Diálogo entre ateos y creyentes en París

Publicado: 24 marzo, 2011 en Laicismo, Pensamiento, Religión

Entre hoy y mañana la ciudad de París acoge el diálogo abierto entre creyentes y descreídos. El ‘Atrio de los Gentiles’ – se encontraba junto al Templo de Jerusalén y a el podían acceder los no judíos – es una iniciativa vaticana promovido por el Santo Padre Benedicto XVI que pretende ser un complemento al diálogo interreligioso con el fin de responder a las principales cuestiones que afectan a la existencia humana con la participación de intelectuales de todos los campos del saber y con visiones del mundo totalmente contrapuestas.  

Los espacios escogidos son altamente significativos: la Universidad de la Sorbona, el Instituto de Francia y la sede de la UNESCO. Desde ellos se recordará, sin ánimo de contienda, que las raíces de Europa son cristianas y que cuando el ateísmo no es feroz sino intelectualmente auténtico permanece la pasión por lo devino, como señala el escritor Gesualdo Bufalino. Urge por tanto, que quienes tengan la esperanza en Dios y quienes tienen serias dudas sepan armonizar un diálogo riguroso y legítimo que ayude a fortalecer la identidad del ser humano y contribuya a enderezar el camino hacia las preguntas fundamentales por las cuales el hombre guarda reflexión, por necesidad de ese orden ontológico que se encuentra en él.  

Esperemos que estas jornadas de diálogo no caigan en ideología y confrontación de cosmovisiones, sino que se abran hacia aquello que es más importante y fundamental para el sí del hombre y su devenir: la verdad. Porque la verdad no se inventa, la verdad es, se presenta y, por esta razón, se acepta y se cree en ella. Por tanto, hay que superar el interés personal y el relativismo que acecha parte del pensamiento moderno y colaborar conjuntamente en encontrar y fortalecer el propósito, sentido y devenir trascendental del hombre.      

Anuncios
comentarios
  1. He de reconocer que soy bastante excéptico sobre éso del diálogo interreligioso o entre creyentes y no creyentes.
    Primero, porque no creo en el diálogo interreligioso, si por tal se entiende el buscar puntos en común entre la Fe Auténtica y el resto de confesiones más o menos religiosas, obviamente no incluidos los credos cristianos.
    Por otro lado, tengo cierto “resquemor” a estos supuestos acercamientos porque en el fondo creo que sólo contribuyen a “dispersar” la Fe, más que a fortalecerla.
    Desde la llamada pomposamente “Teología de la Liberación”, hasta la laxitud de ciertas propuestas confluyentes, el paso del tiempo ha demostrado que más que unidad lo que se persigue es el aislamiento de los católicos, pura y simplemente porque no podemos aceptar ciertos postulados que conculcan la esencia misma de la Verdad.
    En todo caso, ruego al Altísimo que los frutos que se den sean positivos.
    Un saludo

  2. Saludos Francisco. Soy de la misma consideración respecto al diálogo interreligioso. Otra cosa es plantear un diálogo no académico entre distintas cosmovisiones. Pero insisto, respecto al diálogo entre distintas religiones pienso del mismo modo. Gracias por comentar.

  3. Meinster dice:

    Creo que se trata más bien de proselitismo, un vamos a ver si ganamos uno más para el rebaño, los ateos que acuden será porque están medio convencidos ya, aunque siempre están los que acuden por un vamos a ver si ganamos uno más para el rebaño (del lado contrario) y otros por interés de un diálogo interesante.
    Yo no tenía ni idea, y me cae al lado, vivo a unos 10 minutos andando de la Sorbona (eso sí, cuesta arriba) viendo los horarios mañana es de 9h a 12h, lo malo es que antes de las 11h no puedo, intentaré pasarme (soy de los del interés por un buen diálogo), pero no se si podré, una pena que no aprovechasen el sábado.

  4. Iván dice:

    Me parece muy positivo que la religión quiera dialogar con los ateos. Creo, por lo que leído de Ratzinger, que él comprende que la negación de “Dios” nos es “renegar de Dios” si no que es simplemente la negación de un postulado, lo cual tendría ciertas implicaciones en caso de que la versión cristiana de la historia fuese la definitiva. Sin embargo es importante comprender que la misericordia de ese “Dios” puede aceptar comprensivamente el porqué de nuestras dudas o pensamientos o afirmaciones.

    Sin embargo creo que este Papa, Ratzinger, ha dado pasos importantes al comprender que ser ateo no necesariamente responde a un antí-teísmo o a un anti-clericalismo, si no a una concepción en la que se asume que el “mundo real” basta por sí solo, y de momento, a menos que hayan pruebas extraordinarias que demuestren lo contrario.

    Creo que si Dios es verdad, el infierno solo existe en nuestra realidad mundana. Es decir, si Dios es verdadero el infierno solo puede existir para aquellos que voluntariamente, y por error más que por malicia, han negado la realidad del amor y de la bondad de la vida. Al fin y al cabo la misericordia de Dios tendría que ser mucho más grande que nuestros errores y nuestras pataletas. No quisiera imponerle actitudes o comportamientos a este hipótetico Dios, sin embargo creo que si su amor es verdadero tiene que ser mucho más grande de lo que nos atrevemos a imaginar.

    En esta teología especulativa (la mía), Dios ha de trunfar completamente. Dios quiere que todos los hombres se salven, por ende ni uno solo perecería. Esto tampoco riñe con la libertad del hombre, pues la Escritura dice que, aunque no queramos reconocerlo, “el deseo de Dios está escrito en el corazón del hombre”.

    De momento sigo en mi ateísmo, que no es un anti-teísmo, esperando que Dios haga un día oir su voz de manera extraordinaria. Quienes me juzgan desconocen que mi ateísmo no se dió por qué sí o por que yo mismo lo haya decidido, quienes juzgan mi ateísmo desconocen cómo me volví ateo. Habría que vivirlo para poder comprenderlo. Solo espero que si Dios es verdadero no se olvide de todos los que son hijos suyos, que su amor sea eterno y sus promesas perennes.

    Si Dios es verdad, los cristianos son afortunados y bien por ellos, pero eso no implica que se deba sentir lástima por los ateos. Tal vez el amor de Dios es más grande que la lástima y espero que Dios hable un día para que termine con el lenguaje beligerante de aquellos que se creen mejores que el resto de la humanidad solo por el hecho de haber decidido creer.

  5. Meinster, no puedo decirte, no se más de lo que he podido leer y afirmar cualquier cosa, por mi parte, sería caer en el prejuicio. Saludos.

  6. Saludos Iván, muchas gracias por comentar.

  7. Meinster dice:

    Tienes razón he caido en prejuicios, culpa mia, lo cierto es que no pretenden hacer proselitismo, porque solo se podía entrar si estabas en las listas, y no creo que sea fácil estar en ella. A ver si otra vez me entero con más tiempo.

  8. Algunos se confunden al idealizar el ateísmo como planteamiento racional, no antireligioso.
    No es verdad.
    El ateísmo NIEGA la existencia de Dios….no duda, NIEGA su existencia, por lo tanto RENIEGA de cualquier disquisición fiilosófica que afirme o, tan siquiera, dude de su existencia.
    Por otro lado, me parece presuntuoso prejuzgar desde la supuesta óptica atea que “Creo que si Dios es verdad, el infierno solo existe en nuestra realidad mundana. Es decir, si Dios es verdadero el infierno solo puede existir para aquellos que voluntariamente, y por error más que por malicia, han negado la realidad del amor y de la bondad de la vida….”:
    1º.- Porque valorar qué puede ser el Infierno no es admisible para alguien que niega la existencia de Dios mismo.
    2º.- Porque afirmar la potencial misericordia de Dios, asimismo, no es admisible para alguien que niega Su existencia.
    Si Dios no existe, ni es misericordioso ni se le puede añadir calificativo alguno; simplemente, valorar su condición es negar el axioma que se defiende; esto es: su inexistencia.
    3º.- Porque antes de afirmar o negar la realidad o ficción del Infierno es menester informarse de las fuentes que justifican, no sólo su realidad, sino además su condición.
    La Iglesia Católica, como ninguna confesión cristiana, puede negar su existencia, porque El Cristo mismo lo afirma sin ningún tipo de retórica o artificios, afirmando, no sólo rotundamente su existencia, sino, en gran medida, su naturaleza.
    4º.- Porque si bien Dios es Misericordia, también es Justicia, y sería entonces injusto otorgar el mismo fin al que intencionadamente obra mal, es decir, en contra de la Voluntad divina o, si se prefiere, en contra de sus semejantes…..para eso ya tenemos la justicia humana….
    Sigo afirmando que no entiendo eso del diálogo entre ateos y creyentes o entre diferentes confesiones no cristianas.
    No entiendo qué conclusión se puede sacar de semejante reunión, a salvo, claro, que se pretenda elaborar un modelo divino a voluntad del hombre…..ése sí que sería, como dicen los ateos, un dios, que no Dios, inventado por la mente humana.

  9. Iván Gutiérrez dice:

    Francisco,

    Te contesto.

    El hecho de que yo sea ateo no me hace caer en posturas inamovibles ni en dogmatismos de ningún tipo, por eso mismo es que estoy abierto a la posibilidad de la existencia de un dios. En este sentido creo que para hacer un juicio de lo que es definitivo o lo que no lo es, no solo basta centrarse en un debate entre dos contrarios simplemente.

    ¿Que tal que dios si exista? ¿Que tal que yo este equivocado como ateo? Esas son preguntas que yo tengo derecho a hacerme, aún en mi ateísmo y no puedes negarme el derecho a hacerme estas preguntas o a plantearme este tipo de posibilidades. Puedes no estar de acuerdo conmigo en muchos puntos, pero no puedes considerar ilegítimo el hecho de que piense de una manera y como ser humano me plantee ciertas preguntas.

    Ahora bien, este no es un debate entre solo cristianos y ateos. ¿Por qué no considerar al hinduismo, al budismo, al jainismo? ¿Qué es lo que hace al cristianismo verdadero y a estas posturas falsas? ¿Por qué Yahvhé tiene que ser más real que Buda? ¿O es que acaso el terremoto en Japón fue una muestra de que Dios castiga a los budistas por no creer en el cristianismo? Actualmente 1000 millones de personas creen en Brahma ¿Con que argumentos les vamos a decir, o se les va a decir que Yahvhé es más verdadero que todos sus dioses? ¿Acaso su fe no es también fe y sus razones no son también razones a tener en cuenta?

    Respecto a los planteamientos iniciales: también tengo derecho a elucubrar y plantearme preguntas al estilo de que “sería de esto o de aquello, en caso de que fuera cierto que Dios existe” ¿Vas a decir de nuevo que es inadmisible que yo haga algún tipo de razonamiento al respecto?

    Ahora aseguras la existencia del infierno de manera tajante ¿Cómo sabes que Jesús no hablaba en parábolas o metáforas? ¿Vino él mismo y te aseguro personalmente que había un infierno después de la muerte? ¿Has visto ese infierno? ¿Cómo sabes que la Iglesia no se ha equivocado en cuanto a la idea del infierno? ¿Acaso el limbo también es real?

    Si tu visión de la Justicia es ver a tus enemigos condenarse en fuego eterno, respeto tu visión, pero me parece una visión vengativa. Considero que una verdadera justicia sería perdonar y corregir amablemente aquellos que han errado. La maldad que vemos en el mundo es más producto del error y la inconsciencia, que del deseo vehemente de hacer daño. Por eso y tal vez la única Justicia que yo pueda admitir sea la justicia del perdón.

    Por otra parte si consideras que tienes la verdad absoluta, te felicito por ello. Ojalá algún día pueda pensar como tú, congraciandome en el hecho de que los “desobedientes” se quemen por toda la eternidad. Seguro que los santos se sienten muy felices al ver, desde el cielo, como se queman “los pecadores” en el infierno, sin consuelo de ningún tipo.

    Por lo demás tengo que decir que creo plenamente en la capacidad del hombre para alcanzar el bien y sé de he creer en Dios, no voy a creer en un Dios fracasado al que parte de su creación se le condena en un infierno que él mismo ha permitido.

    Sin más que decir me despido, Saludos cordiales.

  10. Meinster dice:

    A ver por partes:
    Los ateos no es que nieguen la existencia de Dios, solo que la hipótesis de la existencia es tan improbable que es lo mismo que negarla. En el caso de que se presentasen evidencias de la existencia de Dios (evidencias de verdad, no solo para convencer a los convencidos) pues entonces los ateos no podríamos negar la existencia de Dios.
    A ver si me explico, ¿tú niegas la existencia de Zeús? Obviamente te parecerá absurda su existencia, pero en el caso de que se descubriese que Zeús existe no seguiriais negándolo. Pues exactamente lo mismo (yo creo en las mismas posibilidades de existencia de uno que del otro, tan mínimas que no se tienen porque tener en cuenta.

    Sobre los puntos que menciona Francisco Pena:
    1 y 2 de acuerdo, pero no me negarás que aunque no se crea en la existencia de algo no se pueden entrar a valorar sus actitudes, por ejemplo ¿quién es más poderoso La antorcha humana o Spiderman? El Balrog puede volar?
    El punto 3 entra en contradicción con los otros dos.
    Sobre el 4 diré que dejeis hacer a Dios lo que le dé la gana, tanto unos como otros, diciendo que Dios obraría así o asá, que si pidiendole que haga esto o lo otro, que si Dios es de esta forma o de la otra, si existe que hará lo que se le antoje y si no existe pues no hará nada.

    Sobre lo del diálogo, pues siempre es bueno dialogar, conocer la postura del otro, aunque no creo que sirva de mucho.

  11. Iván Gutiérrez dice:

    Meinster,

    En el momento mi experiencia personal me permite negar la existencia de Yahvhé y de otros dioses, Sin embargo si la experiencia me brindará pruebas concretas (Un milagro del que yo fuera testigo presencial, la aparición de la Virgen María físicamente) naturalmente estaría dispuesto a creer en esa realidad sobrenatural. Es lo mínimo que se pide a cualquier postulado que se desee tener como verdadero: evidencia material.

    Al momento no he tenido experiencias de este tipo. Si alguno las ha tenido (de manera contundente), pues entonces entenderé por qué se cree en este tipo de cosas, mientras tanto la fe me seguirá resultando algo incomprensible.

    Como no he sido testigo de nada de estas cosas tengo que admitir que es algo en lo que se puede tener fe, en lo que se podría tener fe a ciegas, pero sinceramente no sería algo que se pudiera afirmar como un saber, ya que no es obvio ni palpable más allá de la fe. Recordemos que Fe y saber no son la misma cosa, aunque no serían necesariamente excluyentes. Por ejemplo: Yo podría CREER que mañana va a llover, si llegará a llover mañana mi creencia se habría confirmado, pero ante todo siempre es necesaria la evidencia.

    Yo había tenido fe en el cristianiasmo, pero en un momento me dije a mi mismo: “Tal vez sea mejor atenerse aquello que podemos saber en vez de dar crédito a todo lo que nos cuentan”. Así que ahora solo doy crédito aquello que puedo conocer en la inmanencia, aquellas cosa simples que nadie pone en discusión, como que en este momento tengo una computadora en frente mío y que tengo unos auriculares en los oidos para escuchar música.

    Creer es respetable y legítimo, pero faltan las pruebas para confirmar si esas creencias pueden ser tenidas como un saber. Habrá que esperar si llega el día de Yahvhé, Nada se puede descartar…

  12. Primer presupuesto: Ateo es e que niega la existencia de Dios.
    Lo que algunos me demuestran es no son ateos, sino más bien agnósticos o, simplemente, dubitativos.
    Segundo presupuesto: Dios revelado por El Cristo, nada más que decir al respecto.

    Una cosa es aceptar la idea de Dios…..otra creer en Dios…y otra creer en la Verdad revelada.

    Me temo que las contradicciones caen de su lado.

  13. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  14. Rodolfo Plata dice:

    LA VOCACIÓN MISIONERA DEL VOLUNTARIADO QUE MILITA EN LAS ORGANIZACIONES ALTRUISTAS, ES BLASÓN DEL CRISTIANISMO LAICO. El éxito de las misiones en la India, solo es posible enfatizando el sincretismo universal del cristianismo laico expresado por Raimon Panikkar: «Me marché cristiano, me descubrí hindú y regresé budista, sin haber dejado de ser cristiano», a fin de derribar barreras entre los hombres por cuestiones de fe. Unido a la empatía que se logra mediante la práctica del amor misericordioso o altruismo, el misticismo y el activismo social intensos, ejercidos por Cristo, a fin de alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta. http://es.scribd.com/doc/23972161/EL-CARACTER-UNIVERSAL-DE-LAS-ENSENANZAS-DE-CRISTO-Y-EL-DIALOGO-INTER-RELIGIOSO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s