¿Te puedes cansar de vivir?

Publicado: 8 diciembre, 2011 en Modos de vida

                              

Se duplica el número de suicidios en Grecia desde el comienzo de la crisis financiera en el país, pasando de una tasa del 2,8 a 6 casos por cada 100.000 habitantes. La desaparición de cientos de miles de pequeñas y medianas empresas, los recortes salariales y el desempleo menoscaban la autoestima de una población que no vislumbra destellos de esperanza en el futuro. Según el estudio de ‘The Lancet’ el aumento del suicidio es un fenómeno que se generaliza en muchos países de la Unión Europea, si bien Grecia encabeza la lista hasta el extremo de que el número de suicidios dibuja una trayectoria similar a la curva del paro.

¿Tan desesperada puede verse una persona que decida quitarse la vida? Antes de ofrecer una respuesta es necesario pensar qué es la vida. Por lo pronto, el sentido común y la experiencia nos muestran que se trata de la realidad más radical, pues es en ella que cobran significado el sentido y la finalidad, y es por ella que percibimos y vivimos, valga la redundancia, el mundo. La vida, en efecto, es lo más primordial de cada ser humano pues a través de ella forma su personalidad y su proyecto existencial.

¿Cómo se explica que alguien se canse de vivir? Batallar de continuo contra las adversidades no es tarea fácil de afrontar, sobre todo para aquellas psiques que no aprecian el marco unitario, biográfico y trascendental de la existencia humana. Ante los infortunios graves, serios y funestos que padece una gran parte de la población europea, por ejemplo los algo más de 5 millones de personas desempleadas en España, es necesario valorar con juicio los aspectos negativos y positivos para ponderar con equidad la importancia y la grandeza de la vida.

La desesperanza invita a la dejadez existencial y a la aceptación del sinsentido como fundamento de la propia vida. Ante esta aciaga y desmoralizada postura se comprende que muchos hinquen las rodillas y desechen la realización de su proyecto personal. ¿Cómo se puede superar este estado de desilusión que conduce al desmoronamiento del hombre? Ante todo, es preciso redescubrir que la vida es la realidad más radical, que la vida es un proyecto dotado de sentido y que la vida, objetivamente, es el bien mayor del hombre por lo que no cabe ponerlo en juego por ningún otro ni gastarla por percance alguno. Es menester una actitud de despego de los bienes materiales, vivir en ese eterno presente, ascético, sin temor a las adversidades.

El suicidio no es más que la incapacidad de la persona de controlar y hacer frente a los acontecimientos. El suicida es alguien que se ha adaptado a las miserias mundanas, que vive en el tiempo y no en el eterno presente.

Fuente: ‘Público’, ‘ABC’ y ‘La Vanguardia’.

Anuncios
comentarios
  1. Fran V. dice:

    El único responsable de esto es el capitalismo salvaje del que se alimentan determinadas hienas.

  2. Alku dice:

    Muchas personas que se suicidan lo hacen porque padecen de una enfermedad mental llamada depresión.

    Su visión de la vida y de su futuro es terriblemente negativa y no es concordante con la realidad.

    Es una enfermedad, el suicida no ve otra salida que matarse.

    No se si vale un juzgamiento moral sobre una enfermedad mental.

    Si valdría ese juicio en una persona no depresiva que decide matarse estando en uso de sus facultades mentales.ç

    Afortunadamente se puede tratar la depresión en muchos casos con terapia y psicofármacos, generalmente inhibidores de la recaptación de la serotonina.

    Las grandes crisis económicas producen mucho estres que puede desencadenar en algunas personas predispuestas una fuerte depresión.

    Alku

  3. Fr. Maximiliano (Lukas Romero) dice:

    Alku, una pequeña aclaración para tu comentario: el que padece depresión tiene libertad para decidir sus actos. Yo tuve una, y no leve, así que sé de lo que hablo. La depresión no es una enfermedad que impida a la persona razonar, no le inhibe de la realidad como lo hace una paranoia o una esquizofrenia. Es cierto que influye sobre la interpretación de la realidad que hace la persona (bien lo sé), pero ésta, incluso condicionada por su enfermedad, sigue siendo libre para decidir si acaba con su vida o no.
    Por tanto: incluso si la mayoría de suicidios de Grecia fuese por culpa de depresiones desencadenadas por la situación económica (algo que de todas maneras no has demostrado), eso no quitaría valor al comentario de Joan. El depresivo puede darse cuenta de por qué ha caído donde ha caído. La persona que tiene depresión también puede decirse a sí misma: “Espera, es una estupidez suicidarse porque las cosas me vayan mal económicamente”. A lo mejor no tiene tanta claridad o tanta fuerza de voluntad como alguien psíquicamente sano, pero puede hacerlo.

    Maximiliano

  4. Sugel dice:

    Uno de los antecedentes importantes del existencialismo es el novelista ruso Fyodor Dostoyevski. En muchas de sus llamadas “novelas de ideas”, Dostoyevski nos presenta imágenes de gente en situaciones extremas, en un mundo carente de valores y en el que esta gente tiene que decidir cómo actuar sin más guía que su propia conciencia. Tal vez una de sus obras más emblemáticas en este sentido sean las Memorias del subsuelo . Ahí, Dostoyevski es escéptico acerca del poder de la razón para guiarnos en la vida, su posición es de rebelión en contra del racionalismo .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s