La manipulación del lenguaje: “Nosotras parimos, nosotras decidimos”

Publicado: 28 agosto, 2012 en Aborto

El lenguaje político, retenido por la funesta ideología, es inadecuado. Persigue con intención más de lo que cabe encontrar o de lo que se expresa verbalmente en sus enunciados mediante un primoroso sistema de propaganda fundamentado en la manipulación lingüística. Así, el suicidio de una persona desesperada y enferma se le llama muerte digna o eutanasia, y el aborto, que es procurar la muerte del nonato viable, interrupción voluntaria del embarazo.

El debate sobre la cuestión del aborto, al carecer de sentido científico, ético y filosófico, se halla secuestrado por la ideología, que lo justifica mediante la mentira y la manipulación lingüística. Del mismo modo que el nazismo acuñó el término ‘solución final’ para autorizar el genocidio judío, hoy se empuña la expresión “derecho a decidir” con el único propósito de silenciar el exterminio sistemático de nonatos, que en España alcanza la nada desdeñable cifra anual de 100.000 vidas humanas, cuyos padres han decidido su muerte, inducidos o no.

 “Inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas” clama Juan Ramón Jiménez en Eternidades. Es nociva, para una sociedad que se considere digna de llamarse civilizada, esta falacia hermenéutica que vacía de contenido el lenguaje y que con fines partidistas justifica el crimen. No estamos, pues, ante un lenguaje “políticamente correcto” sino ante un lenguaje intelectual y moralmente indebido porque donde no hay verdad no hay inteligencia y porque ningún derecho se fundamenta en la libre elección. Esto último es importante remarcarlo. Todas las acciones son morales porque son libres y todas las acciones son libres porque son morales, pero todas las acciones morales y libres no son necesariamente buenas. Si el derecho a decidir justifica las acciones, deberíamos permitir el terrorismo y, en definitiva, cualquier crimen, pues se realizan en virtud de una decisión libre.

Reactivan nuevamente la campaña contra el aborto, esta vez desde el Gobierno. Es obvio que detrás está la mano de la derecha ultraconservadora y de la Iglesia Católica”. Es evidente que la retórica mantiene una estrecha relación con la política pragmática. El discurso es marcadamente persuasivo, manejan el lenguaje mediante muletillas seudo jurídicas y filosóficas con el propósito de transformar la sociedad y sus convicciones morales e intelectuales permitiéndose, incluso con el amparo de la ley, monstruosidades tan funestas como el terminar con la vida de un nonato.

Si atendemos a la Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica nos encontremos la falacia que constituye el artículo 33, en el que se establece, a saber cómo, la distinción entre preembrión y embrión. La coartada de este razonamiento propio del sujeto con camisa de fuerza se halla en el prólogo que el señor Rodríguez Zapatero escribió para el libro “De nuevo socialismo”, del señor Jordi Sevilla: “Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas, hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo, pero nunca por la evidencia de una deducción lógica […] Si en política no sirve la lógica, es decir. Si en el dominio de la organización de la convivencia no resultan válidos ni el método inductivo ni el método deductivo, sino tan sólo la discusión sobre diferentes opciones sin hilo conductor alguno que oriente las premisas y los objetivos, entonces todo es posible y aceptable, dado que carecemos de principios, de valores y de argumentos racionales que nos guíen en la resolución de problemas”.

Todo es posible y aceptable”. Así, la vida, que es el antes lógico y ontológico para la existencia y especificación de los demás derechos, es ninguneado y remplazado por la absolutización de la voluntad: “Ninguna ley debe regular nuestro derecho de decidir sobre nosotras mismas”. Esta expresión tal vez tendría cierto alcance lógico y ontológico si el objeto por el cual la mujer está embarazada no fuese otra persona humana tal y como demuestra la genética y el sentido común no tan común al parecer. Con el aborto la mujer no manipula su propio cuerpo, sino que termina con la vida de otra persona, la de su hijo. Lamentablemente la perversión del lenguaje ha finiquitado la significación de las palabras, la moral de los actos humanos y el consecuente y necesario juicio ético. Ahora todo depende y se mide según la voluntad y decisión libre de la persona, lo que abre la puerta del totalitarismo propio del relativismo absoluto. El hogar, que es la sociedad para el zoon politikon, se convierte en un peligroso campo de exterminio.

Anuncios
comentarios
  1. Mateo dice:

    Qué manía con querer identificar a los defensores de la vida con gente de derechas y creyente; ni soy de derechas ni soy creyente y sí soy contrario al aborto. Es una perversión, como dices, llamar derecho a un crimen justificándolo con la libertad de elección, como si la libre decisión sea garantía de una acción buena. Basta ya de irrresponsabilidad.

  2. Cristina Bec dice:

    Sorprende que todos aquellos y aquellas que están en contra de la pena de muerte, del maltrato animal, etc., encuentren un derecho el aborto y se espanten salvajemente porque alguien con sentido común defienda la vida de sus hijos que quieren matar.

  3. Yolanda dice:

    El aborto debe tratarse con más seriedad… cuando se pervierte la moral es cierto que todo vale… ahora incluso hay defensores de matar a los niños después de nacer. Más seriedad, por favor.

  4. Sigfrid dice:

    Cuando una mujer dice “nosotras parimos, nosotras decidimos” un hombre dice “la maté porque era mía”. No hay nada más que decir.

  5. Mariano dice:

    Es triste escuchar “no se está matando a ningún niño. Sólo se interrumpe un embarazo de un feto, no de un niño”. Hay que tener pocas neuronas para afirmar esto con rotundidad, pero es algo común en mucha gente. Esto es lo que hace difícil la batalla en defensa de la vida.

  6. Jaume dice:

    Con el aborto lo que se hace es vulnerar el derecho más básico y principal, que es el derecho a la vida.

  7. Negro dice:

    La defensa del aborto libre no es modernidad es barbarie y decadencia, ayer, hoy y mañana.

  8. Gil dice:

    Sois unos sectarios, la derecha y la iglesia siempre contra el avance de los derechos y libertades. Enteraros de qué es la libertad de una puñetera vez.

  9. Juanjo dice:

    ¿Si el aborto es la interrupción del embarazo, la horca es la interrupción de la respiración? Para saber qué es el aborto, trágicamente, habría que asistir a uno… se acabaría el aborto.

  10. No más aborto dice:

    Totalmente de acuerdo con Mateo, tampoco soy creyente y la vida es el requisito indispensable para los derechos humanos. La madre Teresa de Calcuta, que siempre me pareció uno de los modelos a seguir como persona dijo: “la mayor amenaza para la paz en el mundo es el aborto provocado. Si permitimos que las madres maten a sus propios hijos en su seno, ¿cómo vamos a pedirle a los pueblos que no se maten entre sí?”. La gente debe despertar del letargo en el que se encuentra y ver como algunos les comen el tarro en pos de una ideología desfasada.

  11. Pili dice:

    Muy buena entrada, la pasaré a una persona defensora del aborto.

  12. Saludos Pili, muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s