Ateísmo. La razón duda, juzga y se somete a Dios

Publicado: 16 agosto, 2012 en Pensamiento

Vas a realizar una acción virtuosa y, sin embargo, no crees en la virtud: eso es lo que te irrita y te atormenta” (Dostoievski, Los hermanos Karamazov). El orgullo de Iván ilustra, quizá, la esencia misma del ateísmo. El ateo puro, aquel que lleva la insubordinación metafísica del ser hasta las últimas consecuencias, no niega a Dios en cuanto Dios, sino la omnipotencia divina en el devenir del hombre, cuyo acto redentor, la salvación, exaspera. El ateo se subleva y, conocedor de que la humanidad se torna incomprensible para el hombre sin el fundamento al que se refiere y explica, anhela un orden nuevo que sea la demanda y, al mismo tiempo, la apostilla de su enaltecimiento.

Este sujeto, lo apunta bien Albert Camus en El hombre rebelde, es más blasfemo que ateo; más que una negación de Dios establece una denuncia al Creador de un orden que causa irritación y del cual quiere desligar su ontológica naturaleza al entenderla como una simple relación de superioridad y sumisión. Este hombre quiere vencer a Dios, lo vemos hoy en los textos de los cuatro jinetes del ateísmo: Dawkins, Dennet, Harris y el difunto Hitchens, y para ello pretende desligarlo del devenir humano creyéndose, con una fe ciega más que con una razón abierta y conocedora de sus posibilidades y limitaciones, que todo está en sus manos.

El ateo, olvida que el hombre mismo, como naturaleza y persona, está sujeto a su conducta moral y al juicio de Dios y, consecuentemente, que su elección le conduce a la salvación o a la zozobra. En Sentido teológico de la muerte Karl rahner argumenta, al hilo de la rebelión metafísica contra el sufrimiento de vivir y de morir que comenta Albert Camus en El hombre rebelde, que la concepción de la vida y de la muerte puede vivirse durante el transcurso de la existencia como pecado mortal cuando “el hombre no acepta ya la abertura de la muerte hacia Dios en quien radica su carácter oculto”. El ateo cae en pecado porque rechaza la invitación a la vocación que Dios tiene preparada para él en la vida y después de la muerte.

El ateo cava su propia fosa en el intento de eludir el destino. Metafísicamente es tan poco sustancial la afirmación “Dios ha muerto” o “Dios no existe” como sostener que el hombre puede alcanzar su fin sin Él. Ciertamente, es posible que alguien viva con la consideración de que Dios no se manifiesta a la conciencia (Dostoievski, Crimen y castigo), pero tal elección no hace más que convertir al hombre en una fugaz ciudadela cuyas espléndidas murallas, erigidas por la vana insurrección, se desprenden llegado el momento, como bien saben Sartre y Camus, pues el hombre no se puede entregar al azar ni puede contradecir perennemente la existencia de la realidad superior que es el Ser personal de Dios.

Dios no es una ilusión, su supuesta defenestración no es causa de la razón pura (Richard Dawkins) ni de ningún valor moral (Iván Karamazov), sino de la cerrazón: La racionalidad de la razón no puede darse por supuesta sino que “hay que saber dudar donde es necesario, asegurarse donde es necesario, sometiéndose donde es necesario. Quien no lo hace no escucha la fuerza de la razón. Los hay que pecan contra estos principios: o bien aseverándolo todo como demostrativo, por no entender de demostraciones; o bien dudando de todo por no saber dónde hay que someterse; o bien sometiéndose a todo, por no saber dónde hay que juzgar” (Blaise Pascal, Pensées, 268).

Lamentablemente y muy a pesar de que Dios sólo se hace accesible a la razón del hombre y que la fe es un acto de la totalidad del yo que exige siempre ser pensada de nuevo y, de nuevo, manifestada – no es un creer a ciegas – (Joseph Ratzinger, Introducción al cristianismo) existe la negación fruto de la libertad que Dios confiere a la persona: siempre y en todos los tiempos hay un Iván que grita: “Mi indignación – hacia Dios – subsistirá aunque me equivoque, aunque Dios existiese”. Pero esta negación no es ninguna victoria, al contrario. Si bien el hombre puede escoger su forma de vida, no es menos cierto que se siente requerido a escoger lo mejor, y esto mejor ya no es algo que reste a su arbitrio: “si quieres realmente ser, tienes necesariamente que adoptar una muy determinada forma de vida. Ahora, tú puedes, si quieres, no adoptarla y decidir ser otra cosa que lo que tienes que ser. Mas entonces, sábelo, te quedas sin ser nada, porque no puedes ser verdaderamente sino el que tienes que ser, tu auténtico ser” (Ortega y Gasset, El tema de nuestro tiempo).   

Anuncios
comentarios
  1. Isidro dice:

    Pues en Estados Unidos está aumentando el ateísmo al tiempo que decrecen los que se dicen creyentes.

    http://www.washingtonpost.com/national/on-faith/poll-shows-atheism-on-the-rise-in-the-us/2012/08/13/90020fd6-e57d-11e1-9739-eef99c5fb285_story.html

  2. alku dice:

    Joan:

    Simpre con la misma cantinela de que “el ateo en realidad cree en Dios”, “el ateo necesita a Dios” etc.

    Bueno, NO ES EL CASO.

    Yo podría decirle lo mismo reemplazando “Dios” por “Buda”, “zeus” etc y no sería el caso.

    Yo no creo en Dios, ni en la virgen, ni en Jesús incluso sus definiciones y todo lo relativo a sus creencias me parece absurdo, ilógico y falaz.

    Ahora usted puede seguir creyendo que en realidad soy un católico frustrado o que me muero de miedo al pensar que estoy equivocado o que temo a Dios sobre todas las cosas.

    Pues no.

    Para mi Dios no existe y su definición me parece absurda.

    Yo creo que sería ofensivo para usted que un musulmán venga a decirle que en REALIDAD usted creen en Alá, en Mahoma y es un criptoislamico, sería no respetar sus creencias.

    entonces haga el favor de respetar la de lois demás y cuando alguien dice que no cree en Dios no cree y punto.

    Saludos
    Alku

  3. Saludos Alku, antes de nada muchas gracias por comentar.

    “Simpre con la misma cantinela de que “el ateo en realidad cree en Dios”, “el ateo necesita a Dios” etc.

    Bueno, NO ES EL CASO.”

    Yo no he dicho eso, si usted lo deduce es que quizá es cierto.

    “Yo podría decirle lo mismo reemplazando “Dios” por “Buda”, “zeus” etc y no sería el caso.”

    Ya lo hace.

    “Yo no creo en Dios, ni en la virgen, ni en Jesús incluso sus definiciones y todo lo relativo a sus creencias me parece absurdo, ilógico y falaz”.

    Puede ser, medir a Dios mediante la lógica humana es humanizar a Dios. Como decía Jean Guitton: “¿Por qué creo en Dios? Porque me cuesta creer en Él. Si no me costase creer en Él pienso que no creería en Él. Si Dios fuese fácil, estaría al alcance de la mano. No sería trascendente y no sería Dios. Pero si Dios es Dios, hay una desproporción entre Él y nosotros […]Me gustaría poder deducir su existencia a partir de mí. Compruebo que es imposible. En este sentido me duele. Pero si creyese así, no creería en Él, y el Dios al que me adheriría no sería Dios. Así, pues, no poder creer de esa manera me ayuda a creer” (“Mi testamento filosófico”).

    “Ahora usted puede seguir creyendo que en realidad soy un católico frustrado o que me muero de miedo al pensar que estoy equivocado o que temo a Dios sobre todas las cosas”.

    Yo no lo creo ni lo he dicho, ¿usted lo cree al decirlo?

    “Para mi Dios no existe y su definición me parece absurda”.

    Está muy bien. ¿Qué definición?

    “Yo creo que sería ofensivo para usted que un musulmán venga a decirle que en REALIDAD usted creen en Alá, en Mahoma y es un criptoislamico, sería no respetar sus creencias”.

    No sería una ofensa sería, con todos los respetos, una estupidez. No podría creer en un Dios que no se revela.

    “entonces haga el favor de respetar la de lois demás y cuando alguien dice que no cree en Dios no cree y punto”.

    Sí le he faltado al respeto disculpe… creo que no mencioné su nombre para nada. Pero disculpe.

  4. Vamos a ver, Joan, yo no me siento ofendido, entre otras cosas porque nunca me definiría como ateo ya que no siento ninguna necesidad en negar la existencia de seres imaginados, pero la intervención, y la indignación, de alku es completamente comprensible: el ateo se limita a negar que exista un ser del que no se tiene ninguna prueba de su existencia, es una actitud perfectamente racional, no es una “insubordinación metafísica” ni una “sublevación” sino la expresión de un hecho que es verosímilmente más probable que el hecho de que exista algún tipo de dios.

    Mi opinión es que no es necesario negar la existencia de ningún tipo de dios igual que no es necesario negar la existencia del Ratoncito Perez o Santa Claus ya que si alguien tiene la convicción de que tales seres tienen existencia en la realidad lo que tiene que hacer es demostrarlo con pruebas contrastables y repetibles, de otro modo son simples creencias que sólo vinculan al que las cree pero que de ningún modo deben afectar al resto de la sociedad y, si los creyentes pretendieran que su creencia se puede imponer y afectar a todos, por supuesto estamos en nuestro perfecto derecho de defendernos contra esta agresión que ya conocemos perfectamente a donde nos ha llevado en tiempos pasados.

    En definitiva no existe “sublevación” ni “insubordinación” contra una creencia sino “prevención” y “recelo” contra una institución que defiende la idea fundamentalmente inmoral de que su usos morales son superiores por proceder de un ser mítico y deben ser impuestos en virtud de la autoridad de este.

  5. Saludos Cayetano.

    Desde luego no sólo es difícil sino que es imposible negar o afirmar la existencia de seres cuya existencia no es extramental. No obstante, me agrada el siguiente axioma: “el ateo se limita a negar que exista un ser del que no se tiene ninguna prueba de su existencia”. ¿Si no se tiene prueba como se puede negar? Es absurdo, no se puede negar lo que no existe. Sin embargo, qué pruebas tiene usted para afirmar que Dios no existe. Evidentemente a Dios nadie le ha visto, pero usted tiene una tarea que realizar para negar a Dios: demostrar que la divinidad de Cristo no es real y, además, demostrar la absoluta racionalidad de la razón para certificar que la razón misma puede darse por supuesta siempre y en todo lugar y que puede conocerlo todo para afirmar, por ejemplo, que Dios no existe y dar una explicación total del universo, del hombre… Sólo así tendrá sentido lo que usted y Alku manifiestan.

    Gracias por comentar.

  6. Bueno, Joan, yo lo que he afirmado es que Dios es imaginado porque cualquier conocimiento que se suponga que se puede tener de el reside en la imaginación ya que no existe ninguna prueba que demuestre su existencia en la realidad, pero en ningún momento he hecho la afirmación de que “no existe”, en parte porque afirmar que no existe me llevaría a la misma incongruencia en la que caen los creyentes al afirmar que existe (como usted señala) y en parte porque sería absurdo tener que enunciar la no-existencia de todos y cada uno de los infinitos seres que pueden ser imaginados y que, sin embargo, no existen. Aún así no hay ningún equilibrio racional entre afirmar que no existe lo que no se puede demostrar que existe y afirmar que existe lo que no se ha demostrado que existe, ya que la primera es una generalización apresurada y la segunda una afirmación completamente gratuita.

    No obstante mi respuesta podría haber sido mucho más corta, pongamos que esta: Si yo aceptara la validez de su argumentación y empleando sus mismas razones, usted no podría negar que existen los duendes, las hadas, el dragón invisible que levita en mi garaje o el Unicornio Rosa y paradójicamente invisible, verdadero creador del Universo.

    P.S.: Por cierto ya no es necesario ningún dios para explicar el Universo y mucho menos al hombre.

  7. José dice:

    ¡Cuán fácil se frustran los ateos! Cada quien tiene derecho a decir lo que piensa sobre otras religiones o filosofías. Ser ateo es solo otra forma de entender el mundo como lo hacen otros mediante la fe. No es necesario estar combatiendo contra el mundo entero porque crea que la fe es una estupidez.

    Sin referirme a los que comentan aquí o al mismo autor, sería bueno también evocar un sentido de respeto hacia otros credos y hacia la no-creencia. Solo es mi humilde aporte, pues no sirve de nada discutir si existe o no Dios. Hace mucha falta el respeto y por eso insisto en este punto.

    A nivel personal no creo en Dios, pero tampoco me mortifico la existencia argumentando. El ateísmo es algo muy personal como también lo es la religión.

    Saludos a todos.

  8. Alku dice:

    José
    >Cada quien tiene derecho a decir lo que piensa sobre otras religiones o filosofías.

    De acuerdo. Puedo decir que una creencia o filosofía es falsa, que es ridícula, que es infantil. Pero la gente tiende a ofenderse.

    >No es necesario estar combatiendo contra el mundo entero porque crea que la fe es una estupidez.

    Yo no combato que Joan crea o que usted crea. Lo que combato es que Joan diga que en el fondo yo creo cuando no es cierto. Es tan falso como que yo le diga que usted en el fondo es pagano.

    >Solo es mi humilde aporte, pues no sirve de nada discutir si existe o no Dios. Hace mucha falta el respeto y por >eso insisto en este punto.

    Yo creo que si sirve cuando algunas personas dicen “Hay que hacer tal cosa” o “no hay que hacer tal otra” porque es ley de Dios

    >A nivel personal no creo en Dios, pero tampoco me mortifico la existencia argumentando. El ateísmo es algo muy >personal como también lo es la religión.

    Pero se considera usted un “rebelde contra Dios”? Usted “quiere vencer a Dios”??? No , no.
    Yo no quiero vencer a Zeus, ni al Brahman, ni a Buda ni a Jehová.
    —————————————————-

    Joan

    >Puede ser, medir a Dios mediante la lógica humana es humanizar a Dios. Como decía Jean Guitton: “¿Por qué creo >en Dios? Porque me cuesta creer en Él.

    Si el concepto de “dios” es inentendible o indefinible entonces estamos gastando tiempo en dialogar.
    Yo podria hablarle de una infinidad de entes indefinibles, indetectables, y estar horas y horas debatiendo sobre nada.
    Sin embargo la concepción cristiana de Dios tiene definiciones, Dios en omnipotente, es perfecto, es infinito, es todo amor, etc etc etc.
    Ahora bien esas definiciones son contradictorias o absurdas. Usted lo que dice es que esa definición en “realidad” no es ni absurda ni contradictoria pero no por la lógica sino mediante la fe. Es lo mismo que si yo le dijera que creo que en algún plano existen los triángulos de dos lados o los decaedros regulares. Bueno no tiene sentido.

    >“Ahora usted puede seguir creyendo que en realidad soy un católico frustrado o que me muero de miedo al pensar >que estoy equivocado o que temo a Dios sobre todas las cosas”.

    Yo no lo creo ni lo he dicho, ¿usted lo cree al decirlo?

    Si lo dijo y no no lo creo
    ———————————
    El ateo puro, aquel que lleva la insubordinación metafísica del ser hasta las últimas consecuencias, no niega a Dios

    es más blasfemo que ateo; más que una negación de Dios establece una denuncia al Creador de un orden que causa irritación y del cual quiere desligar su ontológica naturaleza al entenderla como una simple relación de superioridad y sumisión. Este hombre quiere vencer a Dios
    ——————————————-

    Usted trata de vencer a Zeus? A Osiris? A quetzlcoatl? Al Tao? No verdad?

    >Si le he faltado al respeto disculpe… creo que no mencioné su nombre para nada. Pero disculpe.

    Acepto su disculpa, no me ha mencionado pero usted generaliza.

    Una cosa es que usted escriba “algunos ateos” en realidad son creyentes enojados con Dios, lo que es verdad y otra es que diga “el ateo en general” está enojado con Dios.

    Saludos
    alku

  9. Antonio dice:

    Mi pensamiento podemos catalogarlo de ateo. Dicho esto creo que todos pensamos sobre el mundo, sobre la existencia… y es una exigencia de la razón reflexionar sobre estos aspectos, sobre la religión, sobre el ateísmo… sin limitarnos a nada, con honestidad y siempre con el deseo de adquirir mayor luz.

  10. Saludos, totalmente de acuerdo con lo que apuntas. Gracias por comentar.

  11. Algo soberbias las personas que se dicen ateas. Interesante artìculo y creo que logrò parte de lo que querìa, al menos asì pienso, interesar a las personas a definirse y ademàs, que no hay forma de NEGAR LA EXISTENCIA DE DIOS. Muchos saludos.

  12. Saludos Malourdese, muchas gracias, me alegra que haya sido de su interés. Gracias por comentar.

  13. […] “La fe es una decisión por la que afirmamos que, en lo más íntimo de la existencia humana, hay un punto que no puede ser sustentado ni sostenido por lo visible y comprensible; sino que linda de tal modo con lo que no se ve, que esto le afecta y se le presenta como algo necesario para su existencia” (Joseph Ratzinger, “Introducción al cristianismo”). Llegados a este punto, que afecta del mismo modo a todos los creyentes, es necesario admitir junto a Blaise Pascal, que “hay que saber dudar donde es necesario, asegurarse donde es necesario, sometiéndose donde es necesario”. […]

  14. […] en las altas esferas o en las pruebas o contrapruebas racionales, pues la fuerza de la razón, que sabe dónde hay que juzgar, entiende que, ante la cuestión última, su racionabilidad no sólo no puede darse por supuesta, […]

  15. […] Si no hay respuesta por parte de la razonable razón, que no ha podido encontrar nada estable, ¿no cabe actuar cómo Pascal: “saber dudar donde es necesario, asegurarse donde es necesario, sometiéndose donde es […]

  16. […] práctica. Quizá, por qué no, la respuesta de quién es el hombre radica en un enmudecimiento, previo juicio riguroso y honesto, de la razón que, escuchando su interior, la conciencia, descubre el Logos más verdadero y […]

  17. […] Ésta es la perenne necesidad del hombre, ¿pero no se torna tiránica cuando se da por supuesta la racionalidad de la razón? ¿No es preciso, en algún momento, sostener que “hay que saber dudar donde es necesario, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s