La natural relación entre el cristianismo y la ciencia

Publicado: 28 diciembre, 2010 en Ciencia, Pensamiento

Existe el convencimiento de que el cristianismo se revuelve contra el avance intelectual y, de manera especial, contra el progreso científico (Bertrand Russell, Por qué no soy cristiano). Es cierto que determinado uso técnico de la ciencia ha entrado en conflicto con la fe cristiana, no obstante es mayor la aportación e influencia del cristianismo al progreso de la ciencia que la de cualquier otra cosmogonía, como el materialismo o el naturalismo, que en sí son mas antagónicos e incompatibles con el avance verdadero del conocimiento científico.  

 

La ciencia moderna, sin ir más lejos, nace inmersa en un ambiente intelectual marcadamente cristiano – Copérnico, Kepler, Galileo, Newton, Boyle o Pascal – abasteciéndose en consecuencia de su cosmovisión teísta, que sostiene que Dios creó el cosmos ex nihilo. La ciencia nace, por tanto, arrullada por el cristianismo, visión del mundo que afirma los principios universales que fundamentan y permiten la investigación – experimentación, verificación, falsación –, es decir el método científico. Es a la luz de la cosmovisión cristiana que surge la curiosidad intelectual por experimentar y comprobar que el cosmos demuestra y canta la gloria de Dios, ya que Éste no sólo se revela mediante las acciones que hallamos en la Escritura y de manera definitiva en Cristo, sino que también su acción creadora puede descubrirse en el cosmos.     

 

El cristianismo permite el desarrollo de la ciencia ya que enuncia un mundo real, objetivo, ordenado y comprensible. Estas condiciones necesarias para la ciencia no se encuentran en ninguna otra cosmovisión, por ejemplo en el naturalismo, que al contrario de las suposiciones antes mencionadas por Russell recoge de prestado los principios teístas del cristianismo como bien anuncia el físico no cristiano Paul Davies (The Mind of God). El universo no es absurdo ni un proceso ciego sino que es real, ordenado e inteligible a la razón humana elementos indispensables para la ciencia. Por el contrario el naturalismo o el neodarwinismo se concibe a partir el autoengaño y en planteamientos filosóficos no teístas altamente contradictorios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s