80.000 euros de indemnización por no poder abortar. Revista médica justifica el infanticidio en recién nacidos

Publicado: 1 marzo, 2012 en Aborto, Antropología

El nacimiento de un bebé siempre supone una alegría para la familia. En Asturias, el nacimiento de una niña ha supuesto una indemnización a los padres por valor de 80.000 euros. La niña, a la que llamaré Pilar, para humanizar la noticia, nació con una anoftalmia, es decir, sin glóbulos oculares. Los padres de Pilar, quien nunca podrá ver pero que podrá vivir como toda persona invidente, decidieron denunciar al Servicio de Salud del Principado por no descubrir a tiempo la anomalía, cuando los globos oculares de un feto son visibles en una ecografía desde la semana 11 de gestación, y el cristalino, desde la semana 13. Con esta información la Sala Contenciosa del Tribunal Superior de Justicia de Asturias condenó al Servicio de Salud a indemnizar a los padres de Pilar por no detectar el problema de desarrollo fetal y, en consecuencia, por privar a los padres de abortar a su hija.  

Es necesario señalar, por ominoso, que el daño a los padres, lo aclara la sentencia, no es que Pilar no pueda ver sino que se les privara de la opción de abortar. ¿En qué mundo vivimos donde unos padres no se alegran del nacimiento de su hija sino que se plañen por no haber podido abortar? Supongo que les caerá la cara de vergüenza el día que Pilar conozca que ganaron 80.000 euros – pedían 300.000 – a su costa. Desde luego, es una desgracia que Pilar no pueda ver, pero mayor desgracia es tener por padres unos individuos que demuestran tanto amor.

Nunca pensé leer una noticia en la que se indemniza a unos padres por no haber podido matar a su hija. Sin embargo, hemos llegado a tal nivel de deshumanización que desde una revista especializada en ética médica se publica el artículo de dos académicos, Francesca Minerva (Universidad de Bolonia) y Alberto Giublini (Universidad de Milán), que consideran ético acabar con la vida de un bebé, no sólo cuando se detecta una anomalía durante la gestación, como en el caso de Pilar, sino incluso cuando nace totalmente sano, justificando que los recién nacidos, como los cigotos, los embriones y los fetos, son moralmente irrelevantes.“Aborto después de nacer: ¿Por qué el bebé debería vivir?” se titula el artículo. Es sorprendente el maltusianismo en algunos sujetos cuyo estatuto moral si que es equivalente al de una ameba. Nadie incapacitado para devolver la vida a los muertos tiene potestad para designar quién tiene y quién no tiene derecho a vivir.

Es triste tener que recordar de continuo que la persona es el fundamento del derecho; que el derecho a la vida es el antes lógico y ontológico para la existencia y especificación de los demás derechos ya sean ciertos o ya sean supuestos como la apelación de los padres para exterminar a sus hijos. La dignidad de la persona no es un logro ni una conquista otorgada por algún científico o gobernante iluminado sino que procede de su estatuto ontológico. Un ser humano es digno desde el momento en que es ontológicamente. Las personas pueden desarrollarse, pero ninguna cosa se transforma en persona ni la persona es el resultado de un cambio sino de una generación (Spaemann). Entender este carácter absoluto de la persona es tarea ardua cuando se considera la dignidad como algo que debe ser construido y no como algo a respetar.

Urge recuperar la metafísica, una filosofía del absoluto vilipendiada por el nihilismo vigente. Urge recordar al hombre que es una criatura, que no se confiere a sí mismo la vida sino que es creado por Dios, y que a diferencia del resto de la creación – del universo y los demás seres vivos – es creado a imagen suya. Como dice Millán-Puelles la persona es un absoluto relativo porque existe una instancia superior, un Absoluto radical, que ha querido al hombre como un fin en sí mismo (Kant) otorgándole un modo de ser – racional y libre – para relacionarse con Él en vistas a la conquista de su plenitud.

Cabe subrayar que la señora Minerva y el señor Giublini desconocen que existe una dignidad ontológica y una dignidad moral. La primera ya la hemos comentado, es la que proviene del estatuto ontológico, una verdad derivada del modo de ser humano. La segunda, la dignidad moral, nada tiene que ver con el ser de la persona sino con su obrar. Está si es una dignidad adquirida en cuanto que se obtiene por el buen uso de la libertad y se pierde por el mal uso de ésta – recordemos que los actos humanos, a diferencia de los actos del hombre, son acciones producto de la voluntad libre y, por tanto, susceptibles de juicio ético –. En este sentido si podemos hablar de sujetos moralmente irrelevantes, de sujetos moralmente indignos. No obstante aunque se sea moralmente irrelevante e indigno – por obrar mal – nunca se deja de ser persona porque la dignidad ontológica es un absoluto que se halla “intrínsecamente” unido al modo de ser de la persona humana.

comentarios
  1. Laia Gómez dice:

    Occidente está enfermo. Nos creemos los más civilizados, queremos llevar nuestra “democracia” a todo el mundo cuando cometemos el terrorismo más brutal que existe: exterminar a nuestros propios hijos.

  2. Jaume dice:

    El concepto de persona y de dignidad humana aparece con el cristianismo. Esta idea es la que fundamentó los derechos humanos. Ahora los derechos del hombre ya no tienen fundamento porque nos hemos descristianizado moralmente. Hoy es la voluntad la que decide todo, de nuevo.

  3. Sigfrid dice:

    ¿El estatus moral de un niño es equivalente a la de un feto en el sentido de que ambos carecen de las propiedades ligadas al derecho a vivir? De qué propiedades hablan estos señores. Como bien dices uno no se transforma en persona a una determinada edad; lo que no-es no pasa a ser así por las buenas, la persona “es” desde su concepción. Esto es demencial, esto es eugenesia pura y dura.

  4. Pilar Nieto dice:

    Tienen razón en parte, pues la vida de un recién nacido es equiparable a la de un feto, ambas son dignas en cuanto que son humanas, que es lo que ellos no entienden.

  5. General Winston dice:

    Estas ideas por chorras que parezcan no son tan inocuas ya que mentalizan para trivializar el aborto y lograr que se pueda matar a un nonato en cualquier período de la gestación incluso en el parto.

  6. Antonio dice:

    Saludos Joan. Agradezco enteramente este artículo. En especial la distinción entre dignidad ontológica y dignidad moral. Estas personas, las del artículo de la revista médica, son moralmente irrelevantes.

  7. Kern Pharma dice:

    Matar a un feto y aun recién nacido es lo mismo cuando uno piensa que no existe un fundamento absoluto que justifique su dignidad. Es más, qué diferencia hay entre un feto y un adulto. Es más difícil matar a un bebé que a un adulto, ¿verdad?

  8. indiana jones dice:

    ABORTO ES UNA COSA….INFANTICIDIO ES OTRA….EL ABORTO PUEDE SER ESPONTÁNEO O PROVOCADO E IMPLICA LA INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO CON LA CONSIGUIENTE EXPULSIÓN DEL EMBRIÓN O DEL FETO DEL ÚTERO MATERNO Y DEL CUERPO DE LA MADRE….EL INFANTICIDIO IMPLICA MATAR A UN RECIÉN NACIDO, A UN INFANTE….PIENSO QUE QUITARLE LA VIDA A UN SER QUE YA ESTÁ CON TODOS SUS ÓRGANOS FORMADOS Y LISTO PARA NACER ES BIOÉTICAMENTE INCORRECTO ASÍ COMO LO ES TRATÁNDOSE DE UN RECIÉN NACIDO….DESDE EL MOMENTO QUE YA ESTÁ FORMADO Y LISTO PARA LA VIDA ESTE NUEVO SER TIENE UN DERECHO GANADO A EXISTIR Y A SER PROTEGIDO….SI LOS PADRES NO QUISIERAN AL BEBÉ POR MOTIVO DE ENFERMEDAD DE ÉSTE U OTRO MOTIVO, ENTONCES PODRÍAN CEDER AL BEBÉ AL CUIDADO DE ALGUNA INSTITUCIÓN DÓNDE LO CUIDEN Y ATIENDAN BIEN O,TAMBIÉN, PODRÍAN DARLO EN ADOPCIÓN, MÁS AÚN CUANDO EL RECIÉN NACIDO ESTÁ SANO….AHORA BIEN, ES MI OPINIÓN PERSONAL QUE -EN CASOS EXTREMOS- SI UN SER ESTUVIESE SUFRIENDO O PADECIENDO GRANDES DOLORES, EN ESE CASO SÍ PODRÍA CONSIDERARSE TOMAR MEDIDAS EXTREMAS COMO ES EL CASO DE LA EUTANASIA…. PERO FUERA DE ÉSTO, PERSONALMENTE, NO ESTOY DE ACUERDO CON QUITARLE LA VIDA A UN SER YA LISTO PARA NACER NI A UNO YA NACIDO….PIENSO QUE -ANTE TODO- DEBEMOS LUCHAR POR LA VIDA- Y ENCUENTRO ALTAMENTE PELIGROSA LA POSTURA DE JUSTIFICAR EL INFANTICIDIO PUES PODRÍA OCASIONAR ,O DESATAR, UN ALZA EN EL ÍNDICE DE MORTALIDAD EN LOS RECIÉN NACIDOS DEBIDO A LOS ABUSOS QUE PUDIERAN COMETERSE TANTO POR PARTE DE LOS PADRES COMO POR CUALQUIER OTRA PERSONA O INSTITUCIÓN QUE ESTUVIESE AL CUIDADO DE INFANTES….ME CONSIDERO UNA PERSONA DE PRINCIPIOS BIOÉTICOS Y ESTOY CONVENCIDA DE QUE EN LA MEDIDA DE QUE APRENDAMOS A VALORAR ASÍ COMO A RESPETAR LA VIDA, TANTO DE HUMANOS COMO DE OTRAS ESPECIES, LOGRAREMOS UN MUNDO MÁS FELIZ Y MEJOR….LUCHEMOS PORQUE ASÍ SEA…!

  9. Marietti dice:

    Ya que querían abortar a su hija, porqué reclaman 80.000 euros; que la maten como dicen estos intelectuales.

  10. Carmen dice:

    La desgracia auténtica de esta niña no es ser ciega, la tragedia que le acompañará toda la vida es el amor que sienten sus padres hacia ella.

  11. Neus dice:

    Canadá es la única democracia occidental que no tiene ninguna ley que restrinja el acceso al aborto (100 mil al año). Es legal abortar durante todo el embarazo, aunque los médicos no lo llevan a cabo después de que se considere viable el feto (la Asociación Médica Canadiense establece en 20 semanas de gestación el momento en que el feto tiene la oportunidad de vivir fuera del útero), excepto por razones médicas graves. Así que si una mujer quiere abortar, en el momento que sea, puede hacerlo. Supongo que estos especialistas quieren ir por aquí como ya indica un comentarista.

  12. Muy bien post, Joan. Es efectivamente indignante… Ya ha habido muchos comentarios que dicen lo que quisera decir, así que no diré lo mismo. Es sencillamente monstruoso pedir una indemnización porque “no pude matar a mi hijo cuando aún era legal hacerlo, ahora ya no lo es y me toca joderme el resto de mi vida”. Como se dice en las redes sociales: WTF?

    Por cierto, se te pone voz de Gandalf el gris cuando dices eso de “nadie incapacitado para devolver la vida a los muertos tiene potestad para designar quién tiene y quién no tiene derecho a vivir”.

  13. Saludos hermano Maximiliano. No puede mostrarte la sonrisa pero la he tenido cuando he leído tus palabras respecto a Gandalf; tienes razón, ¿tiene la misma solemnidad? Gracias por comentar.

  14. ¡Dònde vamos a parar, con tonterìas como èsta.!

  15. Desgraciadamente no, él lo dice más poético y a ti te queda más reflexivo… vamos, como un Gandalf el gris que hubiera estudiado filosofía en navarra, no sé si me entiendes…

  16. Totalmente. Un saludo.

  17. […] el hombre no procede de un cambio sino de una generación, por lo que no caben interpretaciones ni se pueden exigir requisitos para señalar cuándo se empieza a ser humano –. Es importante insistir y remarcar, por tanto, que la dignidad ontológica, por el mero hecho […]

  18. […] superfluo que puede ser eliminado; pienso en el infanticida Kermit Gosnell, quien ha hecho realidad el sueño intelectual de los académicos Francesca Minerva (Universidad de Bolonia) y Alberto Giublini (Universidad de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s