La Navidad

Publicado: 11 diciembre, 2010 en Religión

El hombre es un ser abierto a la realidad con la intrínseca aspiración de alcanzar la verdad última, porque en ella se halla el motivo de su felicidad: quién es y adónde va. En esta coyuntura muchos consideran que Dios es su salvación; otros, al contrario, consideran que es un obstáculo que hay que eliminar para poder realizarse. Sin embargo, el hombre, cuanto más conoce la realidad y el mundo tanto mejor se conoce y descubre en sí mismo la presencia de dos elementos heterogéneos que le constituyen a nivel ontológico: cuerpo y espíritu. En este sentido, la dignidad del hombre se encuentra en su acto de ser personal de naturaleza espiritual, en su capacidad de trascender, en su semejanza con Dios.

 

Cuántas fantasiosas doctrinas pretenden seducir al hombre prometiéndole una falsa felicidad que sólo conlleva desilusión y angustia existencial. Pero el hombre sigue buscando la verdad porque todos los hombres desean saber. En estas fechas los cristianos tenemos el deber de socorrer al prójimo con el testimonio de la vida y de la verdad. La Noche Buena será luminosa como el día porque Jesucristo nace para ofrecernos la única verdad que satisface las exigencias del espíritu humano y libera de las tinieblas del error. El nacimiento de Jesús es el alba que guía el camino de quien acepta sin objeciones emprender el paso hacia la Verdad, hacia la realización plena de sí mismo.  

 

En el pesebre de Belén la eternidad se inmiscuye en la fugacidad del mundo. Con el nacimiento del niño Jesús se unen lo divino y lo humano. El sentido de la Navidad está en reconocer que el Verbo de Dios se hace carne. No tiene sentido celebrar la Navidad para que aquel que no adora a Jesús como Hijo de Dios. Quien ama la verdad se arrodilla ante el niño nacido en el pesebre así como en el sacramento eucarístico ante la Hostia consagrada. Con su nacimiento, Jesús integra a todos los hombres en una misma familia como hijos de Dios; con su pasión, muerte y resurrección llega la salvación anunciada. En este sentido, en el único sentido de la Navidad, adorar a Jesús, verdadero hombre y verdadero Dios, es adorar la Verdad, esa verdad anhelada por el hombre para dar cumplimiento de su ser.     

Anuncios
comentarios
  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. Fidel dice:

    Artículos como éste, sean o no ciertos, muestran una visión de la realidad ( la tuya ) de tal belleza que no puedo por menos que estremecerme, tal es el impacto que me causa, más aún al constar que la misma procede ( entiendo yo ) del sentimiento de amor cuasi-infinito hacia El Creador y Su Obra, el cual comparto.

  3. Saludos Fidel, muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s