La obra de Tolkien y la religión (I)

Publicado: 17 mayo, 2012 en Literatura, Religión, Tolkien

La obra Tolkien es fundamentalmente religiosa (R. Evans, J.R.R. Tolkien, 1972). En una carta al poeta W. H. Auden le revela que “con respecto a El Señor de los Anillos… no me siento obligado a que mi historia se ajuste a teología cristiana formalizada, aunque en realidad mi intención era que resultara conforme al pensamiento y a la creencia cristiana”. Ciertamente, aunque algunos especialistas encuentran paralelismos concretos entre la obra de Tolkien y la Sagrada Escritura, pienso en el doctor Kilby, su dimensión teológica, existente, no se encuentra enteramente explícita si bien son notorios aspectos fundamentales de la religión cristiana: la libertad de las creaturas, la moralidad de los actos entroncados a su fin último, y la relación del mal y el bien en la caída (Sauron, Saruman…) o en la santificación (Gandalf, Frodo…).

Si la obra de J.K. Rowling no sobrepasa la literatura la de Tolkien la trasciende hasta el extremo de que el relato, explicado en el Silmarillion, está, en sentido teológico, conducido por la providencia. El autor nos sitúa en un tiempo precristiano, imaginario obviamente, once milenios antes de Jesucristo (R. Irigaray, Elfos, Hobbits y dragones), en el que la religiosidad se vive de otro modo ya que Dios, que guía la historia, aún no se manifiesta. Sin embargo si hay la presencia de lo que llamamos religión natural que se expresa en la sacralidad de determinadas realidades, de muy concretos comportamientos (Mark Sebanc, J.R.R.Tolkien: Lover of the logos) y, por supuesto, de la presencia de los mitos mediante los que se expresan, con sutileza, las formas del cristianismo.

Decía que la obra de Tolkien sobrepasa la literatura, sin embargo esta juega un papel importante ya que la expresión lingüística empleada permite situar los contenidos teológicos y religiosos en un subnivel que sólo se percibe en la medida en que el lector se encuentra avezado en lo espiritual. Así lo manifiesta el propio autor en una carta de 1951: “El mito y el cuento de hadas, como toda forma de arte, deben reflejar y contener en solución elementos de moral y verdad religiosa, pero no explícitamente, no en la forma conocida del mundo primordialmente ‘real’”. Otro motivo, este no literario, para presentar las principales cuestiones cristianas mediante el mito o el simbolismo es el no entrar en confrontación con los prejuicios y la ofuscación secularizada del momento – imagínense lo que diría hoy – (Gunnar Urang, Tolkien’s fantasy. The Phenomenology of Hope).

El Señor de los Anillos avanza, pues, en un tiempo precristiano. No obstante, tanto el pensamiento, la fe cristiana de Tolkien y la realidad del Evangelio mismo se encuentran, escudriñadas, en el relato entendido como acontecimiento histórico que se presenta bajo la forma de mito y leyenda.

Otra Bibliografia utilizada:

R.A. Zimbardo y N.D. Isaacs, Understanding The Lord of the Rings. The best of Tolkien Criticism.

G. Bassham y E. Bronson, El Señor de los Anillos y la filosofía.

Anuncios
comentarios
  1. Cristina Bec dice:

    Encuentro muy interesante esta entradas que estás empezando… espero la siguiente, Joan.

  2. Saludos Cristina. Me alegro que sea de tu agrado.

  3. […] La obra de Tolkien y la religión (I) Valora esto: Share this:FacebookTwitterCorreo electrónicoMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s