Rouco Varela. ¿Convertir a los infieles o dar testimonio?

Publicado: 24 noviembre, 2012 en Religión

Las declaraciones del cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, en las que exhorta a “convertir a los infieles y pecadores, conmoviendo a los tibios” invitan a una seria reflexión. Sin negar o enjuiciar el acierto de las mismas sería interesante preguntarnos qué es o qué supone evangelizar. Quizá, consideremos, y puede que sea así, que consiste en ir por el mundo “convirtiendo a los infieles y pecadores” cual comercial a puerta fría, tal vez bajo la amenaza de la perpetua condenación. No obstante, interpreto, que la evangelización es, ante todo, la asimilación en uno mismo del mensaje de la Escritura que, de modo consecuente, se traduce en la esencia de la fe, el testimonio personal. La verdadera evangelización pasa por servir de testimonios del mensaje salvífico, de mostrar la credibilidad de nuestro vivir y no por ejercer una especie de militancia ideológica cuyo fin es convencer e integrar el mayor número de adeptos entre las filas del catolicismo.

Es importante el modo en el que la Iglesia y los cristianos se relacionan con el mundo. En una época eminentemente laicista – al menos en comparación con centurias anteriores – en la que se proclama la autonomía de lo temporal respecto a lo espiritual es importante, trascendental incluso, una actitud abierta, que no imponga, sino que proponga desde la coherencia que acoge y manifiesta en la actividad cotidiana el mensaje de Cristo; sólo así se defienden los principios que rigen la existencia, que exige siempre la toma de una decisión en vistas a alcanzar una vida lograda, y sólo así se hacen atractivos para quienes aún no los practican. Si en este tiempo “se ignora, se menosprecia y se combate la sabiduría de la cruz“, si en nuestra cultura el mensaje de Cristo es “incomprendido, ignorado y muchas veces activamente rechazado” no sólo es porque estemos cada vez más alejados de Dios; sino porque los católicos o no somos verdaderos testimonios o no sabemos acercarnos al mundo.

Al mismo tiempo que se produce un auge del laicismo se observa un radicalismo en el seno de la Iglesia, un desatinado tradicionalismo que pretende el regreso a tiempos anteriores cuando el catolicismo tenía un mayor protagonismo en el devenir de los hombres. En esta pretendida vuelta al pasado se produce un clamoroso error que es atacar a la modernidad en general sin reconocer los aspectos positivos de la misma sobre la humanidad, tanto desde la perspectiva material como espiritual. La Iglesia no se dirige al hombre y a la mujer del medioevo, se dirige al hombre y a la mujer del siglo XXI y debe darles respuestas apropiadas a su tiempo, si bien el destino – el fin último – es el mismo en cuanto que comparten la misma historia, la salvación.

El arzobispo de Madrid destaca la importancia de que se respeten los valores de la justicia y la dignidad del hombre. No obstante, esto no pasa por convertir a la gente, sino porque cada cristiano los encarne en su ejercicio cotidiano. Sólo de este modo hablaremos de una cultura que se inspira en los principios cristianos y que en el quehacer cotidiano en vistas al fin, que es la vida buena, encuentra el bien espiritual. No olvidemos que si bien el hombre es un ser trascendental es un sujeto insertado en el tiempo que, en consecuencia, vive el Evangelio en la realidad mundana. Por tanto, si el cristianismo es la historia de la salvación la cristiandad – los cristianos – es hija de su tiempo y vive el Evangelio desde esta coordenada. En este sentido, y es una victoria de la modernidad, debe valorarse y no negarse la actividad profana del hombre, pues en el reconocimiento de la autonomía del ser humano puede reconocerse, verdaderamente, su finalización en Dios (el fin último, la eternidad, se alcanza mediante la realización de la existencia temporal). Así, San Juan de Ávila puede ser un modelo de cristiano, pero no es el modelo de cristiano para el cristiano del siglo XXI.

Es en este sentido que la evangelización no reside en ir por el mundo convirtiendo a la gente, sino en transformar, mediante el testimonio, la realidad profana llenándola del espíritu cristiano en confianza en Dios. Así, es susceptible de producirse en una sociedad laica la verdadera conversión de la que habla, en un lenguaje medieval, el arzobispo de Madrid. Más que convertir hay que dar, insisto, testimonio de Cristo, pues “es Él quien salvará la civilización” (Jacques Maritain, “Questions de Conscience”).

Anuncios
comentarios
  1. Me gusta la referencia a Maritain.
    Me gusta la reflexión. Espero que, como creo que es, tu ‘post’ no se entienda como anti-Rouco. Me gusta porque la reflexión hace crecer la extensión del debate que trata, ¿verdad?
    Gracias Joan.

  2. Saludos Álvaro. Muchas gracias. Para nada, no es un escrito ‘anti-Rouco’, sólo es una reflexión al respecto de sus declaraciones con unas matizaciones siempre desde una perspectiva constructiva. Un saludo Álvaro, y gracias por comentar.

  3. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTI. dice:

    La creencia cristiana católica, y todas sus hermanas cristianas, tienen un grabe problema que hoy no tiene solución. Pues si por un lado se pretende cristianizar a todos con la palabra del evangelio, y solo con eso, por mucho ejemplo que se de nada se logra. El agnosticismo, el ateísmo, y el crecimiento de las demás creencias, merman la realidad cristiana.

    Pues así los teólogos lo nieguen, para que nazcan catecúmenos cristianos se necesitan coincidan barios vectores, en muchos casos ajenos a la creencia, pero que la inducen. Y de no existir esos vectores, por mucho ejemplo que den los cristianos el cristianismo no crece. Contando claro está a los cristianos más o menos de verdad, no a todos los habitantes de un país cristiano. Y ahora esos vectores no existen, pues existiendo anteriormente los hemos desaparecido.

    Queda la convicción de cada cual de ser cristiano dando fe de su creencia, y que sea Dios quien salve el cristianismo o permita que desaparezca. Pues tal como andamos en cristiano esta realidad todo lo desaparece.

    So. Andrés Castellano Martí.

  4. Saludos Andrés. La mejor evangelización, siempre, empieza por un buen testimonio. Más allá de anunciar la Palabra, por experiencia, en todos los países del mundo donde he colaborado aportando mi humilde grano de arena ha sido la actitud, la coherencia, el modo en que uno vive la fe lo que hace sugerente y atrayente el modelo de vida que propone Cristo. Sólo así podemos transformar el mundo y regenerarlo según el espíritu cristiano. Si realmente creemos en Dios no debe preocuparse, lo digo por su conclusión.

    Gracias por comentar.

  5. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTI. dice:

    Estimado Joan.

    En todos los días y años de vida del cristianismo, tenemos ejemplos sobrados de que es lo que es acierto y que es lo no debiéramos repetir. Pero somos humanos, y muchas veces sabiendo que lo que caminamos nos lleva al fracaso, seguimos caminando al fracaso.

    Claro está que tenemos personas que dan ejemplo sobrado de su fe, y otras muy mal ejemplo. Y cuando los demonios toman todos los caminos, los buenos ejemplos nunca llegan a su meta y se multiplican.

    El cristianismo necesita una colosal reforma, y no para revolucionar nada, para recuperar sus orígenes. Pero en esta meta la iglesia no tiene tratadistas competentes para lograrla.

    Y mientras tanto el ejemplo de unos pocos queda, pero se necesitan ejemplos que solucionen, no que mantengan; que den vida y esta perdure.

    Visto todo desde la natural cultura valenciana, en donde nada se escribe, estamos haciendo la Entrà a una era que será de confusión y tragedia. De lo cual el cristianismo español no se entera. Y el romano menos.

    So. Andrés Castellano Martí.

  6. piracetam dice:

    La situación de hecho de la Iglesia, a partir de julio pasado, en todo el territorio leal, excepto el vasco, es la siguiente: a) Todos los altares, imágenes y objetos de culto, salvo muy contadas excepciones, han sido destruidos, los más con vilipendio. b) Todas las iglesias se han cerrado al culto, el cual ha quedado total y absolutamente suspendido. c) Una gran parte de los templos, en Cataluña con carácter de normalidad, se incendiaron. d) Los parques y organismos oficiales recibieron campanas, cálices, custodias, candelabros y otros objetos de culto, los han fundido y aun han aprovechado para la guerra o para fines industriales sus materiales. e) En las iglesias han sido instalados depósitos de todas clases, mercados, garajes, cuadras, cuarteles, refugios y otros modos de ocupación diversos, llevando a cabo -los organismos oficiales los han ocupado en su edificación obras de carácter permanente. f) Todos los conventos han sido desalojados y suspendida la vida religiosa en los mismos. Sus edificios, objetos de culto y bienes de todas clases fueron incendiados, saqueados, ocupados y derruidos. g) Sacerdotes y religiosos han sido detenidos, sometidos a prisión y fusilados sin formación de causa por miles, hechos que, si bien amenguados, continúan aún, no tan sólo en la población rural, donde se les ha dado caza y muerte de modo salvaje, sino en las poblaciones. Madrid y Barcelona y las restantes grandes ciudades suman por cientos los presos en sus cárceles sin otra causa conocida que su carácter de sacerdote o religioso. h) Se ha llegado a la prohibición absoluta de retención privada de imágenes y objetos de culto. La policía que practica registros domiciliarios, buceando en el interior de las habitaciones, de vida íntima personal o familiar, destruye con escarnio y violencia imágenes, estampas, libros religiosos y cuanto con el culto se relaciona o lo recuerda.

  7. Gerardo dice:

    Muy buena entrada, para reflexionar sobre ello. Gracias.

  8. Saludos Gerardo, muchas gracias por el comentario. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s