Inteligencia maternal

Publicado: 9 diciembre, 2010 en Mujer

El ser humano es un ser sexuado: o es varón o es mujer. La fertilidad es una capacidad fisiológica de su anatomía. La sexualidad humana está orientada a la concepción de una nueva persona, por lo que ser padre o ser madre es una disposición de su antropología. Es necesario señalar que tener hijos no es una cuestión que atañe en exclusiva a la mujer, sino que es una realidad que debe ser vivida también por el padre; en este sentido la paternidad es fruto de la complementariedad de dos personas, varón y mujer, capaces de la máxima donación posible: el don de la vida a un nuevo ser humano.

Lejos de determinado mensaje contemporáneo que circunscribe la maternidad como derecho exclusivo de la mujer, es preciso indicar que el desarrollo pleno de la maternidad necesita de la innegable participación y apoyo del padre, ya que es preciso que la mujer desarrolle su maternidad sin menoscabar su vida profesional y viceversa. En consecuencia, la sociedad, el estado y el mundo laboral deben respetar y promover, al menos por su propio beneficio, la maternidad. Lo contrario es deshumanizar al ser humano y a la mujer negándole uno de los valores fundamentales de su feminidad: la maternidad. Por otro lado, también existe, por parte de cierto feminismo, la idea de que la maternidad es un antivalor que perjudica el desarrollo profesional de la mujer. Desde esta perspectiva la mujer corre el serio riesgo de convertirse en un falso hombre, cuando lo más idóneo y correcto es ofrecer las estructuras sociales que apoyen a la mujer como madre para que pueda desarrollar sin trabas su profesión – también el varón –.

 La política familiar en España es prácticamente inexistente hasta el extremo de minusvalorar la maternidad al concebirla como un impedimento en el pleno desarrollo profesional de la mujer, sólo así se entiende que el mismo Instituto de la Mujer no pague la baja por maternidad. Pero la maternidad no es ni una condena ni un muro para la mujer, todo lo contrario, es un derecho, un verdadero derecho – no como el aborto – pues es un valor y una singular identidad de la mujer: “el feminismo debe volver a pensar la maternidad” (Ivonne Knibiehler, en Le Monde, 9 de febrero de 2007). En este mismo sentido se manifiesta Elise Claeson en un artículo publicado el 24 de agosto de 2006: “Oídnos, queremos ser madres”.    

 La maternidad, como la familia, debe ser una de las principales reivindicaciones de la sociedad ya que cumple una función social impagable: el nacimiento de nuevos seres humanos. Es de sentido común que una especie que no se reproduce se halla en vías de extinción. Por ello es intolerable la hostilidad hacia la maternidad de aquellas mujeres, que con total libertad, anuncian que la maternidad es una piedra en el camino y un modo de perpetuar una cultura patriarcal, cuando en realidad la maternidad mejora a la mujer. Recomiendo el libro de una de las periodistas más reputadas en la actualidad, Katherine Ellison (ganadora del premio Pulitzer), madre de dos hijos en aquella etapa de la vida en la que se suele decir a la mujer que se le ha pasado el arroz, recaudó toda la información sonsacada en distintas entrevistas a científicos en “Inteligencia Maternal”. En esta obra señala que los antropólogos y los neurocientíficos aseguran que tener un hijo mejora el cerebro de la mujer permitiéndole un mayor desarrollo, entre otros aspectos, de la agudeza, la eficacia y la sociabilidad.

Anuncios
comentarios
  1. Xal dice:

    ¿ La no maternidad, es promovida y financiada por pequeñas y grandes empresas ? … es una pregunta que causa escozor.
    Por un lado las empresas de producción, por otro lado las empresas de servicios y los medios de comunicación. Las empresas financian con su publicidad a los medios de comunicación. Los medios amoldan sus artículos a las intenciones de sus potenciales clientes, anunciantes. Así se crea un circulo macabro y destructor, el impedir el funcionamiento natural de la procreación. Sólo lo miran, primitivamente, con un pensamiento económico. Maternidad menos horas de producción por mujer, más otros beneficios sociales. Más fácil atentar contra la maternidad, valor fundamental de feminidad. En la naturaleza todo esta relacionado, saltando una de las funciones, la reproducción, es extinguir a nuestra especie.
    ¿ Será por lo mismo el gran interés por la clonación ? Así aseguran tener futuros clientes ( consumidores ) … Estamos en una trampa muy sucia ,,,

  2. Saludos Xal, muy bien visto la cuestión referente a la clonación, un tema que da para largo. Por otro lado está la perspectiva de la maternidad vista como una actividad: quiero ser madre (aunque no tenga pareja) y quiero un hijo (como quien quiere un coche). Sin duda la maternidad está minusvalorada: escasa referencia en los medios si no es para criticarla – como el artículo de las mujeres vaca (las que dan el pecho a sus hijos) que critiqué en este mismo blog -, en los anuncios comerciales, en las series de televisión españolas, etc.
    Gracias por comentar.

  3. […] Actualizados : Inteligencia maternal Villar: "El fútbol y la fe van unidos" Por qué existe el mal Democracia y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s