El hombre no puede cometer un reduccionismo de lo humano

Publicado: 30 julio, 2012 en Filosofía, Pensamiento

¿Para qué sirve esto?” es una pregunta frecuente en la cultura contemporánea. También lo es la afirmación “la filosofía no sirve para nada”. Sin embargo, necesitamos la filosofía para vivir una vida de máximos, porque si bien no ofrece ninguna utilidad práctica se encuntra en el orden de la verdad, que es lo que realmente interesa al hombre: conocerse a sí mismo para vivir del modo más humano posible evitándose la vivencia de la nada del ser.

La tecnología, la utilidad de las cosas y de las personas saturan el devenir cotidiano. Todo se mide y se valora a partir de su funcionalidad. Así, las personas no nacidas, las ancianas y aquellas que carecen de autonomía se encuentran un peldaño por debajo de lo requerido por la sociedad contemporánea hasta el extremo de que no sólo se plantea su existencia, sino que se posibilita su desaparición: aborto y eutanasia. Es evidente que cuando la utilidad del ser subordina a la verdad del ser, la persona deja de ser una dignidad absoluta e incondicional: ya no se concibe a modo de fin, sino que se convierte en un medio, en un simple instrumento.

Si se analiza el sistema educativo español de inmediato se descubre que mediante la Educación para la Ciudadanía o Educación Civica y Constitucional se pretende imbuir la ideología, instaurándose el régimen totalitario que concive al hombre como un mero ciudadano al servicio del Estado, en detrimento de la filosofía, cuyo fin es el hombre libre y racional dispuesto con las herramientas necesarias para alcanzar la plenitud existencial mediante el desarrollo de su proyecto personal, que es el fin y no el medio o el instrumento del que se beneficia el Estado para lograr sus intereses. Hoy, lamentablemente, se comete un reduccionismo de lo humano. El hombre, insisto, no se comprende como una dignidad absoluta sino que se trocea hasta el límite de considerarlo un mero instrumento.

Es necesario que el hombre redescubra quién es el hombre, una dignidad incondicional capaz de todo mediante el ejercicio de la libertad y de la razón. La persona es un ser universal y trascendente, abierta a toda la realidad dentro de los límites propios de su estatuto ontológico. El hombre necesita de la filosofía para entender y responder las preguntas que llevan a descubrir su fundamento y su destino en los cuales se halla su sentido y finalidad – que no debe entenderse por utilidad sino por plenitud –: de dónde venimos y adónde vamos.

La existencia no es ninguna fatalidad. A quien tiene en la mente la idea de que el mundo es un absurdo hay que decirle que es su idea la que es absurda, pero no la realidad misma: ordenada, coherente y colmada de sentido. La vida tiene una finalidad y ese es el destino del ser humano, pues en él realiza su plenitud. La existencia no es la vivencia de la nada del ser en la que se ‘hace’ ante la creencia errónea de la imposibilidad de ‘ser’. Así, la vida no es fatalidad sino posibilidad. La vida, fundada, impulsa, destina – télos –. “ un hombre que no está asistido actualmente por Dios, porque se ha apartado de Él, no puede destinarse a nada, y naufraga en el futuro” (Leonardo Polo, ‘Presente y futuro del hombre’). Es necesario, por tanto, deshacerse de la cultura de la utilidad – del hacer – en beneficio de la cultura del ser, porque el hombre no es un medio ni un instrumento sino un fin en sí mismo con fundamento y destinación: su plenitud.  

Anuncios
comentarios
  1. Sigfrid dice:

    Hola Joan. La verdad es que vivimos en una sociedad donde la persona sólo vale por su utilidad, todo se basa en el servicio que puede ofrecer. Así se educa a la persona, no importa su formación intelectual por sí misma sino en vistas a un rendimiento útil.

  2. Saludos Sigfrid. Es la tragedia de nuestra época. Hemos de batallar en la conciencia de la gente para dar la vuelta a la situación. Gracias por comentar.

  3. Cristina dice:

    Es triste que todo en esta vida esté “cosificado” incluído el ser humano pero es algo que sólo está en nuestra mano cambiar esa tendencia… Lo que yo me pregunto es: realmente interesa? Tal y como está montada la sociedad en general yo tengo mis dudas…

  4. Saludos Cristina. Es evidente que a quienes les interesa tratar al ser humano como un medio desean y hacen todo lo posible para que no cambie nada. Gracias por comentar.

  5. Cristina dice:

    Por eso decía que tengo mis dudas…. Porque los cuatro gatos que querríamos poder cambiar esa tendencia no creo que lo consigamos pero bueno no perdamos la fe…. Gracias a tí por escribir cosas tan instructivas aunque ya te aviso que tendrás que darme un cursillo sobre filosofía y terminologías porque a veces me pierdo un poco pero bueno, todo llega… Saludos y gracias de nuevo.

  6. Ernesto Rivera dice:

    Muy buen articulo. Actualmente tengo un grado en Gerencia, el cual no utilizo, porque trabajo por cuenta propia en servicio de entrgas. Lo interesante es que antes de obtener ese grado estaba estudiando precisamente Filosofia. La gente cuando se enteran me han preguntado por la utilidad o el aprovechamiento de esos estudios y mi respuesta ha sido que la filosofia me ha impulsado a vivir y a ser. Actualmente realice estudios en Teologia y ha sido un complemento perfecto para vivir con sentido en busca de la plenitud.

  7. Saludos Cristina. Así es. Bueno, es interesante ponerse a filosofar. Gracias por comentar.

  8. Saludos Ernesto. La mejor “utilidad” de algo es si te ayuda a ser mejor y, antes, a conocerte. La filosofía lo cumple. Mucho ánimo con la teología. Muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s