¿Y vosotros quién decís que soy yo?

Publicado: 9 marzo, 2011 en Religión

Que la redención del hombre sólo se da en Cristo es obvio, sin embargo a los cristianos nos falta muchas veces ‘creerlo de verdad’, pues pudiera y puede parecer que no nos lo tomamos muy en serio cuando se trata de la única verdad que da sentido pleno a la existencia del ser humano. En ocasiones – hablo por mí – exhibimos dos tipos de vida, una marcada por la relación con Dios y la otra con la historia, que son dos líneas que viajan paralelas en el tiempo, pero que no siempre se cruzan en el espacio. Así, terminamos por reducir el cristianismo a una especie de doctrina o  a un canon de vida más de los muchos que pueden darse y existir. No obstante, hay una particularidad que a la postre es trascendental y es que Cristo está vivo y constituye el centro y culmen de la historia de la humanidad.

Si los propios creyentes no somos capaces de atender la voluntad de Cristo no podemos esperar más de aquellos que viven obviando su existencia. Y sí así obramos qué respondemos cuando Jesús nos dice “¿y vosotros quién decís que soy yo?” (Mt 15,15). ¿Apartamos la mirada en público para que no nos reconozcan que somos uno de los suyos o afirmamos con una fe cierta “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo” (Mt 15, 16)? ¿Creemos realmente que el Señor es Dios perfecto y hombre perfecto o consideramos que no es más que un hombre bueno como Gandhi o la madre Teresa de Calcuta? Desde luego confesamos que Jesucristo es el Hijo del Padre quien une en sí a toda la humanidad, a su Iglesia; no obstante, ¿somos conscientes de que esta unidad es bilateral y que nos exige lealtad, aunque no una lealtad servil sino fruto de la libertad de elección y que en ella cobra sentido nuestra existencia?

La adhesión a Cristo sólo puede ser infalible. Ser cristiano es un acto libre pero convencido de que se está absolutamente en la verdad porque Cristo es la Verdad, el garante del ser humano. La existencia del hombre no es sólo esa vida histórica, muchas veces entendida como inconcreta e incierta sino que es una vida, histórica también, en la que se une lo humano y lo divino y en la que Cristo es el centro, la piedra angular. De este modo, cuando el hombre responde a la voluntad de Dios desarrolla todo su estatuto ontológico y puede alcanzar, consecuentemente, la plenitud de su ser mediante la realización práctica del reino de Dios.  

Anuncios
comentarios
  1. MANUEL CÉSAR ANDRADE DÍAZ dice:

    Creo Joan,que estás empezando a colpear exactamente el la cabeza del clavo,tus precisiones son excelentes y te costaran dolor y sangre,si deseas ser consecuentes hasta las últimas consecuencias con tu pensar y sentir.Cristo Jesus, Segunda Persona de la Santísima Trinidad.DIOS y HOMBRE VERDADERO ES AMOR y ES LA UNICA VERDAD,y enla plena identificación con ÉL, ÚNICO ALFA y OMEGA,dentro de nuestras limitaciones y miserias de nuestra naturaleza humada CAIDA y REDIMIDA, se encuentra la plenitud de la TRASCENDENCIA y podemosd por SUS MÉRITOS y GRACIA elevarnos a “la sobrenaturaleza de la de la GRACIA.” Yugo duro,dificil y tierno y suave a la vez que requiere pasar por el Sacrificio de la CRUZ,y tener la gracia de poder beber el Caliz de la Pasión para gozar,más allá de toda filosofía y teogonia y de las edulcoradas teologías modernas a la VISIóN BEATÍFICA del ÚNICO SER QUE ES. Dificel inefabilidad : QUE FUE,ES, y SEGUIRÁ SIENDO. ES LA GLORIA DE LOS SANTOS (No de los canonizados,exclusivamente).Ahora tus palabras ,que tanto cuestan “encarnar” es nuestra naturaleza caida, empiezan a distinguirse de las de un “CATÖLICO MISTONGO”,en el decir de nuestro recordado y querido maestro el CURA LEONARDO CASTELLANI, argentino,ex-jesuita,y que los “hombres jerárquicos” de la iglesia demasiado humana, tuvieron preso en MOMSERRAT, CATALUNYIA,ESPAÑA,entre los años 47 u 49 ,del Siglo XX, fue Doctor en Filosofia por la Sorbona y Doctor “cum lauden” por la U.Gregoriana de Roma, en 1933.Fue la más brillante inteligencia argentina del Siglo XX, y el cura más piadoso, con su debilidades y enfermedades,que conocí,firme aristotélico tomista,fidelísimo seguir de Sta. Teresa de Ávila y de todos,los seguidores del “SER” y “encarnizado” (si se puede aceptar este término” del SER ENCARNADO,por Mediciación de María Santísima TEOTOCOS.Manuel César

  2. Saludos Manuel. Muchas gracias por comentar y por presentar la figura de don Leonardo Castellani. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s