‘Newsweek’ desconoce que no se puede separar a Cristo de la Iglesia

Publicado: 3 abril, 2012 en Iglesia, Religión

La fe no es el resultado de una cavilación solitaria en la que el yo deja volar la fantasía y, libre de toda atadura, medita exclusivamente sobre la verdad; [la fe] es más bien el resultado de un diálogo, la expresión de una escucha, de una recepción y una respuesta que, mediante el intercambio entre el yo y el tú, lleva a la persona, al “nosotros” de quienes creen lo mismo. San Pablo dice que la fe viene “de la escucha” (Rm 10, 17)” (J. Ratzinger, Introducción al cristianismo). La fe supone abrir la propia perspectiva a lo que Dios ha entregado a la Iglesia. Benedicto XVI ilustra de modo perfecto que la Iglesia es la comunidad creyente en la que se expresa la verdad de Dios con el caso de Mario Victorino, amigo filósofo de San Agustín. Victorino, como buen platónico pensaba, como Newsweek, que lo importante era el mensaje de Cristo y que no necesitaba a la Iglesia. Sin embargo, un día entró en ella para descubrir que ésta era algo más que una institución o un sistema de ideas. Comprendió que la Iglesia es el camino, que la fe no es idea, sino vida que se vive en la comunidad que llamamos Iglesia.

La incorporación a la Iglesia se produce con el sacramento del bautismo, que funda comunidad de nombre con el Padre, el Hijo y el Espíritu. Es decir, la fe nos viene de Jesucristo a través de la Iglesia y del primer sacramento (J. Ratzinger, Bautismo, fe y pertenencia a la Iglesia). Si la fe pasa por la pertenencia a la Iglesia – la fe nos viene a nosotros en la Iglesia como a los discípulos en su encuentro con Cristo en Emaús – la salvación también se da en y por ella. La Iglesia es el sacramento de la salvación (Concilio Vaticano II). Por tanto, la salvación consiste en la unión íntima con Dios y, al mismo tiempo, en la comunión fraterna de toda la humanidad. Es decir, Jesucristo es el único Dios salvador y tal presencia salvífica se ofrece a la humanidad en la Iglesia, que es su Cuerpo – nosotros vivimos como miembros de este cuerpo mediante el sacramento eucarístico –.

Cristo, mediante el Espíritu, mantiene a la Iglesia como su propio cuerpo, como sacramento universal de salvación, actuando para atraer a los hombres a ella y, mediante ella, unirlos consigo para hacerles participes de su Gloria, alimentándolos con su Cuerpo y su Sangre, único sacramento de salvación. La Iglesia custodia las promesas de la Nueva Alianza y el camino de salvación. Es ella a quien se le confía el contenido del Evangelio, es ella la encargada de evangelizar y es ella la administradora de los sacramentos ordenados para la salvación de todos los hombres.  

Entradas relacionadas:

Benedicto XVI nos recuerda que no se puede separar a Cristo de la Iglesia.

Anuncios
comentarios
  1. Es cierto Joan que la fe va más allá de un sistema de ideas institucionalizado, ésta es el fruto de la asimilación de esas ideas convertidas en creencias, y es la Iglesia quien las guarda y conserva vivas haciéndolas parte de su “dialogo”, por eso ella es el medio apropiado para escucharlo… muy de acuerdo con el contenido de tu articulo, saludos.

  2. Saludos Mauricio. Cierto. Muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s