Una lección de ética, por Alicia Sánchez Camacho

Publicado: 20 junio, 2013 en Ética y Moral, Política

 

Quiero hablar de la excelencia o perfección moral a través de un ejemplo práctico. El pasado 13 de febrero la señora Alicia Sánchez Camacho, presidenta del Partido Popular de Cataluña, presentó una denuncia contra la agencia de detectives Método 3 por haberla espiado en 2010. En el vídeo que ustedes pueden audiovisualizar, la señora Camacho declara que el partido que dirige y ella misma presentan la denuncia con el fin de que “se investigue hasta el final la responsabilidad y la autoría de estos hechos y para que además se garantice el derecho al honor, el derecho a la intimidad y que no se vea afectada como se está viendo afectada mi persona y la responsabilidad pública que ostento como presidenta del Partido Popular”. Ahora, cuatro meses después, la señora Camacho pacta con Método 3 y renuncia a que se investigue quién la espió. Así, su firme intención de llegar hasta el final zozobra por una indemnización de 80.000 euros, cuantía que se supone que es la que merece su honorabilidad.

La decisión de la señora Camacho demuestra que su fin es la obtención del beneficio propio, en este caso una suma de dinero – quizá exigua si ésta es la que marca la honorabilidad de una persona –, por encima de toda regla moral. A la señora Camacho no le interesa la virtud, el hábito que hace posible a las facultades operativas la realización excelente de sus actos propios, para realizar el bien mayor en todo momento y en todo lugar. En este sentido, la ética queda excluida cuando interviene el beneficio económico. Obviamente, esta decisión debe o debería inhabilitarla para ostentar cualquier cargo público. ¿Creen ustedes que esta señora puede brindar el bien común cuando estima el dinero a la justicia? ¿Creen ustedes que una persona de la que se sabe cuál es su precio antepondrá siempre el beneficio social por encima del personal?

La señora Camacho, además, es presidenta de un partido político que recoge en su ideario ideológico el humanismo cristiano. Ella misma, el domingo 14 de octubre del 2012, en el programa de Intereconomía “Doce hombres sin vergüenza”, se declaró ferviente católica. ¿Dónde resta la coherencia cristiana cuando se prefiere el dinero a desvelar la verdad y el bien? Desde luego, parece que vivimos en una sociedad donde el beneficio económico se antepone a valores superiores, ya sea la justicia, el bien y la verdad. Cuando la ética se acomoda a otros intereses inferiores, en este caso una indemnización de 80.000 euros, no hace falta que nos preguntemos mucho por los motivos por los cuales, hoy, afrontamos una severa crisis económica y moral que afecta ostensiblemente a incontables personas y familias.

El deseo de mejorar la sociedad pasa de modo exclusivo por mejorar la calidad moral de la persona, de nuestra persona. Nada hay más rentable, paradójicamente, que fundamentar la acción humana en sólidos principios éticos cuyo fin sea únicamente la consecución del bien común. Si nuestras acciones buscan el bien de todas las personas que puedan verse afectadas por ella no sólo generamos un bien mayor, sino que fomentamos la confianza y la cooperación social. Si buscamos siempre el bien común por encima exclusivamente del bien personal, si prevalece el ‘nosotros’ por encima del ‘yo’, de inmediato, y de manera natural, surgen unos muy concretos comportamientos éticos, que terminan por convertirse en hábitos estables, que permiten crear una mayor felicidad al mayor número de personas. “Practicando la justicia nos hacemos justos” (Aristóteles, “Ética Nicomáquea”, II, 1102 a 35), obviándola, estimamos preferible una suma de 80.000 euros; obviándola subrayamos el utilitarismo considerando que el beneficio económico es mayor al beneficio moral. Pero la rectitud moral no depende de ningún otro beneficio, no tiene precio.

Cuando la señora Camacho declaró el deseo de llegar hasta el final quizá hablaba por interés propio, pero en esa intención también se incluía, tal vez indirecta e inconscientemente, el interés general. Sin embargo, ahora que detiene el deseo de hacer justicia y de desvelar la verdad prima solamente la “ganancia propia” (Adam Smith, “La riqueza de las naciones”) como fin único de la acción humana. A la señora Camacho no le interesa el obrar ético ni su orientación al bien si de por medio hay una cifra económica que la satisface. ¿Qué ejemplo brinda a su hijo? Es obvio que no es el ideal de hombre virtuoso, cuyo fin último es el bien que se concretiza en el mejor modo de vida posible, que es la plenitud existencial que se alcanza a través de un determinado comportamiento ético. La lección que le ofrece la señora Camacho a su hijo es que por encima de la virtud está el rédito económico. Sin embargo, olvida, que la virtud no sólo es la realización de actos buenos, sino que en la realización de actos buenos se da la perfección de quien realiza esos actos. Así, ella, la señora Camacho, le dice a su hijo que no importa que sea una buena persona, que no importa tanto el bien y la verdad como ganarse la vida económicamente: es preferible tener que ser.

Para concluir, exhorto a la señora Camacho, católica, que recoja esos 80.000 euros y abandone el ejercicio de la política por su flaco favor a la justicia. Quién muestra tal desprecio a la justicia puede realmente ordenar todos sus actos al bien común, que es uno de los fines de la propia justicia (Tomás de Aquino, “Suma Teológica”, II-II, q. 58, a. 5c.). Alguien podrá pensar que exagero, ¿pero existe acción alguna del hombre que no tenga que ver con otro humano y, para un católico, con Dios? ¿Hay alguna acción del hombre que no tenga como fin y necesidad el bien común? ¿Existe alguna acción humana que no pueda calificarse de justa o injusta? Si omitimos la virtud de la justicia, si consideramos aceptable la paralización de un proceso sobre el cual la intención era llegar hasta el final, por una suma de dinero, entonces tenemos un gran problema como sociedad, pues la justicia, ante todo, es hacer el bien debido a la sociedad – y a Dios si uno es cristiano – y evitar el mal contrario.

comentarios
  1. Sigfrid dice:

    Esta mujer no tiene principios… como todos esperábamos desde sus declaraciones de ayer, y ahora para hacerse autobombo y no pasar por lo que realmente debe pasar afirma que dará este dinero para terminar con la pobreza. Cuánto político nauseabundo y populista.

    http://www.lavanguardia.com/politica/20130620/54376822233/sanchez-camacho-donara-80-000-euros-metodo3-lucha-pobreza.html

  2. Álvaro dice:

    Con este pacto, la señora Camacho representa la hipocresía política de un Partido Popular que hace tiempo ya llenó su boca de humanismo cristiano -aunque no sus obras-.

  3. Saludos Sigfrid… También he quedado alucinado por esta noticia que me ha pasado un amigo. ¡Increíble! Luego hablábamos del señor Chávez. Gracias por comentar.

  4. Saludos Álvaro. Desde luego yo no soy el mejor ejemplo de lo que es un cristiano. Sin embargo, el PP y esta señora no se alejan de mi hipocresía, de la que no tienen reparo en hacer pública desfilando muchas veces en un medio de comunicación que, junto a 13TV, dice representar el cristianismo. Gracias por comentar.

  5. Antonio Espín dice:

    En este país, ya se puede ser católico, ateo, de derechas, de izquierdas, azul, verde… alto, bajo… que todo sigue igual: corrupción, injusticia, engaños y mentiras, ocultación de información, amiguismo y chanchullos…. La honradez es algo raro, muy raro.

  6. María Rosa dice:

    Esto es una vergüenza, más de quien viene, alguien que siempre se erige como representante del bien y de la verdad. ¿Quién asegura que donará realmente estos 80.000 euros a la pobreza? Por otro lado, quién quiere recibir este dinero. No todo el dinero vale en la vida, no el que se obtiene de este modo.

  7. Saludos Antonio… bueno, hay de todo en esta sociedad. Ni todos somos lo suficientemente buenos ni todos somos lo suficientemente malos. Es importante que descubramos qué bien es el que realmente necesitamos y que medios utilizamos para ello. Si buscamos el bien común y descubrimos que en él reside también nuestro bien, quizá no tendríamos que hablar de esto. Hemos de cambiar nosotros mismos, sólo así podremos tener una sociedad justa y buena. No hay más. Gracias por comentar.

  8. Saludos María Rosa. Desde luego, el fin nunca justifica los medios. Gracias por comentar.

  9. Mikel dice:

    La señora Camacho y muchos políticos tienen la ética en la cartera.

  10. Cristina Bec dice:

    Cuando me enteré ayer me quedé asombrada. Totalmente de acuerdo con el comentario de Álvaro. Y todavía hay católicos incautos que votan al PP…

  11. Saludos Mikel. Gracias por comentar.

  12. Saludos Cristina, muchas gracias por comentar.

  13. Naraya dice:

    La hipocresía de la derecha que se llama católica.

  14. Saludos Naraya, muchas gracias por comentar.

  15. Joanna Rodríguez dice:

    Alucinante, Sánchez-Camacho ha conseguido pasar de pedir justicia, de exigir una investigación y que rodaran cabezas, a tratar de esconder todo el asunto bajo la alfombra a cambio de 80.000 euros. ¿Por qué? Por temor a que salieran a la luz las conversaciones que nada tienen de personales, pues afectan directamente a la vida política española. Esas mismas grabaciones que ahora se han filtrado y que la presidenta del PP catalán amenaza con denunciar a quien las difunda, tratando de negar un derecho constitucional a la información.

  16. Saludos Joanna, esperpéntico cuanto menos. Lo dicho. Muchas gracias por su comentario. Un saludo.

  17. Javier dice:

    Este es el drama humano, la doble cara, la falta de una moralidad permanente. Todo el mundo, al final, cae presa de sus deseos más mundanos.

  18. Saludos Javier, muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s