El cristianismo y las religiones (II)

Publicado: 8 mayo, 2011 en Filosofía, Religión

La religión es la expresión primera de la originaria toma de contacto noético explícito del hombre con Dios. La universalidad del hecho religioso es una confirmación de la aptitud religiosa connatural al ser humano en virtud de su apertura espiritual intelectiva y volitiva al orden trascendental suprasensible; con la particularidad, en el cristianismo, de que esta apertura del hombre se funda en Dios, que le llama por su propio nombre, constituyéndole a su imagen, en persona capaz de dialogar con Él (Joaquín Ferrer, Filosofía de la religión).

La experiencia religiosa se expresa de forma distinta en cada cultura. Sin embargo podrían encontrarse rasgos comunes entre algunas religiones. Un rasgo propio de determinadas religiones es la constante telúrica, que se da de modo especial en culturas arcaicas caracterizadas por una economía agrícola. En ellas se produce una divinización de la tierra a la que se le añade el calificativo de madre, en tanto que se entiende que ella es la dadora de vida (E.B. Tylor, Primitive culture. 1956). Otra constante es la celeste, que se repite de manera especial en los pueblos mediterráneos, en la civilización precolombina y en algunas culturas asiáticas (Japón y China). Estas religiones entienden que la divinidad procede de las alturas, donde tiene su ‘hogar’. La actitud ante la divinidad celeste suele ser de adoración y de respeto, que se traduce en ocasiones en temor y recogimiento ante su posible manifestación. A diferencia de la constante telúrica en la celeste la divinidad es generalmente masculina.

Otra constante que se repite en algunas manifestaciones religiosas es la étnico-política. Esta constante aparece en aquellas culturas donde el fenómeno religioso se relaciona estrechamente con la identidad del pueblo en cuestión, pudiéndose entroncar con los orígenes mismos. Por lo general esta constante se da en religiones de carácter politeísta como pueden ser las de la cultura griega y romana, que poseen divinidades propias (Cicerón, Pro L. Flacco oratio). Un signo característico de las religiones que tienen presente esta constante es que no sólo toleran convivir con otras religiones sino que incluso no dudan en incorporar divinidades extranjeras a su panteón (sincretismo religioso). Como es natural la estrecha vinculación de la religión con el pueblo entendido como nación es la concepción teocrática de la política, donde la máxima autoridad alcanza en muchas ocasiones el rango de divinidad (Egipto antiguo, Roma, Japón, etc.). La particularidad de la teocracia es evidente, se rebaja la dimensión religiosa en beneficio de la política transformándose a la primera en una mera formalidad carente de sentido que no alcanza a responder a las necesidades humanas.

Otra constante es la mistérica, que surge precisamente donde se encuentra una religión étnico-política con el fin de dar respuesta a las aspiraciones humanas. Si ser miembro de la religión oficial no es otra cosa que ser ciudadano, ser miembro de una religión mistérica es simplemente miembro de una religión. Este tipo de religiones, por lo general, eran marginales, clandestinas y secretas. Muchas de ellas eran de carácter telúrico, lo que llevaba a causar emociones profundas entre los miembros hasta alcanzar situaciones orgiáticas así como otras en las que el individuo perdía la conciencia o salía fuera de sí (A. Álvarez de Miranda, Religiones mistéricas. 1961).

Otros autores, como Zubiri, aunque aceptan estas constantes consideran que hay otras constantes más radicales que permiten descubrir a Dios como fundamento de la vivencia religiosa: el politeísmo, el panteísmo, el dualismo y el monoteísmo, que ya trataremos en la siguiente entrada.  

Anuncios
comentarios
  1. Iván Gutiérrez dice:

    ¿Universalidad del hecho religioso?
    No estas teniendo en cuenta a las demás especies animales como los tigres, los perros, los ratones, quienes no adoran a ningún dios, aun cuando son conscientes de la vida y del mundo que los rodea.

    Acércate a un profesor de biología de alguna universidad y pregúntale si las demás especies animales no tienen consciencia.

  2. Saludos Iván. Desde luego, estoy hablando del ser humano. Gracias por comentar.

  3. xdsl2000 dice:

    Hola Iván, siento discrepar contigo, pero no estoy de acuerdo:

    ” No estas teniendo en cuenta a las demás especies animales como los tigres, los perros, los ratones, quienes no adoran a ningún dios…”

    Esto es un pensamiento tuyo sin ningún fundamento ni reflexión previa, echo sobre la marcha para contestar el post, lo que dices no es falsable, además desconoces si los animales sienten adoración por algo, ¿ Adoran los lobos a la luna ? ¿ Son conscientes de ella ?, no lo veo tan claro.

    Tu segundo párrafo no tiene sentido, máxime cuando ni entre ellos se ponen de acuerdo sobre qué es la conciencia y quíen la posee.

  4. Saludos XDSL. Gracias por comentar.

    Nota: intentemos no desviar el tema ya desviado por Iván, ya que lo que dice no viene a cuento.

    Significado del término universal y sus acepciones:

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=universal

  5. Meinster dice:

    Saludos, muy buena entrada.

    Dejando aun lado el tema propuesto por Iván y centrándome en el post, expondré ciertos parecidos entre el cristianismo y otras religiones.

    La diosa madre, si bien es cierto que el cristianismo no posee diosa madre, no es menos cierto que el catolicismo ha expuesto como a la virgen María como diosa madre a todos los efectos, hasta el punto de que es el ser generalmente más apreciado y al que más se le reza, amen de ser patrona de innumerables poblaciones bajo otros tantos nombres.
    También se podría hablar, si me permites el símil, de que posee “dioses” de menor rango (a semejanza de por ejemplo la mitología griega) que serían los santos y “héroes” que vendrían a ser los beatos.

    En cuanto como mencionas, la divinidad celestial también se encuentra en el cristianismo, así como, especialmente antes, en la relación étnico-política, esto ha sido menor en el catolicismo que siempre ha tenido al Papa como representante de Dios, pero hay que recordar aquello de Rey por la Gracia de Dios y se puede encontrar hoy en día en el anglicanismo, con la Reina de Inglaterra como primera figura de la Iglesia, así como en ciertos sectores del protestantismo en Estados Unidos, que consideran su país el elegido por Dios.

    A lo de incorporar otras divinidades la Iglesia siempre ha sido reacia, pero alguna vez ha tenido que ceder (San Jorge y el dragón, que aunque no fuese una divinidad si que proviene del paganismo)

  6. Saludos Meinster.

    Interesantes aportaciones. Respecto a la Virgen María es cierto que es la Madre de Dios y, por ello, de todos los cristianos. Pero su maternidad no tiene ningún matiz telúrico.

    Respecto a la identificación de los santos… como dioses menores esta supuesta analogía es del todo errónea. Los católicos veneramos la Virgen y sus distintas imágenes y a los santos, pero no les adoramos. Sólo se adora a Dios, lo contrario es incurrir en idolatría.

    ¿San Jorge proviene del paganismo? El señor San Jorge padeció martirio tras convertirse al cristianismo en tiempos de Diocleciano y Maximiliano (comienzos del IV d.C.).

    Gracias por comentar.

  7. Meinster dice:

    Saludos.

    Desde luego tienes razón en cuanto a la Virgen, pero su culto está tan arraigado y es tan fuerte, que en muchos lugares está por encima del de su hijo (que por mucho que sea la madre, no es nada sin su hijo). Recuerdo que hace tiempo ví un reportaje, en el que un cura italiano se quejaba diciendo que Dios o Jesús estaba en tercer lugar en los rezos de los italianos, en el primero la Virgen.

    Lo de la comparación de los santos con dioses griegos (o de otra cultura) no es gratuita, al igual que ellos eran los dioses de algo determinado, los santos son los patronos, así puedes encontrar a santos patronos de distintos oficios y de distintas poblaciones (lo que remite a los dioses antiguos) a los que tienes que rezar si quieres algo bueno en relación a lo que son patronos.

    Creo que tienes toda la razón en considerar esto como idolatría, supongo que es debido a que así para el pueblo fué un cambio más sencillo pasar de antiguas idolatrías a la religión crisitiana, además que así es más sencillo asimilarlo para el pueblo, que Dios es un concepto demasiado abstracto, me temo, y los santos son más sencillos de comprender.

    Al referirme a San Jorge, me referí a San Jorge y el dragón, aunque el santo pueda haber sido real, posteriormente se le agregó a su mitología lo de matar al dragón para salvar a la princesa (me parece que esta parte tiene poco de cristiana, aunque suela aparecer casi siempre la imagen de San Jorge matando al dragón)

  8. Iván Gutiérrez dice:

    Nota: Apreciado Iván. Cuando hablo de la religión como fenómeno universal, me refiero a universal obviamente para los humanos. En nignún momento hablo de ratones, gatos o focas.

    No admitio más comentarios de ese tipo por la sencilla razón de que esto no es un vertedero donde cada uno lanza su basura.

    Gracias.

  9. Gaheret dice:

    A Meinster:

    Se trata de una distinción sutil. En realidad, el católicos -al menos el que sigue el Catecismo- no reza a los santos, pues sabe que son sólo hombres como él. Cuando dirige sus oraciones a ellos, lo que hace en realidad es pedir que intercedan por ante Dios para conseguirle tal o cual gracia, pues supone que está más cerca de Dios que él (ya en Su gloria) y pueden compartir sus méritos mediante la Comunión de los Santos. Esto se ve claramente, por ejemplo, en la letanía lauretana, colofón de la oración mariana por excelencia, el Rosario, en la que cuando la oración se dirige a Dios o a las personas de la Santísima Trinidad, se dice “ten misericordia de nosotros” y cuando se dirige a la Virgen (o, en las respectivas novenas, a cualquier otro de los santos) se dice siempre “Ruega por nosotros”. En cuanto a los patronos, realmente no es necesario rezar al correspondiente. Las personas, instituciones, países y oficios se limitan a ponerse bajo su intercesión y a utilizarlos como modelos de vida y virtudes, como se ve en los artículos fundacionales de muchos de ellos, pues si Santa Cecilia, por ejemplo, fue música, eso quiere decir que un músico puede llegar a la Gloria y que la actividad musical no aparta de Dios. Y así con todos los demás.
    Por otra parte, no creo que deba a hablarse de idolatría en lo referente a los santos. Se profesa por ellos el culto de veneración que los judíos dedican a Abraham, a Isaac o a Jacob, los musulmanes a Mahoma, los budistas a Buda u otros a Confucio. No son equiparables a los dioses griegos (quizá si a los latinos) sino a los espíritus familiares, por ejemplo.
    En cuanto a la imagen de San Jorge y el dragón, si bien no es verídica, consiste en una actualización de un elemento de profundo sentido cristiano: la lucha del Dragón con San Miguel Arcángel en el principio.
    Un saludo,
    Gaheret

    Creo que tienes toda la razón en considerar esto como idolatría, supongo que es debido a que así para el pueblo fué un cambio más sencillo pasar de antiguas idolatrías a la religión crisitiana, además que así es más sencillo asimilarlo para el pueblo, que Dios es un concepto demasiado abstracto, me temo, y los santos son más sencillos de comprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s