Heterosexual pero no anticuado

Publicado: 6 julio, 2011 en Sexualidad

Circula la campaña Straight but not narrow – que podría traducirse al castellano como heterosexual pero no anticuado – cuyo objeto es llegar a todos los jóvenes a los que se considera homófobos para hablarles de la normalidad que debería existir entre las personas, al margen de su orientación sexual y, al mismo tiempo, dejar claro que hay chicos a quienes les gustan los chicos.

Imagino que cuando dicen normalidad quieren expresar respeto. Desde luego, todo ser humano por el simple hecho de ser persona merece ser tratado con la dignidad ontológica que posee. Ahora bien, la pretensión de equiparar la heterosexualidad con la homosexualidad, entendida ésta como otra tendencia sexual más, es un intento evidente de conformar la conciencia de las personas en el relativismo, y esto es éticamente reprobable ya que se opone a la verdad del hombre, que descubrimos mediante la recta razón y, de manera más completa, mediante la Revelación. No obstante, sólo por la primera ley universal se entiende que el hombre y la mujer están llamados a la complementariedad.

Es importante insistir en que todas las personas, al margen de su obrar, poseen una misma dignidad. Esto no significa que todos los actos del hombre sean buenos, tampoco lo son por muy aceptados o consensuados que estén – siempre señalo que el hecho de que muchas personas compartan un mismo vicio no convierte a éste en una virtud –. También es importante aclara la distinción entre tendencia – instintiva – y conducta – regido por la inteligencia y la voluntad –. Respecto a la homosexualidad ésta no es éticamente reprobable si no se ejerce; es decir, la persona no es responsable de sus tendencias homosexuales, pero si de mantener relaciones homosexuales – tenemos buen ejemplo de ello en la figura de Ludwig Wittgenstein quien comprendió que la homosexualidad era su cruz, y una cruz que le hizo caer no una sino varias veces, pero siempre con el empeño de superarse a sí mismo porque en ello iba su existencia –.

Así, uno siempre tiene que batallar en defensa de la dignidad de las personas, sean estas homosexuales o no; pero nunca se puede aceptar por correcto lo que no lo es moralmente.   

Anuncios
comentarios
  1. Laia Gómez dice:

    ¿Si la heterosexualidad es anticuada, la homosexualidad es una moda? Buen escrito, las personas deben ser respetadas, pero no así todos los actos.

  2. Saludos Laia, gracias por comentar.

  3. Selims dice:

    Un día tendrás que explicar a quién hace daño expresar de forma física el amor homosexual. Y entonces te verás en un problema divertido para considerarlo “inmoral”.

    ¿O acaso es lo único inmoral que no hace daño a absolutamente nadie?

  4. Saludos Selims.

    La homosexualidad no es el único acto moralmente malo. Existen muchos actos moralmente negativos, como la ignorancia y el rechazo al saber…

    ¿Consideras que la práctica de la homosexualidad no es un acto desordenado de la persona a la cual daña?

  5. Daniel N dice:

    Un matiz , narrow es sinonimo de estrecho o estrecho de miras, lo opuesto a open minded, nada que ver con una actitud anticuada o moderna.

  6. Sigfrid dice:

    Muy cierto, Joan. ¿Si venden la heterosexualidad como estrechez de miras, ñoñería o un estilo de vida anticuado; la homosexualidad es una moda y por tanto pasajera? Si esta campaña toma el debate por aquí cae en una tremenda fribolidad. A nivel ético lo que planteas es correcto, como en otras entradas al respecto, Joan.

  7. Dani dice:

    Hola. Posiblemente soy un ejemplo, como persona con tendencia homosexual, para explicar que se puede vivir batallando para evitar estas tendencias – como puede hacer otra persona con su vicio -. Soy una persona católica, pero antes ya batallaba para ser feliz conmigo mismo y con Cristo he encontrado mayor fuerza y sentido para ello. Muy buen blog Joan.

  8. Saludos Dani. Muchas gracias por comentar.

  9. Cayetano Ripoll dice:

    Esto si es interesante (no entiendo porque Selims ha dejado de intervenir). Yo no entiendo por qué “la práctica de la homosexualidad” es un acto “desordenado” ni entiendo de que manera una relación homosexual consentida entre dos adultos puede “dañar” a “la persona”.

  10. Saludos Cayetano. Por tal razón entiendes que es lo mismo vivir de un modo que de otro, vivir de modo heterosexual que de modo homosexual.

  11. Cayetano Ripoll dice:

    No se vive de modo homosexual o de modo heterosexual. Simplemente se vive, las preferencias sexuales son un factor más que matiza nuestra vida. Sigo sin entender por qué la “práctica homosexual” es un acto “desordenado” y de que modo puede “dañar” a “la persona” en una medida diferente en que lo haría la “práctica heterosexual”.

  12. Selims dice:

    No intervine por que no me di cuenta de que había respondido. Ahora sí intervengo:
    Desordenado, concedido: va contra natura. La naturaleza establece que las relaciones sexuales han de ser entre macho y hembra. También va contra natura cuidar de los discapacitados.
    Por otro lado, no me intentes colar lo de “Daña”. ¿En qué daña a quien lo tiene?
    Es más ¿Puedes decir que ese hipotético daño es superior al daño que produce una vida entera teniendo que reprimir y evitar exteriorizar lo que realmente sientes?¿Es un daño superior al autodesprecio y la culpa constantes?

    Ves cómo tenía razón al decirte que te meterías en un aprieto?

  13. Amaru dice:

    Con qué dignidad ontológica tratas a un musulman, ah; que dignidad ontológica merece un homosexual, un inmigrante,la puta, el indio, el barbaro; igual a la de un perro, un mounstro contra natura que no encaja en tu consciencia? No dejas de desparramar odio. Y resentimiento. Si eso es tu Dios no queda mas que hacerle la guerra

  14. Cayetano Ripoll dice:

    Respuesta a Selims:

    No te recriminaba no intervenir, sólo me parecía extraño. Y, ahora, unas objeciones:

    Para definir algo como “contra natura” primero habría que definir las propiedades de “natura”. Para mi, el único modo factible de definir “natura” es la observación, de modo, que todo lo que se da y puede ser descrito en la naturaleza es natural. Es conocido que dentro del comportamiento sexual animal se da el comportamiento homosexual y este ha sido descrito perfectamente en numerosas especies, por lo tanto puede ser calificado, sin ambages, de natural.

    En cuanto a desordenado, si es una calificación moral, no me parece muy precisa, requeriría también de la descripción del sistema de referencia con respecto al que es o no ordenado este comportamiento ya que, al no causar daños o perjuicios a terceros, no podemos calificarlo por sus efectos objetivos sobre el grupo sino solo por el efecto subjetivo que tenga la opinión del grupo respecto al comportamiento y sus consecuencias.

  15. Todas las personas merecen dignidad por su naturaleza ontológica, que es la de persona humana. Lo que no merece respeto son los actos moralmente malos. Gracias por comentar, Amaru.

  16. Selims dice:

    Y sigues sin explicar por qué esos actos son “moralmente malos”. Te has metido en un callejón sin salida y has esquivado de una forma paupérrima mis preguntas.
    Ripoll, nunca hablé de ningún componente moral en “desordenado”. Nada puede ser “moralmente ordenado.” Hablo de naturaleza y selección natural, y en eso es cierto que lo natural -hablando de la selección natural- es una relación que prolongue la herencia genética. Pero eso no tiene ninguna connotación moral, y me suscribo a tu opinión de que es el daño realizado lo que debe calificar los actos de morales o inmorales. Me gustaría saber qué criterio utiliza el administrador de este blog.

  17. Interesantes los comentarios. Muy buena retórica Joan.
    Me gustaría aportar lo siguiente:
    La Moral no es opinable, como tampoco es opinable sobre lo que es un hombre o una mujer, o lo que es un animal o vegetal (alguna aportación puso al mismo nivel a los seres humanos y a los casos de homosexualidad animal, precisamente eso es, casos de homosexualidad animal, nada que ver con la razón, la dignidad y la libertad del ser humano).
    La Moral es conjunto de reglas, prohibiciones y mandatos que se proponen, sirven para custodiar la libertad. Es por eso que cuando se va en contra de lo natural se dice que existe un desorden en la moral (ya que se es dominado por pasiones, ideas, emociones o sentimientos, etc). La moral precisamente custodia que el ser humano no caiga en errores (ya cada quien en su conciencia meditara su aportación) por eso la moral es clara y objetiva en sus reglas, quien no las conoce claramente caerá en un desorden.
    Ahora este desorden no es propio únicamente de los homosexuales y para las personas de Fe siguen siendo hijos de Dios (por el comentario discriminatorio sobre la religión de Amaru), la moral precisamente condena a los que no tratan con dignidad a la persona con (o al menos en la lucha por no tenerlos) o sin desordenes. En este punto cabe recalcar o recordar que la religión es, además, el trato íntimo de la persona con Dios, así que el blasfemar no ayudará mucho a aclarar los sentimientos o las cuestiones internas.
    En el caso referente a la represión, fue una teoría muy utilizada por una metodología psicológica donde se creía que el daño emocional de las personas únicamente venía del inconsciente (grave error antropológico), sin tomar en cuenta la consciencia, la voluntad y el intelecto, básicamente se tomó en cuenta solo una parte del ser humano para crear esta teoría. Años después se descarta por los colegios de psiquiatría como metodología apropiada para tratar las enfermedades mentales.
    La represión no es un tema únicamente de los homosexuales, vale aclarar, no por ser homosexual o “salir del closet” va a dejar de existir la represión emocional, ese es un tema muy diferente que tiene que ver con la identidad desarrollada en los primeros 3 años de vida y de la maduración de las etapas sensitivas (Desde la familia).
    Como se puede ver, al menos desde mi opinión, se está justificando o racionalizando un estilo de vida con temas que no tienes que ver con la homosexualidad.
    Es poco ético, promocionar el estilo de vida que no siempre lleva al camino de la verdad y aunque se debe respetar la libertad de elección, esa intimidad se queda en casa. Mientras tanto el hombre es hombre y la mujer mujer, y la naturaleza creadora (biológica), complementaria y caritativa no tiene que ver con opiniones, sino en lo que son.
    Saludos a todos.
    Atte. Edgar.

  18. Saludos Edgar.

    Cierto, la moral no es opinable. Sin embargo, no coincido en fundamentar la moral en el consenso ni la consideración de que se trata de una regla o conjunto de prohibiciones y mandatos. El hombre es un ser abierto a la verdad y al bien a los que tiende de manera natural. Los actos humanos – que deben distinguirse de los actos del hombre – son morales en cuanto que el sujeto es responsable y puede responder de ellos; es decir, los actos voluntarios de cada persona son susceptibles de un juicio ético. En este sentido el bien – la moral – no es una realidad consensuada, sino que su naturaleza ontológica es descubierta por la inteligencia y presentada a la voluntad para que ésta lo alcance. En este sentido hemos de decir que el bien es objetivo y no una norma que los hombres se inventen e impongan. El bien en última instancia está fundamentado en el Ser. Y sí tienes razón, pues quien no obra según el bien que persigue su propia naturaleza ontológica de persona humana vive en el error y en el desorden.

    Muchas gracias por comentar.

  19. Selims dice:

    ” quien no obra según el bien que persigue su propia naturaleza ontológica de persona humana vive en el error y en el desorden.”

    Esa es tu justificación para decir que los actos homosexuales son reprochables a pesar de no hacer daño a nadie? Que no seguir tu naturaleza ontológica es vivir en el error, a pesar de que te haga feliz?

  20. Cayetano Ripoll dice:

    Señor Mora, los Seres Humanos somos animales, el hecho de que nuestra superencefalización creara las condiciones adecuadas para el surgimiento de “comportamientos emergentes” no nos quita ni un ápice de nuestra animalidad. Las características que tradicionalmente se han asignado al ser humano, algunas de las cuales han sido observadas recientemente en chimpancés, responden simplemente a una cuestión de cantidad: La extensión y complicación de nuestra substancia gris, por la mera acumulación de nodos, se comporta como es esperable (por ya observado en otros sistemas) según la teoría de “sistemas complejos”, emitiendo comportamientos nuevos, propios y nunca observados con anterioridad, no hay ningún misterio en ello.

    En cuanto a la opinabilidad de la Moral; si no fuera opinable sería reconocida por todos, todos los grupos humanos la admitirían como valida, no habría variado a lo largo de la historia y yo no estaría discrepando; es evidente que no es así.

    En cuanto a la intervención del señor Figuerola, sólo estoy de acuerdo en que “los actos son morales en cuanto a que el cuanto que el sujeto es responsable y puede responder de ellos … los actos voluntarios de cada persona son susceptibles de un juicio ético”. Pero estoy especialmente en desacuerdo con la distinción entre actos humanos y actos del hombre: El comportamiento “humano”, según mi modo de verlo, sólo se puede definir partiendo de los comportamientos de los “hombres” y, aun así, sólo obtendremos un modelo difuso e impreciso útil para el uso común pero inadecuado en cualquier ámbito que requiera precisión, vamos lo mismo que que ocurre con “mente”, “inteligencia” y constructos similares.

  21. Saludos Cayetano.

    La distinción entre “actos humanos” y “actos del hombre” es neta y evidente, es la distinción entre lo voluntario y lo involuntario. Así, por actos del hombre se entienden los actos – las acciones – que acontecen en el hombre, pero en las cuales éste no es ni se reconoce como su autor ya que no están sujetas a su voluntad, como puede ser el hecho de sentir hambre o el hecho de respirar. En cambio, por actos humanos se comprenden todas aquellas acciones en las que el hombre es responsable o es capaz de responder por ser su autor voluntario. Todas ellas están sujetas en consecuencia al juicio ético ya que en ellas opera la voluntad libre de la persona. Hemos de comprender y es necesario que se así que donde empieza lo voluntario – lo libre – empieza el terreno de lo moral.

    Muchas gracias por comentar.

  22. Cayetano Ripoll dice:

    No era evidente para mi, pero expresado en esos terminos, estoy de acuerdo en ese punto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s