¿Pueden decir de mí, “éste le la vida de Jesucristo”?

Publicado: 7 abril, 2012 en Iglesia

Leo en ‘La Gaceta’ que en Barcelona, mi ciudad, “viene más gente a misa y cada vez más joven”. Este dato no es cierto. Al margen de los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas que testifican el descenso progresivo del porcentaje de personas que se declaran católicas, en la ciudad de Barcelona, que se halla en la vanguardia de la secularización en Europa, las iglesias católicas se vacían de fieles ante el dinamismo de las evangélicas.

Es cierto que hay parroquias en Barcelona en las que es difícil encontrar sitio durante la celebración de la misa, pienso en la parroquia de Santa Teresa de l’Infant Jesus de Gràcia. Sin embargo, son más las que padecen una pérdida constante de feligreses, entre ellas la parroquia de Sant Vicens de Sarrià, cuya misa del sábado por la tarde ha pasado, en menos de una década, de contemplar el lloriqueo de una generosa escolanía de recién nacidos al silencio más sepulcral apenas roto por cuatro vetustas voces.

Es un error otorgar la exclusiva de esta situación a la dictadura del relativismo. Pienso, aquí ya no me muevo en el terreno de la evidencia ni de la certeza, que mucha parte de la culpa de la secularización la tenemos los propios católicos, pues la mayor fortaleza y eficacia de la Iglesia, desde sus orígenes, descansa en el testimonio de vida. Yo soy el primero que mantengo un compromiso con la fe que de seguro no permite que alguien pueda decir de mí “este lee la vida de Jesucristo”. Al mismo tiempo, existen jóvenes, muy buenas personas, que asisten a misa, que participan o pertenecen a grupos parroquiales, que hacen un sinfín de actividades de ayuda humanitaria, pero que, en el quehacer cotidiano, se insertan en la sociedad, sobre todo de noche, difuminándose como uno más sin mostrar la iluminaria de la fe y sin comunicar la esperanza del reino de Dios.

Faltan más comunicadores del reino de Dios en nuestra sociedad, sobre todo en la política de primera línea. Es necesario que existan interlocutores que acogan la enseñanza de la Iglesia en la toma de decisiones de un país. En España no existe un partido católico de ámbito nacional que haga que sean escuchados los valores y los principios del cristianismo, que muestren, por ejemplo, un vigor innegociable en defensa del derecho incondicional a la vida. sí, existen políticos católicos, pero son simples islotes dentro del arco parlamentario incapaces de influir en la moral de sus partidos.

Anuncios
comentarios
  1. Anabel Prados dice:

    En Barcelona es casi tan difícil encontrar un sacerdote para la confesión como una Iglesia llena. Pero si hay Iglesias que se llenan como la que citas o el Santuario de Santa Gema es porque se hace una buena labor. Es decir, qué se hace en las que no se llenan.

  2. Saludos Anabel. Interesante reflexión. Gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s