El periodista y el camarero

Publicado: 15 enero, 2012 en Cine, Pensamiento

Rehuimos la monserga del sacerdote al mismo tiempo que leemos la prensa, escuchamos los telediarios y atendemos la opinión ajena con el cerebro aparcado. Sin querer somos sumisos, sin buscarlo somos lacayos. ¿Tenemos principios o nuestros principios son construidos desde fuera? Es posible que intentemos responder a las grandes preguntas pero al mismo tiempo nos encontramos sumidos en la sociedad sin respetar demasiado nuestras convicciones, pervirtiendo todo valor moral en beneficio de lo políticamente correcto, es decir, de lo intrascendente, vacuo y contingente. Somos, pues, autómatas de lo superficial, de la más terrible frivolidad a causa del imperativo laicista que nos lleva a eludir el propio sentido.

Que el hombre es libre quiere decir, sencillamente, que tiene que elegir lo mejor, y lo mejor, desde luego, no se encuentra entregado al arbitrio. Lo mayor a lo que tiende el hombre es a ser, y que seamos no viene determinado por el instinto sino que es tarea a realizar. La perfección del ser se alcanza mediante el obrar. Dice Ortega y Gasset, con inteligencia, que “si quieres realmente ser, tienes necesariamente que adoptar una muy determinada forma de vida. Ahora: tú puedes, si quieres, no adoptarla y decidir ser otra cosa que lo que tienes que ser. Mas entonces, sábelo, te quedas sin ser nada, porque, no puedes ser verdaderamente sino el que tienes que ser, tu auténtico ser” (El tema de nuestro tiempo).

Sé lo que tienes que ser y no te dejes llevar por aquellos que niegan tu dignidad, tu trascendencia, tu sentido. Ten convicciones firmes y principios indomables. Entonces podrás volar alto con los pies bien sujetos a la realidad. No renuncies a ser, ni depongas tus principios en beneficio de la retórica insustancial, de la soberanía de la circunstancia y de la autocracia del relativismo. Sé lo que tienes que ser, que no se reduce a ser ciudadano sumiso y lacayo. Defiende siempre la dignidad de la persona y su libertad, la existencia de la verdad, la capacidad de obrar el bien común y la realización del hombre en vistas a su perfección, en la que se halla la felicidad.    

¿Democracia? Huye antes de nada de la demagogia, de la ideología, del fanatismo mesiánico. Rechaza todo aquello que no responda o paralice las grandes cuestiones existenciales. Quien deniega el valor absoluto del hombre termina por inferir en ti un valor utilitario, te cosifica, te esclaviza. ¿El Estado? La sociedad está hecha por seres humanos; el hombre es lo más importante. Si el Estado no defiende y potencia las capacidades de la persona es necesario repensar el funcionamiento del sistema. Las personas, tú y yo, podemos modificar la situación de la realidad, podemos poner la dignidad del hombre en el primer escalafón de la pirámide; y no sólo podemos sino que si queremos lo haremos realidad. No estamos solos, contamos con Dios.  

Es inaceptable la cosificación de la persona y su deshumanización. ¿No nos gusta la realidad? ¿No nos gusta sentirnos como anélidos? Entonces es necesaria la defensa de la verdad y coraje moral; es necesario tener valentía en las propias convicciones. No es indigno creer en Dios, es indigno vivir como una ameba; no es un insulto a la inteligencia amar a Dios, es un insulto a la inteligencia negarse a ser lo que uno debe ser. ¡Defender la verdad! Es tan importante defender la verdad – y el bien –, pues ella nos libera del dominio de la opinión y de su tiranía.    

Anuncios
comentarios
  1. Lucho dice:

    ¿y que hacemos?.Es la cuestión más difícil. ¿Qué acciones concretas efectuamos?. Buen artículo para la reflexión.

  2. Saludos Lucho, gracias por comentar. Evidentemente ser lo que debemos ser está inscrito en el corazón del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s