Por una educación más allá de la ideología y del tecnicismo

Publicado: 10 octubre, 2011 en Cultura, Educación, Universidad

Es obvio, y no por que lo afirme Aristóteles en el libro de Metafísica, que todos los hombres desean por naturaleza saber; que nadie quiere permanecer en la duda, en el error o en la mentira. No obstante,la Universidad, desde hace tiempo, viene más preocupada por preparar profesionales que por formar personas dotadas de una cultura lo suficiente amplia para permitir que el hombre alcance a responder sus por qués. Hoy, los jóvenes estudiantes, a posteriori los nuevos profesionales en los respectivos campos, son auténticos sabios en su materia, capaces de responder a cualquier cómo, pero mantienen una preocupante desorientación a la hora de ocuparse de los por qué.

La escuela, el primer paso para acceder a la noble institución universitaria, es presa de la ideología, de cualquiera. Esta coyuntura, sumada al tecnicismo atroz de la enseñanza académica, genera estudiantes, universitarios y profesionales de nivel medio de una extrema tosquedad intelectual. Sí, son capaces de ejercer en su ámbito con absoluta destreza, pero muestran y exhiben una rudeza cultural sin parangón, ya que no poseen, en palabras de Ortega y Gasset, el sistema vital de ideas sobre el mundo y el hombre.

Es evidente que se necesitan auténticos profesionales, auténticos profesores, que ya en la escuela formen a los barbilampiños de tal manera que su entendimiento pueda trascender más allá del campo especifico del tecnicismo de una u otra profesión, para así poder desarrollar la mayor de las actividades humanas: alcanzar un pleno y correcto desarrollo de la propia existencia para alcanzar la plenitud vital. Para poder vivir es necesario ser culto, tener las herramientas necesarias para no comportarse como una acémila, como aquel profesional experto en su campo pero ignorante de lo que escapa de éste.

El espacialismo al que conduce hoy la vida académica es una auténtica aberración, pues no construye personas sino obreros aptos para desempeñar una misión en la colmena, pero sin la capacidad para analizar qué es la colmena y, menos aún, quién es ese ‘yo’ personal. La escuela y, sobre todo, la universidad, debe ayudar a construir personas deseosas de buscar el por qué, de abrazar la verdad y la felicidad – que nada tienen que ver con el estar sino con el ser –. En el fondo, la esencia dela Universidadno es otra que ayudar al hombre a vivir del mejor modo posible – y en cierto modo, a saber bien morir –.

No olvidemos que el saber tiene que ver con la verdad y no con el hacer, de lo contrario carecería de sentido.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s