¿Eutanasia? “Me rompí el cuello, pero eso no me rompió a mí”

Publicado: 2 marzo, 2012 en Eutanasia, Modos de vida

 

La vida es la profesión más comprometida y comprometedora en cuanto que no nos es dada hecha sino que tenemos que decidirla en cada segundo de acuerdo a un fin, que puede ser distinto pero que siempre es el que goza de mayor sentido. Un fin de la vida puede ser desprenderse de ella en un intervalo de desesperación.

La cuestión de plantearse morir antes de que acontezca la muerte es un acontecimiento que se subordina a la libertad de la persona. Es obvio que uno puede sustraerse la vida a sí mismo libre de injerencias, y aún en el caso de que alguien se entrometiera con el fin de detener tal propósito uno alegará que es un sujeto individual y principio de sus operaciones. Sin embargo, cabe preguntarse si realmente se da un auténtico sentido a los conceptos de ser y de libertad.

Existen corrientes de corte existencialista que consideran que se es persona cuando se actúa de modo autónomo. Así, que uno pueda suicidarse o que alguien pueda intervenir en dicho proceso en conciencia y bajo la petición de quien busca el colofón a su vida se entienden como actos en los que la persona ejerce la propia libertad. Sin embargo la libertad no es el sentimiento de ausencia de coacción ni es un fin en sí misma sino que es un medio para realizarnos según nuestro modo de ser.

Cierto, el hombre posee el ser en sí mismo, es decir, es principio de sus operaciones mediante las cuales puede perfeccionarse. Sin embargo, este desarrollo no acontece en el plano del ser – en su estatuto ontológico –, ya que uno no se proporciona el ser a sí mismo, sino en el plano del obrar, que es donde entra en juego la libertad. Así, la libertad requiere como condición indispensable, como fundamento suyo, el ser. La libertad, sin duda, es un rasgo específico de la persona en cuanto que se halla inscrita en su modo de ser y consiste en la apertura a toda la realidad de un modo parcial, ya que el hombre puede conocer y amar las cosas pero no puede conocer y amar todas las cosas ya que su libertad es finita. Así, el hombre conoce y ama las cosas según su modo de ser.

El hombre, todos lo sabemos, no es dueño de su origen, pero tampoco lo es de su epílogo, y esto no todo el mundo parece tenerlo claro. Ciertamente, no nos es dada ni impuesta la forma de nuestra vida, por eso somos seres libres. La persona tiene que elegir en todo momento los medios para realizar su existencia en vistas a un fin que no es elegido sino que se halla inscrito en ella: su plenitud o felicidad. Desde luego, podemos elegir cómo ser felices – en cuanto que la libertad se halla circunscrita al modo de ser – pero no ser felices. El hombre puede elegir cómo vivir pero no dejar de ser en cuanto que su fin ontológico es alcanzar la perfección – la realización propia –.

El hombre, en esto acierta Sastre (El ser y la nada), está condenado a ser libre. Tiene que escoger en todo momento su forma de vida – los medios en vistas a su fin último –. No obstante, se halla requerido por su modo de ser a escoger lo mejor, es decir, lo mejor no se halla en manos del arbitrio del hombre sino de su ser. El hombre, si realmente quiere ser tiene, necesariamente, que adoptar una muy determinada forma de vida (Ortega y Gasset, El tema de nuestro tiempo). Ahora bien, puede no querer adoptarla y decidir ser otra cosa que lo que tiene que ser quedándose, eso sí, sin ser nada ya que el hombre no puede ser sino lo que debe de ser según su naturaleza ontológica, que se halla inclinada a la verdad y al bien como fines últimos.

La persona puede ir en contra de su modo de ser, pero es una decisión éticamente reprobable en cuanto se niega a sí misma su propio bien, que es ser lo que debe ser. El dolor y la enfermedad sólo son signos que muestran la imperfección y la finitud a la que se aproxima el hombre y, en última instancia, el recordatorio de que el hombre es una criatura, alguien a quien se le ha infundido el ser. Así, el dolor y la enfermedad no son motivo para la desesperación sino para reflexionar y conocer mejor quién es el hombre y cuál es la verdad de su fin – un fin que se halla inscrito en su ontología –, que no es otro que el despliegue de su ser hasta alcanzar el bien final que configura su plenitud.

Notas relacionadas:

El suicidio se puede evitar, “Redes” de Eduard Punset, parte 1 y parte 2.

Conferencia: “El respeto de la vida humana hasta su término natural” (Universidad de Navarra).

Programa de televisión sobre don Luis de Moya: Un tetrapléjico que ama la vida.

Anuncios
comentarios
  1. Lucas dice:

    Me parece bien lo que dices y lo que afirma el señor Frankl en el vídeo pero nadie tiene derecho a sufrir una enfermedad, con todo lo que eso implica, bajo ningún punto de vista, así que si no hay cura, es legítimo buscar la muerte.

  2. Sigfrid dice:

    Buen escrito, Joan. Comprendo lo que dice Lucas. En cualquier momento, según bajo que estado anímico o físico nos encontremos podemos caer en la debilidad de encerrarnos en nosotros mismos y no ver más allá, clausurando todo horizonte, toda nuestra apertura al mundo y a Dios.

  3. Saludos Sigrid. Muchas gracias por comentar. Lucas, la vida siempre tiene sentido. Si no puedes superar los problemas cambia tu actitud hacia ellos y lo encontrarás. Gracias por comentar.

  4. indiana jones dice:

    INTERESANTE LO QUE DICE EL DR FRAENKL….ADEMÁS TIENE MUCHO DE CIERTO LO QUE AFIRMA….SIN EMBARGO -ES MI OPINIÓN PERSONAL- QUE EN CIERTOS CASOS EXTREMOS- PODRÍA CONSIDERARSE LA EUTANASIA , COMO MEDIDA EXTREMA ,PARA LIBERAR A UN SER DE SU SUFRIMIENTO O PENOSA AGONÍA….EN TODO CASO, TRATÁNDOSE DE LOS HUMANOS, LA PERSONA COMO SER INDIVIDUAL, TIENE EL DERECHO DE ELEGIR SUFRIR O NO SUFRIR….ES UNA DECISIÓN PERSONAL….RACIONAL….PIENSO QUE PARA AQUELLOS QUE TIENEN FE ¡BENDITOS SEAN! SERÁ MÁS SENCILLO PERMANECER EN LA LUCHA….PARA LOS QUE BASAN SU FILOSOFÍA DE VIDA, SIMPLEMENTE, EN PRINCIPIOS BIOÉTICOS, LA DECISIÓN SERÁ TOMADA TENIENDO EN CUENTA OTROS FACTORES….SEA COMO FUERE ,ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO EN QUE ES VERDADERAMENTE ADMIRABLE Y SORPRENDENTE LA CAPACIDAD DE FORTALEZA INQUEBRANTABLE QUE ALGUNAS -O MUCHAS- PERSONAS TIENEN….SERÍA MARAVILLOSO QUE TODOS LA TUVIESEN Y SINTIESEN IGUAL…!

  5. Saludos Indiana. Gracias por comentar. Se agradecería si puede escribir en minúsculas. Gracias.

  6. Cinta dice:

    Nadie, más que la persona misma puede decidir sobre su persona. La Iglesia es muy inquisidora al respecto. ¿Sólo ella puede decidir cuándo se vive? Sólo la persona puede valorar cuándo su vida ha llegado a su fin.

  7. No estoy de acuerdo ni con el suicidio ni con la eutanasia, creo que es una forma cobarde de renunciar a la VIDA, con todas las consecuencias que èsta trae.

  8. Gracias Sr.Joan Figuerola, todo lo que usted trepa en Opus Prima, es excelente, pero este, me gustò mucho. Gracias.

  9. Saludos. Muchas gracias a usted, Malourdese.

  10. […] “Un destino peor que la muerte”. Así percibe el rotativo ‘The Independent’ la situación existencial del señor Nicklinson. Esta persona, ahora tetrapléjica, define su existencia de miserable e indigna, pero no sólo por su estado sino que principal y fundamentalmente porque ya no puede realizar sus actividades predilectas: el parapente, el esquí acuatico y la escalada de puentes. Insisto, no soy nadie para juzgar a este caballero; sin embargo, no deja de ser cierta la relación existente entre el deseo de morir y la percepción de que la vida de uno mismo es indigna. Hace relativamente poco, el doctor Harvey Chochinov, psiquiatra y director de la unidad de investigación de cuidados paliativos de la Universidad de Manitoba (Canadá) y autor de un conjunto de trabajos, publicados en Lancet y otras revistas especializadas, presentó una guía para profesionales sanitarios de cuidados paliativos, Terapia de la dignidad, en la que argumenta que la cuestión de la dignidad se halla ligada con la frustración existencial de la que tanto habla el tercer gran clásico de la psicoterapia vienesa, el doctor Viktor Frankl. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s