Si no fuese cristiano, ahora que lo soy, desearía serlo.

Publicado: 26 julio, 2012 en Pensamiento, Religión

Si no fuese cristiano se perfectamente que tipo de vida llevaría porque lamentablemente uno pierde muchas veces de vista esta realidad intrínseca y trascendental. Quien no escarmienta no se educa dice Menandro en “Monísticos”. Quien se aparta de la fe termina por no exigirse nada especial y la vida, entonces, no es más que la suma de instantes sin afán último de perfección. Si no fuese cristiano sería lo que fui muchas veces, una boya a la deriva.

Nadie es inmune a la zozobra. Ser cristiano es una realidad viva, un compromiso diario que exige oración pero también el esfuerzo de ejercer con absoluta responsabilidad y honestidad la libertad y la razón. Creer en Dios es un acto de fe que exige la constante confirmación pues la vida, el proyecto personal de cada uno, es una praxis que se realiza a lo largo del tiempo existencial. Ser cristiano es la respuesta a las principales preguntas del hombre; es ser lo que soy y lo que espero; es el camino de esperanza y plenitud. Si no fuese cristiano, manifiesta mi experiencia, aún no habría dado respuesta a esas cuestiones que revolotean en el interior de todo hombre y que son una requerimiento ontológico para conocerse a uno mismo.  

Uno no es cristiano del todo en el sentido ya comentado de que es una realidad que se vive y se confirma día a día. Sin embargo, si no fuese cristiano, si no viviese cristianamente, no tendría la percepción de sentido y destino que confirmo con mi total dependencia ontológica de Dios. Si no fuese cristiano sería otra mi cosmovisión: mi entendimiento, tal vez, abrazaría una ideología; mi voluntad una concreta ética, muy probablemente una de raíz Kantiana para afirmar que lo importante es ser buena persona. Sin embargo, ahora sé que ese sería un tipo de vida vacío, sin fundamento: ningún imperativo sería lo suficientemente absoluto para llevarlo hasta la última consecuencia o, en otras palabras, no habría nada incondicional y, en el fondo, no sería más que lo dicho, una boya, entre muchas otras, a la deriva.

Si no fuese cristiano sería un mero viador atrapado en la vivencia de la nada del ser, aquella que transita circularmente entre instantes de placer y hastío. Si no fuese cristiano ahora que soy consciente de serlo – aunque eso no supone mucho si no se reafirma en cada instante – exhortaría con toda humildad ser capaz de responder a la llamada de Dios que interpela la, muchas veces, sorda conciencia. Eterno hijo pródigo, no me imagino sin volver al Padre, sin arrodillarme filialmente ante quien cuyos amorosos brazos estrechan mi ser y arrullan mi alma en ese eucarístico banquete fuente de toda esperanza en el que uno tiene asilado todo su porqué.

Porque soy cristiano no puedo conformarme en ser una boya a la deriva sino que debo ser ese viajero cuyas hercúleas pruebas diarias – la búsqueda de la comunión en la verdad – le empujan a retornar a casa. Y mientras se viaja no hay otra tarea mayor que proclamar la verdad lanzándose redes que no atrapan sino que liberan en el encuentro salvífico con Cristo (Mc 1, 17), en el reino de Dios vivido en cada una de las actividades humanas. Porque la experiencia lo confirma, el hombre no puede instalar otro fundamento en su existencia que el que ha puesto Jesucristo con su preciosísima sangre.

Anuncios
comentarios
  1. Sergio dice:

    Si no fueses cristiano serías un tipo normal… abandona la superstición.

  2. Saludos Sergio. ¿Qué es ser normal? Por otro lado no soy supersticioso, soy testigo fiel de la verdad. Gracias por su comentario.

  3. Cristina dice:

    Jesucristo dijo una vez algo así como que no merecía la pena perder el tiempo echándole perlas a los cerdos… De la misma manera no merece la pena perder el tiempo en rebatir a la gente que te llama supersticioso, raro, o cosas así sólo porque no comparten tus filosofías, creencias o afanes… Por lo tanto me permito un pequeño consejo… Haz oídos sordos a aquellos que no saben respetar la pluralidad y diferencia esencial de cada uno… Sigue siendo “diferente”. Sigue escribiendo aquello que te nace porque aunque no guste a todos o no todos lo compartan siempre hay una semilla de la que sacar fruto útil si se sabe buscar dentro de tus pensamientos. En la diferencia está la unicidad de la persona. Un saludo.

  4. Saludos Cristina. Muchas gracias por el comentario. Un saludo.

  5. Cristina dice:

    De nada. Como ya te he dicho más de una vez, me gusta leer lo que escribes y como escribes aunque no siempre esté de acuerdo… Siempre es instructivo… Sigue así. 🙂

  6. Saludos Cristina. Lo mismo, siempre es un placer leer tus comentarios. Gracias.

  7. Ana dice:

    Hola Joan, estoy totalmente de acuerdo con esto que dices: “Uno no es cristiano del todo en el sentido ya comentado de que es una realidad que se vive y se confirma día a día”. La fe es una vivencia intelectual y espiritual que exige la confirmación de todo nuestro ser en cada instante. Muchas gracias por escribir tus pensamientos o ideas.

  8. Saludos Ana, muchas gracias el comentario. Ciertamente ser cristiano es un compromiso para toda la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s