Cuando a la evidencia se le llama xenofobia

Publicado: 9 mayo, 2011 en Islam, Política

Este vídeo forma parte de la campaña electoral del partido Plataforma per Catalunya que lidera el señor Josep Anglada. Para muchos este partido y este vídeo son xenófobos porque señalan que su primera preocupación son los nativos y después los inmigrantes. Desde luego no sé si la islamización de España, Europa y Occidente puede definirse de ‘pesadilla’, pues la sociedad es lo que quiere o puede ser. Sin embargo, el modo en que se produce la islamización si puede considerarse xenófoba; no obstante, preferimos ponernos una venda en los ojos o correr un tupido velo y considerar xenófobos a quienes nos advierten del integrismo de las comunidades musulmanas que se instalan en España (nido de relativistas y nihilistas), que suponen un verdadero peligro para la seguridad y la vida a pesar de lo que puedan considerar los tolerantes y nobles defensores del multiculturalismo.   

Hace pocos días descubrimos que el atentado del 11-S contra las Torres Gemelas de Nueva York se preparó en Tarragona (España). Este hecho no es casual. El 25% de las comunidades islámicas asentadas en Cataluña son radicales según los servicios de inteligencia (CNI), pero lo peor de todo es que este dato va en progresivo aumento, pues el salafismo – una de las corrientes más radicales dentro del Islam financiada por Arabia Saudí –, que promulga la no integración en la ‘corrupta’ sociedad occidental, controla cada vez a más comunidades musulmanas. De las 940 comunidades censadas en España las salafistas representan el 20%; en Cataluña hay 219 comunidades registradas y el 25% de ellas están vinculadas a movimientos extremistas. La Audiencia Nacional denegó recientemente la nacionalidad española a un seguidor del tabligh, otra corriente ortodoxa, porque su pertenencia a dicho movimiento probaba una falta de integración en la sociedad española así como el total desinterés para una futura integración en el tiempo.

El epicentro del salafismo se encuentra en Cataluña, desde donde se expande por el Ebro hacia el País Vasco y por el Mediterráneo hacia Castellón y Valencia. Una de sus particularidades es que dicha expansión no se realiza mediante la captación individual sino por la incorporación de comunidades musulmanas enteras. De hecho, las comunidades salafistas empiezan estableciendo contacto con otras comunidades que no lo son hasta que terminan por convertirlas. Pero los salafistas no son los únicos radicales en expansión, sino que el Tabligh también opera del mismo modo y la pugna entre ambas facciones por controlar nuevas comunidades genera conflictos violentos sobre todo cuando se intentan predicar entre ellos.

La población gerundense de Salt es uno de los principales feudos del salafismo desde el que se impulsa su expansión al resto de España. La actitud de su imán, Rachid Menda, y de Mohammed Attaouil, que en 2007 consiguió del Ayuntamiento socialista de Salt el permiso para abrir una asociación cultural que terminó por convertir en lugar de oración a pesar de la ilegalidad – genera malestar y tensión entre la población autóctona. Y es que no es para menos, pues esta corriente ortodoxa opera de igual modo que una tribu urbana, con sus propios cánones de conducta, con total omisión de las normas cívicas establecidas por la ley española y con el apoyo financiero de Arabia Saudí, cuna del salafismo.

 

¿Plataforma per Catalunya tiene un mensaje homófobo? Convendrán que es más peligroso y totalitario aquel individuo extranjero que no sólo obvia en conciencia las leyes de quien le acoge sino que además tiene las narices de preparar un atentado contra esa civilización que no acepta. Occidente quiso – quiere – democratizar el mundo islámico, pero no se da cuenta de la islamización que acontece en el enfermo occidente.   ¿Hasta cuándo aguantaremos más el integrismo islámico salafista que pretende establecer la Sharia en España y alcanzar el califato mundial mediante la Yihad? Cataluña, en especial la zona de Tarragona, se está convirtiendo en la antesala de lo que ya acontece en otros países de Europa bastante islamizados como son Francia, Reino Unido y Holanda.

 

Abramos los ojos antes de que sea tiempo de lamento. Dejémonos de ser tan amantes de la alianza de las civilizaciones y sin dejar de mirar al cielo cerciorémonos de pisar firme. Occidente tiene un tumor y no es otro que la falta de identidad. En España somos permisivos con quien tiene el gusto de ofender a Dios, incluso hacia aquellos que vierten su odio contra la Iglesiaquemando templos o titulan su obra Piss Christ. Pero los que vienen, los musulmanes, no entienden de esta tolerancia, porque ellos no creen en eso que llamamos democracia, ni en Estados de derecho y mucho menos en esa tan extensible libertad de expresión. Si alguien cree que el Islam y un Occidente enfermo – pero cristiano – son compatibles o no ha viajado en su vida o no conoce qué supone esa cosmovisión tan diametralmente opuesta a la cristiano-occidental. La única manera por la cual puede convivir un musulmán con un infiel es después de la aculturación: de la conversión o muerte del primero. Si el cristianismo es la religión del amor, el Islam es la religión de la conquista.  

 

No se confundan. Plataforma per Catalunya puede tener maneras totalitarias, pero desde luego el musulmán que viene a nuestra tierra no cree ni creerá en los derechos del hombre ni concibe al ser humano dotado de dignidad; él, por propia voluntad o por alienación, sólo cree en la Sharia, en la Yihad y en el califato mundial. Desde luego, Plataforma per Catalunya apunta una realidad de la que no podemos evadirnos y que bien señaló en su día el señor Pérez-Reverte: “Aquí respeta usted las reglas o se va a tomar por saco. Hace tiempo, los Reyes Católicos hicieron lo que su tiempo aconsejaba: el que no trague, fuera”. Perola Europa de hoy es tan idiota y pusilánime que será casi imposible reeditar aquella noble victoria del cristianismo contra los otomanos el 12 de septiembre de 1683, cuando 65.000 valientes vencieron, en el asedio de Viena, a una poderosa hueste de 200.000 musulmanes. Una fecha, aquella, que el Santo Padre Inocencio XI dedicó al Santísimo nombre de María en recuerdo y agradecimiento por la victoria del cristianismo sobre el Islam. Y digo que difícilmente se repetirá porque los musulmanes tienen razón de sentido mientras que los occidentales zozobramos en el océano del relativismo y del nihilismo más acusado.  

Anuncios
comentarios
  1. Cristina Bec dice:

    Hola Joan. Suscribo lo que dices. Ya basta de esconder la cabeza bajo tierra cual avestruz. He visto tu vídeo en Facebook y si me permites quiero compartirlo aquí. Una muestra más de la paz que transmite el Islam. “¡El horror!, ¡el horror!” que dice Kurtz en “El corazón de las tinieblas”.

    http://vodpod.com/watch/8331038-thai?u=milenio&c=milenio

  2. Mª Teresa dice:

    No sé si este vídeo es xenófobo, lo que si hace es abrir los ojos ante la realidad.

  3. Negro dice:

    De xenofobia nada de nada. Si molesta la verdad es otra cosa. Toalitarios si a caso los partidos que permiten que ETA esté dentro del Estado de derecho. Ya es hora de despertar, pero los españoles están adormecidos.

  4. Saludos Cristina. Desde luego no hay palabras para relatar la barbarie.

  5. luis dice:

    El problema de occidente y en concreto de España, es que ha perdido su identidad. Un diálogo en el que las dos partes, manteniendo su identidad, buscan la verdad, es un diálogo que da frutos, es más, no hay diálogo sin identidad en las dos partes. Hace unos meses Cameron hablaba del fracaso del multiculturalismo. Fracaso precisamente porque en busca de una pluralidad nos hemos olvidado de la propia identidad. En Europa, y en España, la solución no es enfrentar, sino recuperar la propia identidad cultural (lo que fastidia es que es evidentemente cristiana) y, partiendo de ella, ir al encuentro de otras realidades culturales. El Islam tiene también su trabajo por hacer. Si el cristianismo occidental es un gigante dormido, el Islam es un gigante con los pies de barro. Primero necesita unidad y después podrá dialogar.

  6. Saludos Luís.

    Muy de acuerdo con la argumentación que presentas. Occidente en conjunto ha perdido su identidad y la ha reemplazado por un contenido tan vacío como son el relativismo y el nihilismo. En frente, se encuentra con la llegada de la inmigración musulmana qué si sabe quién es y qué es lo que quiere.

    Cataluña en particular, que es la tierra donde he nacido, siempre ha sido un punto de llegada desde los griegos y romanos pasando ya en tiempos actuales a los andaluces en la década de 1960. Sin embargo la inmigración musulmana presenta una ideosincrasia que la hace diferente a las demás, y esta particularidad reside en la actitud deliberada de no integrarse a Occidente. A partir de esta actitud, desde luego es imposible que puedan establecerse puentes de diálogo.

    Pero el problema mayor es que ante una actitud firme de las personas que profesan el Islam la falta de identidad y, consecuentemente, de arraigo a unos principios del occidental llevan a una irremediable tolerancia hacia el modo de vida diametralmente opuesto que es el Islam. Una tolerancia que repercutirá – ya repercute – en una evidente aculturación. El fenómeno de aculturación siempre se produce: cuando topan dos culturas una termina por subordinar a la otra (basta con repasar la historia de la humanidad).

    Gracias por comentar.

  7. laka dice:

    España hace muchos años no estaba llena de moros, de musulmanes, no existian acaso distintos reinos con gran población proveniente de africa, musulmanes, islamicos?. La identidad no es algo fijo, no es una escencia, se construye y reconstruye paulatinamente por el transcurrir del tiempo. España debe de tener mucho ya de arabe.

  8. luis dice:

    no estoy de acuerdo.

    ad primum dicendum quod. Históricamente España se configura precisamente en la reconquista, es decir, hablando en plata, en la lucha por la expulsión de los moros de la península. Es el espíritu de la reconquista, es decir, espíritu católico, el que une a los pueblos españoles en un sola fuerza que, con el tiempo, se configura en los distintod reinos y que con los Reyes Católicos, gracias a la unión en la Fe Católica, se une en un solo Reino.

    ad secundum dicendum quod. Idéntico, etimológicamente, significa lo que es igual a sí mismo, esto es, lo que permanece. Por otro lado la esencia es principio de acción, es decir, algo permanece mientras que provoca cambios, por eso esencia se llama naturaleza, en cuanto principio de acción. Si la identidad de un pueblo cambiara, entonces no existiría tal identidad, la identidad permanece, cambian las manifstaciones culturales. Sin identidad no hay existencia.

    Por último. La identida la crea la cultura y la cultura la configura la manera que tiene el hombre de entender el mundo que le rodea. A distintos lugares y momentos, distintas maneras de entender la realidad, distintas culturas. España como tal surge de la Fe católica como uno de sus pilares, entre otros. Es decir, es la Fe la que crea y configura, en parte la cultura. Si le quitas esa Fe, o, dando la espalda a la realidad, la quieres negar, entonces destruyes, en su esencia, la identidad española. En los tiempos actuales se está diluyendo la cultura española, en parte por pegarle palos a la fe en aras de un laicismo rancio y chato. De esta manera identidades fuertes como la musulmana, encuentran el campo ya arado.

    un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s