Hay que formar personas no ciudadanos

Publicado: 12 noviembre, 2011 en Educación

Hace gala de una notable sinrazón quien dice que el fin de la enseñanza es formar ciudadanos, eso sí, en valores. ¿Ciudadano? No hay mejor término que éste para esconder la idea de obrero para la colmena. Ciudadanos capaces de girar a la derecha o a la izquierda cuando se les indique, como auténticos especialistas. Es lamentable que se permita olvidar que la realidad del individuo es mucho más profunda y extensa que la de ser un objeto para la sociedad, que el fin de la persona es alcanzar la plenitud mediante el desarrollo de la libertad. Es escalofriante que se encuentre tan asimilada la idea de que el fin del hombre es ser un útil para la sociedad, para el Estado. Es hiriente que la escuela sea hoy – y ya hace mucho tiempo – más bien una fábrica donde se dispone al niño a aprender una especialidad para ejercer el día de mañana. Desde luego, nunca el fin de la humanidad había estado tan supeditado al peso de la ideología.   

El futuro de la enseñanza pasa por recobrar el auténtico valor de cada persona, que va más allá de la de ser un buen ciudadano que cumpla con lo cometido. El hombre, es una evidencia inapelable, mediante el ejercicio de la libertad busca encontrar en el conjunto de sus acciones esa unidad que confiere la plenitud del ser. Las distintas disciplinas del saber deben ayudar al hombre a reunir todas las certezas posibles para resolver sus ‘por qué’, y no más bien la ser, como ahora, meros indicadores descontextualizados entre sí, que sólo brindan múltiples ‘cómo’ y convierten al hombre en un mero especialista desconocedor de su verdadero fin, que no es precisamente la de ser un medio para la sociedad.  

 El fin del hombre se encuentra maniatado por la ideología político-económica que dicta hoy el devenir de la sociedad. Cada niño, cada hombre, no puede ser tratado como un medio para, como un apéndice del Estado. El fin del hombre es ser lo que debe ser, y no me cansaré de repetirlo. Lo dicho anteriormente es una exigencia ontológica, pues es inseparable a la verdadera felicidad de la persona: el hombre, mediante la realización de su libertad, mediante la resolución de sus ‘por qué’, halla la plenitud existencial. Hacer descubrir esta realidad y guiar es tarea de la enseñanza. Al mismo tiempo, la tarea de la enseñanza es hacer descubrir que el bien humano es, sobre todo, un bien común – aunque de esto ya hemos hablado –.   

Anuncios
comentarios
  1. Sigfrid dice:

    Totalmente de acuerdo con lo que dices sobre la educación. Ciudadanos es lo que quiere la ideología y no personas, amantes y pensantes capaces de permanecer en la verdad.

  2. Saludos Sigfrid. Gracias por comentar.

  3. Claudio dice:

    ¿Qué tipo de sociedad humana queremos constituir en un mundo complejo que parece dirigirse por cánones económicos? Mientras burócratas de aquí y de allí conducen las riendas político-económicas de los diferentes estados, millones de personas, con nombre y apellido, deambulan por las calles y desarrollan su existencia, de un modo u otro, aceptando la realidad tal y como procede. Una realidad que desconocemos si es tal, pero que es la propia porque así nos la han implantado en la mente a base de llenar de soflamas nuestra ignorancia.

    Nunca como hoy el hombre ha tenido tantas posibilidades de comunicación, de información; sin embargo, nunca ha estado tan solo ante sus demonios. La persona del siglo XXI, rodeada de aparatos tecnológicos, deja de ejercitar el pensamiento subyugándose al dictamen de los poderes económicos e ideológicos. El hombre, una vez abandona la contemplación del universo en el que habita y del cosmos que hay dentro de él se convierte en ese pasivo títere que se mueve al son de voluntades ajenas. Este próximo 20N volverán a movilizarnos y volveremos a colocar la papeleta en la urna para después ser callados mientras nos narran que sucede en el mundo. El hombre necesita que se le enseñe a pensar si no se pone a pensar por él mismo.

  4. Saludos Claudio.

    Interesante lo que dices, hay que pararse a pensar, es muy importante. Gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s