Sin religión no hay laicidad hay laicismo

Publicado: 22 marzo, 2012 en Laicismo, Religión

La sola distinción entre lo público y lo privado interpreta que quien actúa en el ámbito público es un sujeto distinto del que actúa en el privado, sin embargo, es la misma persona la que se ve cercenada ante la obligación de proceder de modo distinto según el ámbito de actuación. ¿Qué bien reside en ésta coyuntura que exige a la persona a llevar una doble vida? Ninguno. La distinción entre lo público y lo privado es, sobre todo, el transparente interés por erradicar de la sociedad la religión, último garante de la moral fundada en lo trascendente y absoluto y no en lo contingente o ideológico, con el fin de establecer una vida social reglada por el dictamen de la Ley o del Estado.  

Respecto a la distinción entre lo público y lo privado se argumenta que ninguna confesión puede tener carácter estatal con el fin de favorecer la convivencia social en un marco de igualdad. No obstante, el interés por la distinción Iglesia-Estado es mucho más profundo en cuanto que su intención no es otra que eliminar la moralidad del obrar humano y su devenir finalista. Así, excluida la dimensión personal del hombre este se convierte en un mero ciudadano al servicio del Estado en el ejercicio de sus obligaciones y derechos – dados por el Estado evidentemente y no emanados de su ontológica naturaleza – en la vida pública. Se olvida que es la persona y no el Estado quien fundamenta el derecho. La dignidad y el desarrollo de la vida de la persona desde su comienzo son el antes lógico y ontológico para la existencia y especificación de los derechos y la razón de la existencia de la vida política.

No es posible la construcción de una sociedad si se olvida e ignora la dignidad del ser humano y su razón de ser, que no es otra que alcanzar la plenitud existencial. La distinción entre la vida pública y la privada supone una antropología deshumanizadora que aniquila la dignidad ontológica y moral y genera un proceso de alienación en cuanto que fuerza a la persona a dejar de ser quien debe ser según una muy determinada forma de vida en la que haya su sentido y realización. La religiosidad del hombre no es un mero sentimiento personal sino que responde, inevitablemente, a su modo de ser. No podemos olvidar, pues supondrá un craso error, que la persona es un ser social y personal en todas sus dimensiones; y por personal hemos de añadir, también, espiritual. Por esta razón, la correcta distinción Iglesia-Estado no significa ni debe significar la exclusión del hecho religioso del ámbito público sino se quiere constituir una dictadura de la ideología en la que ésta ocupe la función de la Iglesia en la constitución de las decisiones estatales.

Por otro lado es evidente que no puede construirse la sociedad si se aniquila la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión y el derecho a manifestarlo ya sea en el ámbito privado o en el ámbito público sin coacción siempre que no se atente contra el bien común. Por esta razón, el bien común, el Estado debe reconocer la dignidad del ser humano y garantizar la realización del ser humano, que para muchos millones de españoles, se ejecuta en clara comunión con Dios. Por tanto, un verdadero Estado laico no puede excluir la vida religiosa del espacio público. Un espacio donde tienen que tener cabida el pensamiento humano, ya sea ateo, religioso o agnóstico. Los cristianos, como cristianos, tienen derecho a intervenir en la vida pública y tomar decisiones sin excluir en ellas sus convicciones religiosas – del mismo modo la persona incrédula –, teniéndose en cuenta que las ideas, siempre, se proponen argumentalmente y nunca se imponen. La verdad nunca se impone sino que se muestra a sí misma, se revela.   

Anuncios
comentarios
  1. Nestor Blanco dice:

    Estoy muy de acuerdo en lo que expones Joan. Como ateo pienso que la libertad de pensamiento y creencia es fundamental para el desarrollo de la persona. Por otro lado la moralidad de los actos es evidente y sólo cobra sentido en el marco de un devenir finalista. No hallo en mí la capacidad de creer pero no me asumo en un mundo carente de sentido, en cuanto este no se presenta en el ser del hombre. Soy muy kantiano y como él es imposible una ética del deber – entendiendo la persona como un fin en sí misma y no como un medio – sin tener presente conceptos cristianos.

  2. anónimo dice:

    Laúnica iglesia que ilumina es la que arde… y no por que sí sino en respuesta a vuestra estafa, maldad, sois pederastas y mentirosos, corruptores de mentes.

  3. Bruno dice:

    “Conservadores en moral, ortodoxos, dispuestos a bregar con los medios de comunicación y listos para la nueva evangelización”. ¿Esto no es fundamentalismo? Creo que en la Iglesia hay mucho radical como lo que criticas en los ateos.

    http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/iglesia/monsenor-xavier-novell-primero-evangelio-20120314

  4. Miguel dice:

    Estimado Joan Figuerola:

    El término “laicidad” no viene recogido en el diccionario. Fue inventado para distinguir de una forma fácil entre el “laicismo conveniente a la iglesia” (el que no hace nada) y el “laicismo no conveniente a la iglesia” (el laicismo real, reivindicador de derechos y de igualdad de las conciencias). En todo caso, como la mayoría de las personas no tiene estos conocimientos, deberían usarse como sinónimos para no causar más problemas etimológicos. (v. Puente Ojea: http://www.trasversales.net/t01gpo.htm)

    “La distinción entre lo público y lo privado es, sobre todo, el transparente interés por erradicar de la sociedad la religión…” ¿Cómo? No he entendido la argumentación, de dónde se deduce esta afirmación.

    “La distinción entre la vida pública y la privada supone una antropología deshumanizadora que aniquila la dignidad ontológica” Me gustaría saber por qué, ya que no lo justificas, y creo que sólo es una opinión.

    “La religiosidad del hombre no es un mero sentimiento personal sino que responde, inevitablemente, a su modo de ser.” ¿Puedes reconocer que hay personas irreligiosas y, por tanto, la anterior sentencia es falsa? En todo caso, debería ser reformulada en casos particulares y nunca generalizando un hecho.

    “…la persona es un ser social y personal en todas sus dimensiones; y por personal hemos de añadir, también, espiritual.” ¿Qué entiendes por espiritual? Si la respuesta se deduce de espíritu=alma, vuelves a una falacia ya que el alma NO existe, no se han encontrado NUNCA pruebas de su existencia. Así, el argumento y posteriores deducciones son falsas.

    “Por tanto, un verdadero Estado laico no puede excluir la vida religiosa del espacio público.” En todo caso, en España se intenta excluir del espacio público no a la vida religiosa sino a la vida irreligiosa, concretándose en el caso de los ateos con las manifestaciones laicas contra los privilegios de la iglesia católica. Así, se toleran otras religiones pero NO la falta de religión, como si esto fuera algo ilegal.

    Lamento decir que el artículo está lleno de falacias y argumentación errónea. Te invito a que lo elabores de nuevo, siguiendo las leyes de la lógica y dejando claro cuándo expresas una opinión o deseo.

    Un saludo,

    Miguel

  5. Saludos Miguel.
    Antes de nada, muchas gracias por su comentario. En la entrada en la que usted comenta hay un enlace que reporta a otra entrada donde argumento la cuestión:
    https://opusprima.wordpress.com/2012/02/03/educacion-civica-y-constitucional-distincion-entre-vida-publica-y-privada/
    En ella explico que una persona católica no puede reservar su modo de ser, católico, exclusivamente en el ámbito privado desentendiéndose de sus principios en el ámbito público. El modo de ser de una persona en su obrar no puede ser neutral ni distinto en ninguno de ambos ámbitos; en los que, usted comprobará, no se tiende a una imposible “neutralidad” sino más bien a una profunda irreligiosidad. En cuanto a la dignidad ontológica ésta procede del modo de ser humano, es decir, deriva de nuestra índole de persona y por la cual, mediante la libertad, actuamos de un modo y no de otro, de un modo que nos lleva a ser lo que debemos ser según una muy determinada forma de vida cuyo objeto es elegir siempre lo mejor (lo explica muy bien Ortega y Gasset en El tema de nuestro tiempo y Leonardo Polo en Presente y futuro del hombre).
    En cuanto a la religiosidad del hombre le dejo aquí mis entradas para que lo entienda con más detalle. Sin embargo ya le digo que el modo de ser procede de nuestro estatuto ontológico y nuestro modo de ser, apreciado caballero, suscita trascendencia:
    https://opusprima.wordpress.com/2012/03/05/solo-hay-esperanza-cuando-el-hombre-se-descubre-religioso/
    https://opusprima.wordpress.com/2012/03/06/el-camino-del-hombre-i/
    https://opusprima.wordpress.com/2011/02/16/el-hombre-necesita-conocer-a-dios-para-ser-enteramente-feliz/
    https://opusprima.wordpress.com/2011/01/19/dostoievski-la-cuestion-de-dios-y-del-hombre/
    https://opusprima.wordpress.com/2011/07/08/la-utilidad-de-la-religion-segun-stuart-mill/
    En cuanto a la manifestación de los ateos no estoy a favor. Creo que todo el mundo tiene derecho a expresarse. Si se produce un acto delictivo o se atenta contra el bien común se reprende a la persona o personas causantes y punto. Pero es mayor la persecución a la Iglesia católica.
    Lo curioso es lo de leyes de la lógica… ¿esas leyes no parten de un principio que las fundamenta? Sin duda en esta afirmación si hay opinión, pues para que existan leyes de la lógica es necesario un principio absoluto en la que se asienten.
    Saludos

  6. Tomas dice:

    Hola Miguel. Una cosa es manifestarse otra es insultar como hicieron los ateos el año pasado:

  7. Nancy dice:

    No podrás negar que la religión ha servido para explotar el miedo y la ignorancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s