Hablemos sobre la verdad del hombre (I)

Publicado: 11 diciembre, 2011 en Pensamiento

Aristóteles afirma en el comienzo de su Metafísica que todos los hombres desean por naturaleza saber. El interés por una certeza absoluta se muestra indispensable en el espíritu humano para el bien vivir bajo la comprensión de sí mismo y del mundo. Así, la búsqueda de la evidencia resulta inexcusable, pues la verdad debe ser reconocida por el entendimiento. De este modo el pensamiento moderno absolutizará como fundamento de la verdad la certeza matemática: sólo lo que conozco clara y distintamente es verdadero.

Es evidente que sobre el cómo del hombre y del mundo basta y no cabe otro método que el científico, es decir, no es necesario el apoyo de ninguna autoridad, tampoco de la Sagrada Escritura, la cual se ocupa de cuestiones mayores: el qué del hombre y del mundo, respecto de lo cual la ciencia bien poco puede afirmar. Ante este estado en el cual el método científico se circunscribe a un determinado ámbito de la realidad, cómo puede el hombre avanzar en su devenir existencial con paso firme hacia la verdad.

La historia de la humanidad evidencia que el conocimiento humano por sí es incapaz de responder con claridad acerca del ser del hombre, del mundo y de Dios sin caer en opiniones falsas, en datos inciertos y en el falso testimonio de autoridades. ¿Se debe afirmar entonces que no hay verdad alguna más allá de las certezas de las ciencias humanas por la limitación del entendimiento humano? Cabe cualquier respuesta, sin embargo seguirá vigente y necesaria la cuestión sobre el qué del hombre pues en ella está en juego el devenir de éste.

Así, llegamos al punto que el ser del hombre –su propósito y sentido y su finalidad devenir – no se deduce a partir del conocimiento claro y distinto del cómo es el ser humano. El cómo es el hombre nada dice sobre el ser del hombre. Ante esta coyuntura, que atrapa al entendimiento humano en un callejón sin salida, ¿cabe quizá como única salida y respuesta necesaria, por verdadera, para el devenir del hombre que Dios, suma verdad, es la seguridad clara y distinta de la razón?

Anuncios
comentarios
  1. Sandro dice:

    No. No queda. No saber una respuesta sólo significa que no sabemos la respuesta, no que haya un ser invisible y todopoderoso que nos juzgue por nuestros actos morales.
    No hay que buscar evidencia empírica, sólo lógica básica.

  2. Saludos Sandro. Y cuál es esa lógica básica, ¿es quizá el escepticismo? No saber la respuesta y no querer saberla, ante ello, ¿la perpetua duda radical? Quizá con la segunda entrada lo entiendas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s