Marruecos no es un vergel donde florece democracia y libertad

Publicado: 19 enero, 2012 en Política

Aunque Mohamed VI ha dejado de ser sagrado para ser inviolable en la nueva constitución en un claro intento de mostrar un modelo de transición hacia la democracia, Marruecos es aún, y no parece que vaya a cambiar en esta llamada primavera árabe, un régimen – monarquía constitucional – donde la dignidad y la libertad de la persona son pisoteadas con soberana reiteración para afirmar que es un “ejemplo a seguir”, a no ser que primen intereses estratégicos.  

Si Marruecos está “a la vanguardia del mundo árabe” es en la omnipotencia de su regente, en cuyo jardín florecen majestuosos brotes verdes, pues controla la mayor parte del sector económico del país mediante holdings privados y atesora una nada despreciable fortuna que supera los 2.000 millones de dólares según la revista Forbes. Entre tanto, y aunque el parlamento marroquí se amplíe en lo físico la sociedad se halla en las postrimerías del desarrollo tal y como evalúa el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), padeciendo agresiones y falta de libertad de expresión – lo que denota la presencia de totalitarismo – y, en el caso de la mujer, la constante existencia de bodas con niñasuna de cada diez – evidencia que la mujer no recibe la misma consideración que el hombre.

Sin embargo, la diplomacia es capaz vendernos a Marruecos como un vergel donde florecen los primeros brotes de la democracia y la libertad y nosotros de creérnoslo.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s