Hungría molesta a la Unión Europea, a las feministas y a los relativistas que no consideran que la vida es fruto de un acto creador, libre y amoroso de Dios

Publicado: 26 junio, 2011 en Aborto

Cristianizar el mundo o mundializar la fe. Hungría, con un acervo cristiano importante, decidió el pasado 18 de abril que la nueva Constitución del país se funde “sobre los valores cristianos” consagrándose los valores de la vida, a la que hay que proteger desde el mismo momento de la concepción; y de la familia, entendida como la unión en matrimonio entre un hombre y una mujer. Sin embargo,la UE – y los lobbys feministas y laicistas – se lleva las manos a la cabeza y considera esta reafirmación del pueblo húngaro contraria al nihilismo y al relativismo que deben promocionar los países miembros.

Resulta que Europa no puede tener raíces ni estar fundamentada en el cristianismo. Europa debe promocionar y promover el relativismo e incluso algunos cristianos parecen convencidos de ellos. Pero no en Hungría, por gracia de Dios y voluntad y responsabilidad de los húngaros, a quienes se tacha de homófobos – por parte de quienes sienten heterofobia –, intolerantes – por parte de aquellos que niegan la existencia de la verdad y el bien moral – y fundamentalistas – por aquellos que no encuentran sentido a la existencia y que sólo pueden zozobrar por falta de una brújula que les marque el camino –. Pero los húngaros no sólo los tienen bien puestos sino que encima están bien posicionados pues, al parecer, no eluden aquellas cuestiones capitales de todo hombre y de toda mujer: quién soy y qué he de hacer para que mi vida goce de sentido.

Hay momentos en que la conciencia, limpia, habla directa y sin cortapisas. Instantes en los que uno, hablo por mí, tiene motivos serios para agachar las orejas y esperar que el verdugo le siegue la cabeza en el patíbulo. No sólo al abrir los diarios o al escuchar los partes, también en la calle misma se producen injusticias que claman al cielo. Es cierto, existen leyes injustas, gobiernos e instituciones injustas, pero, sobre todo, existen hombres y mujeres injustos cuya moral es fría y torcida. Somos – soy – pecadores. Pero no basta con reconocer el pecado sino que es necesario tener la disposición y la responsabilidad de reparar el bien que se deja de hacer, de actuar como Dios manda. La democracia europea está envenenada, pero en última instancia, lo peor, es que el hombre ha dejado de ser quien debe ser porque se ha puesto a disposición de intereses que nada tienen que ver con su fin trascendental, dando la espalda al verdadero Absoluto.

Vuelvo a Dostoievski. Si el Evangelio es el camino el autor ruso es el psicoanalista de nuestro tiempo. Basta abrir las páginas de Los demonios y El idiota para darse cuenta de hacia dónde estamos hiendo: injusticia contra el trabajador, injusticia contra el nonato, injusticia contra el propio hombre porque no queremos darnos cuenta, ciegos de nosotros, que la única realidad que salva el mundo es la majestuosa presencia redentora que se hace siempre nueva en el sacramento eucarístico. Sin embargo, muy a nuestro pesar tal vez, cedemos nuestra voluntad al peso funesto de las contingentes ideologías expuestas mediante el falso tinte de la pseudociencia, que de indistinto color son la esencia de nuestra hemiplejía moral; la septicemia de nuestra sociedad. ¿Tiempos oscuros? Quizá estamos mal acostumbrados esperando que sucedan milagros cuando Dios requiere para su plan el otro miembro de la ecuación, dela Alianza Nuevay Eterna: el hombre y la mujer.

Muchas veces he hablado de la ideología, la militancia a unas determinadas ideas que para nada son la verdad y el sentido último para el hombre, sino falsas rémoras que enfrentan a los hombres entre sí y les incapacita para colaborar en vistas al verdadero bien común que es que el ser humano alcance su perfección y plenitud fundamentada en ese acto creador, libre y amoroso de Dios sino que conduce hacia el suicidio colectivo. Los húngaros son todo un ejemplo a seguir de compromiso cristiano para con la humanidad. No sólo tienen una constitución con las raíces fundamentadas en el cristianismo sino que obran fundamentándose moralmente en la verdad del Absoluto que mediante un acto creador, libre y amoroso nos concede el ser a los hombres. Por esta razón defienden a ultranza la vida y luchan para evitar el asesinato de todo nonato, aunque esto pueda irritar, y mucho, a la UniónEuropeay al lobby de mujeres que no quieren ser madres y que no les importa que otras maten a sus hijos.  

Los húngaros reconocen y afirman que el ser humano no es un objeto a disposición del hombre ni de intereses ideológicos, jurídicos y económicos, sino que es en primera y última instancia fruto de un acto creador, libre y amoroso de Dios – por su naturaleza ontológica la persona participa de la perfección divina –. Todos los cristianos deberíamos reconocer y afirmar lo mismo.

Anuncios
comentarios
  1. Rodolfo Plata dice:

    LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA QUE ORIENTAN LA ETICA Y LA MORAL DEL CRISTIANISMO LAICO, SUPERAN LOS VALORES BÍBLICOS DE LA RELIGIÓN JUDEO CRISTIANA. El cristianismo se inició como un movimiento laico. La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega (cultivo de sí). Que tenía como propósito educar a la juventud en la “virtud” (desarrollo de la espiritualidad mediante la práctica continua de ejercicios espirituales, a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma, y alcanzar la trascendencia humana) y la “sabiduría” (cuidado de la verdad, mediante el estudio de la filosofía, la física y la política, a efecto de alcanzar la sociedad perfecta). El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo, ilustra lo que es la trascendencia humana y como alcanzarla. Y por su autentico valor propedéutico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar los fines últimos de la paideia griega siguiendo a Cristo. Meta que no se ha logrado debido a que la letrina moral del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo (cristianismo laico), separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su religión basura que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-

  2. Rodolfo, vas dejando el mismo rollete del “cristianismo se inició como un movimiento laico” en todos los blogs que puedes, ya lo he leido en varios. Rodolfo, qué pesao!! Llamar letrina moral a parte de la Biblia define tu nivel…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s