La necesaria defensa de la vida (I)

Publicado: 21 junio, 2011 en Aborto

“Si aceptamos que una madre pueda suprimir al fruto de su seno, ¿qué nos queda? El aborto es el principio que pone en peligro la paz en el mundo” (Madre Teresa de Calcuta). Muchas mujeres tienen problemas para hacer frente al nacimiento de un hijo, bien por falta de apoyo bien por temor a la pérdida de empleo. También existen los ejemplos, numerosos, de aquellas mujeres que no alcanzan a comprender el sentido trascendente del ser humano. A este relativismo contribuyen los partidos políticos mayoritarios en España, que incluyen el aborto en sus programas considerándolos al nivel del derecho.  

La vida, hoy más que nunca, se halla amenazada desde el momento mismo de la concepción y el telón de la muerte procurada y provocada persiste hasta el fin natural. Abortar no es un derecho – huelga decirlo a estas alturas después de tantas entradas escritas al respecto en Opus Prima – y atenta contra el proyecto mismo de Dios y del hombre de alcanzar su plenitud. La vida humana no puede entenderse de manera abstracta y como pura circunstancia. La vida del ser humano comienza, vuelvo a repetir, desde el momento mismo de la concepción. Desde ese preciso instante y a lo largo de la existencia de un sujeto concreto, todas sus células presentan los mismos cromosomas. Ese ser humano individual es el mismo cuando es cigoto que cuando es, Dios mediante, un vetusto anciano – el ADN es su DNI biológico –.

Abortar, por tanto, no es un derecho de la madre porque desde la fecundación existe un ser humano nuevo, con su propio sistema inmunológico. No hay un momento en el que se pasa de ser ‘algo’ a ser ‘humano’, sino que hay una vida humana desde la concepción que aspira, como este humilde servidor, a alcanzar la plenitud. El aborto procurado es un asesinato en cuanto que es la expulsión provocada de un ser humano nonato. La Congregación para la Doctrina de la Fe afirma en la Instrucción Donum Vitae que “el ser humano ha de ser respetado – como persona – desde el primer instante de su existencia” y añade que “la Iglesia por su parte, en el Concilio Vaticano II, ha propuesto nuevamente a nuestros contemporáneos su doctrina constante y cierta, según la cual “la vida ya concebida ha de ser salvaguardada con extremos cuidados desde el momento de la concepción. El aborto y el infanticidio son crímenes abominables” (Constitución Pastoral Gaudium Et Spes). Además, la Carta de los derechos de la familia, publicada por la Santa Sede subraya que “la vida humana ha de ser respetada y protegida de modo absoluto desde el momento de su concepción”.

El principio moral de la defensa y promoción de la vida existe siempre y en todo momento allí donde se da vida humana. Al ser humano, sea cigoto o sea un nonagenario, le corresponde la dignidad de ser persona aunque éste no sea capaz de salvaguardarla por sí mismo.

Anuncios
comentarios
  1. Cristina Bec dice:

    No hay nada que hipnotice mejor nuestra razón, ingenio y espíritu crítico y, en consecuencia, nuestra personalidad y la responsabilidad de nuestros actos que la ideología a la que se tiende a subordinar la existencia. El paso del tiempo atenúa las consecuencias padecidas durante el siglo XX por el desarrollo absoluto de las doctrinas políticas carentes de fundamentación en lo Absoluto. Si del Holocausto de Cristo nadie habla el cometido durante la segunda parte de la Gran Guerra es presa de la atracción turística. Hoy, entrados en el siglo XXI se produce con mayor permisividad y frecuencia el más vil crimen contra la humanidad: el aborto. Resulta cuando menos obsceno la presencia en nuestro paisaje cotidiano de clínicas abortivas cuando su resultado es el mismo que el de la cámara de gas en Auschwitz. Sin embargo, existen y convivimos con este crimen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s