¿Alternativas para una vida insertada en la verdad?

Publicado: 11 julio, 2011 en Modos de vida, Política

            

Quien pretenda una vida coherente deberá mostrarse riguroso con la cuestión de la verdad y nunca vivir al margen de ella. Quien desee limitarse a la movilidad sin sentido que ofrece el simple sobrevivir le bastará con abrazar el relativismo tan en auge en nuestros días. Es suficiente con seguir en Twitter qué se dice desde las cuentas oficiales de los dos principales partidos políticos españoles para cerciorarse de la inmoralidad y el pragmatismo del que hacen gala. Quien quiera vivir en conveniencia con la verdad no puede alojar su ser ni su obrar en ninguna de las dos opciones, pues ambas son dos “de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil. Ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral (Ortega y Gasset, La rebelión de las masas, 102).

Desde luego, encontramos en la política de partidos actos meritorios y dignos de destacar. No obstante, el fin último que persiguen es insuficiente, al menos para aquella persona que busca hallarse en la verdad del mismo modo que en la virtud. Todo partido político opera para vencer en las elecciones y trabaja para ello al margen de la verdad, sin tener presente u obviando que es en la verdad cuando la vida adquiere su sentido y plenitud. Y es obvio que todo pensamiento que no esté en la verdad estará en el error y, consecuentemente, todo acto humano será erróneo, con lo que la vida del hombre no responderá a su propio fin ontológico. Es evidente que nadie obrará con virtud ni estará, en consecuencia, en la verdad si no conoce quién es el hombre y cuál es su fin existencial; y esta cuestión no puede estar desligada de la política, en cuanto atañe a la vida misma, al ser o no-ser.

En el desarrollo biográfico de la vida de cada sujeto la verdad nunca puede restar en suspenso; nunca ningún medio ni ningún fin se justifican si no reside en el bien y en la verdad.    

Anuncios
comentarios
  1. Verdad, sentido común y un poco de olfato: ¿Por qué no se aceptaron (y se aceptan) estas actuaciones?
    -sueldos de los asesores bancarios
    -sueldos de los futbolistas
    -venta de armas países pobres o conflictivos
    -jubilaciones a los 50 y pocos años
    -gratuidad total de la enseñanza y la sanidad
    -multiplicación de oficinas bancarias
    -bis de piscinas e instalaciones municipales
    -estatalismo que controla toda la actividad cultural y lleva a la asfixia de las sociedades intermedias.
    Firmado: Carlos Palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s