¿Es “cosa” del preservativo?

Publicado: 13 diciembre, 2010 en Sexualidad

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad ha puesto en marcha hoy una nueva campaña para concienciar a los jóvenes de entre 16 y 25 años de que los embarazos no deseados se pueden evitar a través de los métodos anticonceptivos y que ésta responsabilidad es “cosa de dos”. Cuando se audiovisualiza la campaña en cuestión (ver video) y se escucha al director del INJUVE (Instituto de la Juventud), el señor Gabriel Alconchel, decir que al gobierno “no le gustan los abortos porque son un drama” a uno no le queda más remedio que pensar si estamos gobernados por chiquillos rebeldes en lugar de políticos adultos e intelectualmente bien formados.   

 Me alegra que al gobierno no le gusten los abortos pues son un auténtico drama que terminan siempre irremediablemente con una vida humana; sin embargo no puedo creer al gobierno que ha establecido con la nueva reforma el aborto libre en España. Si el gobierno quiere evitar la ingesta cantidad de embarazos no deseados y dejar de sorprenderse por la temprana edad en la que los imberbes empiezan a fornicar lo primero que debería hacer antes de exhortar a los jóvenes a divertirse con sus relaciones sexuales es ofrecerles una auténtica y sensata educación sexual, que no pasa por enchufar en la frente el preservativo y “montar” una web divertida con jerga escolar con cuatro consejos. Desde luego, es legítimo considerar el amor para siempre y la fidelidad ideales románticos y trasnochados, sin embargo es imprudente y temerario obviar o ignorar que la llamada revolución sexual ha provocado que los jóvenes vivan una sexualidad descuidada, promiscua y que cada vez se inicia a una edad más temprana.  

 No es baladí que nos encontremos cada vez con más enfermedades de transmisión sexual – en EEUU se dan cada año 12 millones de casos nuevos – y embarazos no deseados cuando el preservativo es revivido una y otra vez como el medio más eficaz para un sexo más seguro. El preservativo no es ninguna solución ante una formación sexual precaria e inexistente, en este sentido entregar preservativos a los jóvenes es como ofrecerles pistolas de agua para una alarma general de incendio (R.C. Noble, The Myth of “Safe Sex”, Newsweek, 1 de abril de 1991). El gobierno no debería obviar el alto índice de fallo del preservativo (J. Trussel, D.L. Warner, Condom Slippage and Breakage Rates, 1992) y que el látex no es impermeable a las partículas del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Por otro lado, el video de la campaña obvia otras tendencias sexuales incentivadas desde el gobierno como la homosexualidad. Respecto al sexo anal no existen preservativos especiales cuando a causa del mayor roce durante la penetración anal deberían ser de mayor grosor y más fuertes” (L. Wigersma, R. Oud, Safety and Acceptability of Condoms for use by homosexual men as a prophylactic against transmisión of VIH Turing anogenital sexual intercourse, 1987). La tasa de fallos del preservativo aumenta cuando se usa para otros menesteres, como la penetración anal, por la simple razón anatómica de que el recto y la vagina no son homólogos.

 Está bien que el gobierno lance campañas para promover el sexo seguro, pero debe acompañarlas de una verdadera formación sexual cuando en el 80% de los jóvenes menores de 18 años la primera experiencia sexual es inesperada. Cuando se incita a la promiscuidad sexual no se puede esperar que niños de 14 o 15 años lleven siempre un preservativo en el bolsillo. Es más, las estadísticas de distintos estudios realizados demuestran que el 60% de los adolescentes no emplean el preservativo y que sólo el 16% lo utiliza correctamente – este porcentaje disminuye ostensiblemente en las relaciones no estables – (C. Weisman, Consistency of condom use for disease prevention hmong adolescente users of oral contraceptives, 1991). Ante esta coyuntura no es un tópico afirmar que para la protección de las ETS y el VIH la medida más eficiente y eficaz es la abstinencia o las relaciones sexuales con una pareja no infectada y fiel, más cuando el uso adecuado y continuo del preservativo no evita el riesgo en las relaciones no estables. Algunos criticarán este posicionamiento de moral cristiana, pero sin duda es más acertado que enseñar a los niños la alegría del sexo es intrínseco al ser humano cuando aumentan las enfermedades y los embarazos no deseados. EpC es un ejemplo de la revolución sexual, cuyos programas de sexualidad promueven conductas sexuales que sólo determinados adultos practican en privado para niños que todavía no saben qué quieren ser de mayores. En las escuelas públicas los niños deberían ir con chalecos antibalas para salvarse de ideas doctrinarias que olvidan que están formando a futuros adultos que justo están aprendiendo a conocerse. Ante esta circunstancia es una osadía esperar que las niñas no queden embarazadas y que la vida les enseñe a mantener conductas sexuales responsables.    

Anuncios
comentarios
  1. Sigfrid dice:

    Lo mejor que puede hacer el estado, en este caso el gobierno de Zapatero, es dejar de entrometerse en la educación de los niños españoles y dejar que lo hagan los padres.

  2. Saludos Sigfrid, gracias por comentar. Totalmente de acuerdo contigo.

  3. Jordi Aragonès dice:

    Yo ABORTARÍA al propio gobierno.

  4. Saludos Jordi, gracias por comentar.

  5. Álvaro dice:

    Pues nada, condones a gogó para todos…Papá Estado cuidará de nosotros. De miedo la verdad…

  6. Saludos Álvaro. Pues sí, es de miedo la situación en España pero mientras exista gente que apoya estas doctrinas… Gracias por comentar.

  7. […] Y tú ¿cómo te lo montas?, con actores del mundo de la pornografía gay con el fin de erotizar el uso del preservativo. Con la colaboración de la productora Jalifstudio se han realizado cuatro vídeos diferentes […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s