y no es mi punto discutir sobre ello. El punto es que no es lo mismo decir que las personas que están a favor de la legislación del aborto están a favor de asesinar hijos.
    En todo caso lo que tienen que hacer es persuadir o convencer que realmente hay un ser humano desde la gestación.

    Enfocarlo desde “ustedes son asesinas” es erroneo.

    Yo actualmente y gracias a muchos diálogos con creyentes pase de una postura de “aborto para quien lo pida” a una postura de “aborto solo en casos extremos”.

    Yo creo que los católicos deberían hacer un esfuerzo coordinado para sumar todos los recursos científicos de todas las Universidades Católicas y de las asociaciones de médicos católicos para dejar firmemente clara su postura más allá de los preceptos religiosos.

    Por otro lado discrepo con la afirmación de Joan de que no hay nada como el amor de una madre.
    Es verdad en muchísimos casos afortunadamente pero hay muchos casos en que eso no sucede. Hay mujeres que no quieren ser madres. Hay mujeres que no aman a sus hijos.
    Podrán ser casos más o menos patológicos pero hay que ver la realidad.

    Muchos hombres y mujeres priorizan sus propias necesidades y placeres frente a las necesidades de sus hijos. Hay miles de ejemplos en la vida diaria.
    Está el padre o madre que trabaja y se desvive por sus hijos para que estos tengan todo y los que solo le pasan dinero o dejan la crianza en manos de otros. A veces por necesidad otras veces no.

  8. Saludos Kewois.

    Antes de nada, gracias por comentar. Cierto, para algunas personas el nonato no es una persona, esto no quiere decir que no lo sea, en efecto, basta con remitirse a la bilogía para constatar que es una vida y una vida concreta, humana. También es cierto, muy probablemente, que quienes están a favor de la legislación del aborto no están a favor de asesinar hijos; sin embargo, no reconocen, con su defensa del aborto, los Derechos del hombre, pues el hombre en sí mismo es su fuente tanto como su objetivo último. Sí, volvemos a lo anterior, algunos no consideran humano al nonato, no obstante, desde la concepción se produce el desarrollo de una existencia humana y al final de la gestación, al 100%, da el nacimiento de una persona que estuvo gestándose en el seno materno, un ser que no se transformó en persona, sino que es persona por generación desde el instante en que es concebido.

    Coincido, es erróneo, el enfoque que enuncias, “ustedes son asesinas”. Es innegable que con el aborto se produce la muerte del ser nonato; no obstante, es preferible hacer entender lo que se comete con el aborto y la importancia de la vida antes que señalar con el dedo. Por otro lado, coincido en la postura de “aborto solo en casos extremos”, que son muy escasos realmente, pero que existen y no podemos negarlo.

    “Yo creo que los católicos deberían hacer un esfuerzo coordinado para sumar todos los recursos científicos de todas las Universidades Católicas y de las asociaciones de médicos católicos para dejar firmemente clara su postura más allá de los preceptos religiosos”. Ya se hace Kewois, mediante argumentaciones estrictamente biológicas y científicas puede explicarse qué es vida y que el nonato es una vida ligada a una especie determinada.

    “Por otro lado discrepo con la afirmación de Joan de que no hay nada como el amor de una madre. Es verdad en muchísimos casos afortunadamente pero hay muchos casos en que eso no sucede. Hay mujeres que no quieren ser madres. Hay mujeres que no aman a sus hijos”. En efecto, ya lo dije en el escrito: “Sí, quizá, y por experiencia, alguien presentará el caso de madres que no aman a su hijo, pero no serán más que excepciones”.

    Gracias por comentar.

  9. Verònica dice:

    Totalmente de acuerdo con el comentario de Kewois respecto a la idoneidad de criminalizar a las personas que abortan, no es el placer ni la maldad el motivo por el que abortan, quizá ignorancia, es posible, pero no son criminales.

  10. Saludos Verónica, gracias por comentar, se agradece, un saludo.

  11. Carta a la señora Julia Otero en respuesta a su artículo: http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/al-contrataque/femen-que-sagrat-2737022?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=elPeriodico-opinion#s

    En defensa del lenguaje ante aquellos que sostienen que abortar es un derecho.

    La excelente periodista afirma en ‘El periódico’ que: “Lo que es sagrado compete a los dioses y a la divinidad, pero en el mundo civil también tiene acepción: aquello que designa lo que es innegociable, lo que es irrenunciable. Por ejemplo, el derecho de las mujeres a escoger la maternidad. Y sí, este derecho debería de ser sagrado”.
    Antes de entrar en la cuestión de fondo, advirtamos que la mujer, en efecto, tiene la libertad de elegir si quiere ser madre o no. Realidad bien distinta es cuando esta mujer ya está embarazada, pues consciente o inconscientemente, en el ejercicio práctico de eso que todos conocemos como acto sexual, la mujer es susceptible de quedar embarazada. En ese preciso instante, ya no está en el dominio de su libertad la capacidad de decir si es madre o no, pues ya lo es en acto y lo que es en acto, irreversiblemente, no puede ir para atrás, así lo describe la ciencia y la metafísica.
    Aclarado este punto, ¿podemos decir que el aborto es el efecto legítimo del supuesto derecho de la mujer a no elegir la maternidad una vez está embarazada y, consecuentemente, ya es madre? La palabra derecho se traduce de la palabra latina ‘ius’, de la cual, al mismo tiempo, se deriva la también palabra latina ‘iustus’ que se traduce al castellano con la palabra justicia, que tiene por objeto intrínseco dar lo que es debido a la persona del otro. Además, el término ‘ius’ procede del sánscrito ‘yoh’, que significa que algo procede de la divinidad, que es sagrado, y que, en consecuencia, tiene carácter de obligación (dar a uno lo que le corresponde de suyo). Y qué es eso que tiene de carácter de obligación y que, en consecuencia, es debido a la persona del otro en el embarazo de la mujer: el procurar la vida de aquel sujeto por el cual ella y solo ella está en cinta. Por tanto, el fin debido del embarazo, nos guste o no, nos resulte doloroso o no, nos resulte pesado o no, siempre y cuando no esté realmente en juego la vida de la madre (que en sí sucede en muy pocos casos), es el procurar la vida que le corresponde a aquel a quien, en un acto consciente o inconsciente, se genera.
    Por otro lado sólo es derecho aquello que es propio de uno, y no hay más propio en la persona de cada uno que la vida misma, el antes lógico y ontológico de todos los demás derechos de la persona, que se desprenden del primero de todos: la vida. Por tanto, no puede ser un derecho de la mujer el aborto cuando ello supone negar el fundamento del derecho: la vida. A la persona se le debe siempre algo, y ese algo es lo que es en cuanto fin y lo que es en cuanto fin resulta inseparable de su vida. Si no es así, si la supresión de la incipiente vida es un derecho, desde ahora mismo corresponde declarar injustificados todos los derechos de la persona en cuanto su fundamento carece de reconocimiento incondicional. ¿O se puede, con justicia, prestar un derecho a la persona cuando está ya no goza de vida? ¿No diríamos que es un absurdo que se declarase persona y, por ello, objeto de derecho, por parte de los verdugos, a todos esos sujetos que exterminaron en la cámara de gas alegando su carácter de no-persona?
    El primer y fundamental derecho es: toda persona humana tiene derecho a la vida. Los demás derechos emanan de este, y no al revés: como puede ser el alimento, la educación, la sanidad, el trabajo, el hogar digno, etc. ¿O puede tener alimento, educación, trabajo, o la posibilidad de ser madre el sujeto abortado? Sólo es susceptible de recibir estos bienes la persona que tiene vida, por tanto el primer y fundamental deber hacia la persona el otro es procurar su vida y, a posteriori, procurar que la suya sea una vida feliz.

  12. Bueno, Joan, no quiero repetir los argumentos que he expuesto tantas veces pero ni la mujer embarazada es madre, a no ser que haya parido con anterioridad, ni el feto es persona, y no lo es ni según la legislación actual ni según ninguna legislacion española anterior que yo conozca. Otra cuestión es que usted piense que el feto debería ser considerado persona, que está en su derecho, igual que yo estoy en el mio de considerar que la mujer debe tener el derecho a interrumpir su embarazo (hasta las 20 a 22 semanas) sin tener que dar explicaciones por ello y más allá siempre que peligre su vida.

  13. Saludos Cayetano, respeto el punto de vista que planteas amparándote en la ley. Prefiero ampararme en la ciencia, que describe bien que es un individuo biológico desde su generación. De ello ya di cuenta en otras entradas. Gracias por comentar.

  14. Bueno, Joan, creo que ya lo he adjuntado otras veces pero esa afirmación sobre la “ciencia” es un poco aventurada:

    “Los datos científicos disponibles sobre las etapas del desarrollo embrionario son hechos objetivables, cuya interpretación y difusión han de estar exentas de influencias ideológicas o creencias religiosas. Por ello, denunciamos el reiterado uso del término ‘científico’ al referirse a opiniones sobre las que ni la Genética, ni la Biología Celular ni la Embriología tienen argumentos decisorios. El momento en que puede considerarse humano un ser no puede establecerse mediante criterios científicos; el conocimiento científico puede clarificar características funcionales determinadas, pero no puede afirmar o negar si esas características confieren al embrión la condición de ser humano, tal y como se aplica a los individuos desarrollados de la especie humana. Esto entra en el ámbito de las creencias personales, ideológicas o religiosas.” [Jesús Avila, Carlos Belmonte, Jose Borrell, Amparo Cano, Roberto Gallego, Elena Hernandez Sandoica, Fernando Hiraldo, Vicente Larraga, Juan Lerma, Carlos López Otín, Ginés Morata, Federico Mayor Menéndez, M. Angela Nieto, Jose Luis Peset, Pere Puigdomenech, Jesús Sebastián, Jaime Renart, … hasta 2000 “Declaración de Madrid. En contra de la utilización ideológica de los hechos científicos” ]

  15. Saludos Cayetano:

    “El momento en que puede considerarse humano un ser”. Bien, y qué es ese ser, y desde cuándo un ser, que será de una especie concreta, puede pasar a ser de otra especie. Disculpa pero este párrafo no es científico, sino filosófico y no está exento de unas influencias que pretende negar. Gracias por comentar.

  16. carol dice:

    Hola, no soy una especialista en el tema de la interrupción del embarazo, pero, no me parece mal que se restrinja la actual ley de plazos; sencillamente me resulta excesiva.
    En primer lugar, que la actual ley de plazos sea equiparable a leyes de otros países europeos no dice nada a su favor;

    Últimamente, parece que por ser, algo, europeo es bueno; como si ser europeo fuera la panacea o una especie de sello sagrado que no necesitase revisión de contenidos.

    Personalmente, lo que yo censuro, de la metafísica tradicional y de éste gobierno, (al menos en algunos de sus sectores o corrientes), es que se preocupe tanto por las estadísticas y no se preocupe, por ejemplo, por poner una asignatura de educación sexual en la escuela.
    Que siga solo comprendiendo la cuestión del amor como penetración heterosexual, o relación reproductiva y que se escandalice y pretenda darnos moralina ante el acto amoroso.

    El mundo y la vida son diversos, le guste o no a algunos; se trata de que el propio gobierno supere sus traumas y sus restringidos puntos de vista y, todos juntos, ampliemos horizontes y miradas, para así, poder comprendernos, amarnos bien y mejorar no solo estadísticas, sino formas de vida.

    La educación sexual no consiste simplemente en que un grupo de jóvenes de la asesoría sexual del ayuntamiento de turno le den una charla al adolescente acerca del uso del condón; es un tema delicado y nada fácil de tratar sin la ayuda de la ética y de la educación constante, pero en europa nos preocupan más otros temas, (no deberle nada a nadie y que cada cual avíe con lo suyo; el lema parece ser “SUERTE”, y claro, ya sabemos que no todos tienen las mismas papeletas, ni el mismo dinero para comprarlas, pero eso no se tiene en cuenta).

    Me hace gracia que se hable tantísimo de derechos humanos, cuando el derecho al amor, a amar y ser amado, no queda recogido en la declaración y, si este gobierno no lo saca a relucir, el tema del aborto ni nos preocupe, europa funciona así, europa está bien, es perfecta; (es algo que también agradezco al mismo gobierno que, a veces, censuro).

    ((Por cierto, como curiosidad, añado que filipinas es el único país donde tampoco hay legislación para el divorcio o la separación de la pareja.

    En el mundo hay cárceles, algunas con regímenes legales denigrantes, también hay psiquiátricos y luego, también hay personas sanas y enfermas; (no que todos seamos enfermos).
    En el mundo de la vida hay gays, hay separados, hay madres solteras, hay lesbianas, y un largo etc))

    ,,El derecho de la madre o,.. de la mujer.., a decidir,, ,por supuesto, pero estoy de acuerdo en que los casos en los que corre peligro la vida de la madre son mínimos, e imagino que no es ésta la cláusula que preocupa al gobierno de turno, sino más bien, el derecho de alguien a decidir acerca de cosas sobre las que nadie tiene derecho a decidir.
    Por ejemplo, la pena de muerte, matar a otro, (corazón..), mediante el aborto.
    Todo esto de que el embrión ya es humano con, valga la hipótesis, dos semanas, me parece excesivo.
    Quizá llevando las CUENTAS HUMANAS, logremos bastantes avances.

    Ya en otro blog escribí, que no es lo mismo una interrupción de dos semanas, que una que afecta a la placenta y puede generar problemas de leucemia, que otra interrupción que afecte al primer hueso, la clavícula, o que otra que afecte a todo esto y a un corazón, a unas manos o a unos pies.

    Que los derechos humanos se impongan al mundo, que la paz la logremos entre todos (en esta economía global no queda otra) y que seamos conscientes de la alimentación y de nuestros ritos y mitos como sociedad es importante y tarea de todos.

    Por otra parte, si no se restringe la ley es el propio estado el que permite y coopera para que se sigan realizando esas interrupciones de embarazos no deseados que no están justificadas.

    Tampoco es igual la situación de una mujer que decide interrumpir su embarazo con una píldora postcoital que una interrupción de 20 semanas.

    Por otra parte, tampoco parece muy normal que se permita la inseminación artificial a la carta, pero en los orfanatos haya niños abandonados, y esto también es un derecho para parejas homosexuales y lesbianas.

    Respecto a las malformaciones; me sorprende mucho el pensamiento sagrado-político que algunos tienen del estado; cuando uno decide tener un hijo, sabe que es una lotería y que uno no elige todo. El ESTADO NO ES PERFECTO, señores.

    Siempre con denuncias, denuncias que traen otras denuncias, injusticias que traen más injusticias.
    Planificación y comprensión familiar es lo que hace falta.
    Y cooperación.

    Por otra parte no veo que haya que insultar a nadie llamándolo cerdo o animal por defender la interrupción; se trata de cambiar opiniones, no de demonizar a nadie, que también puede tener sus razones, aunque no sean totalmente acertadas.

    Por último, me gustaría añadir que la mujer no es una coneja, ni la vida un equipo deportivo colectivo.

    Existe el individuo, más allá de la acepción personalista y social; y debe poder garantizarse el derecho de cada uno a pensar y a expresarse.
    Incluso, sin ropa, si se quiere, pues en algunos casos solo es una muestra más de lo que supone la prensa deportiva diaria y sus apuestas..
    El desnudo femenino se permite a diario en los kioscos y bares públicos y nadie se escandaliza.
    Los anuncios de contactos también, en algunos periódicos más moderados.

    También comentar que en la farmacia hay condones que no llevan látex en su composición y que son bastante adecuados.

    Y animo a los investigadores en bioquímica a investigar nuevas fórmulas, también.
    Creo que en Francia investigan sobre la píldora masculina, quizá así se solventen algunos problemas, y el hombre comience a ser algo más responsable acerca de lo que hace con su cuerpo.

    Mucho Lógos espermatikós y mucho macho, pero los manifiestos y las guarras siempre son los otros.

    Hay que saber de todo en esta vida..

  17. Saludos Carol. Gracias por tu extensa y profunda exposición. La reflexionaremos con detalle. Se agradece el comentario, un saludo.

  18. Karol dice:

    A veces, a la propia ,,Justicia,, limita tanto que no hay otro modo de incitar a la reflexión pública y privada.

    No considero que sea una interrupción en el congreso.
    Es una expresión de los que no tienen voz porque nadie se molesta en re presentarlos.

    Siento mucho si mi postura hiere la sensibilidad de otros; yo, la mía la tengo echa puré..
    Un abrazo

  19. Karol dice:

    Asesinar a niños?
    Asesinar a hijos?
    Pero qué dicen?

    Datos personales, sexo, libertad de expresión, derechos femeninos o de la mujer, ordenadores, grupos sanguíneos, sida, ablación del clítoris, guerras, violencia con armas, sin armas, electricidad (páguela aunque no consuma), inversiones en bolsa, ETC

    Ninguna mujer que plantea el tema del aborto, seriamente, defiende el asesinato ni de un niño, ni de nadie.

    No malinterpreten y reflexionen acerca del propio consumo diario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s