De la secularización a la trascendencia (III)

Publicado: 15 abril, 2012 en Pensamiento

El hombre es el sujeto que se realiza en el obrar, aquel que llega a ser lo que debe ser mediante la realización de una muy determinada forma de vida. Ahora bien, hacia dónde va o, mejor dicho, hacia dónde debe ir. Excluida la nada en cuanto que sólo es un pseudoconcepto metafísico a la que no le corresponde ninguna realidad extramental, el sentido de la finalidad sólo se concibe si se entiende la vida del hombre como un todo unitario (su dimensión ontológica y óntica) y si se reconoce la existencia de un fundamento que la hace no sólo posible sino realizable.

Responder hacia dónde vamos sólo es posible si no se renuncia a la comprensión de uno mismo y si rechazamos la limitación ideológica del nihilismo, del escepticismo y del ateísmo. Sólo por nuestra dimensión óntica es evidente la existencia de una realidad creadora que sustenta nuestro ser y, en consecuencia, nuestra existencia. En este sentido, a diferencia de la nada, es aceptable la hipótesis del ser creador de Dios en cuanto que si consideramos el Ser en sí tenemos el fin del hombre y la respuesta hacia dónde debe ir el hombre.

Dios no sólo es el fundante de la realidad sino también el soporte que permite la existencia de las realidades creadas y el fin al que se dirigen. En conclusión, la realidad y el devenir del hombre no son presa de la inanidad, que no es un ente sino una mera construcción mental. El ente adquiere toda su viabilidad en cuanto que el Ser en sí es su origen y sentido, es más, Dios es el ser mismo de todo ente, que experimenta una ontológica dependencia de su ser – de aquí que la Escritura diga que el hombre es creado a imagen de Dios –. La existencia de Dios resuelve no sólo el fin del hombre sino que da razón de la misma existencia del ser humano, otorgándole identidad y verdad.

Anuncios
comentarios
  1. Rafa dice:

    Muchas gracias Joan. Estas entradas me están ayudando mucho a pensar.

  2. Saludos Rafa, muchas gracias a usted. Me alegra saber que son de utilidad. Un saludo.

  3. Mauricio dice:

    Reflexiones muy, muy buenas… pero hay algo que no entiendo, ¿que quieres decir cuando expresas: “Responder hacia dónde vamos sólo es posible si no se renuncia a la comprensión de uno mismo.”

  4. Saludos Mauricio. Con ello quiero expresar que sólo quien se atreve a conocerse a sí mismo sin cortapisas puede descubrir realmente su sentido y finalidad. El fin del hombre sólo se alcanza a comprender cuando uno no pone límites a su propio conocimiento (quién soy). Espero que con esto haya aclarado la pregunta. Muchas gracias.

  5. Mauricio dice:

    Ah! ahora si… el adagio délfico “conócete a ti mismo y conocerás el universo”… capisce.

  6. Saludos Mauricio.
    Exacto 🙂

  7. […] Iglesia no es u…Cayetano Ripoll on Don Arturo, la Iglesia no es u…Joan Figuerola on De la secularización a la tras…Mauricio on De la secularización a la tras… Posición Posición Wikio Archivos Elegir […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s