Angela Merkel:”No tenemos mucho Islam sino poco cristianismo”

Publicado: 24 noviembre, 2010 en Islam, Política

No tenemos mucho Islam en Alemania, sino poco cristianismo”. Este lunes la canciller Angela Merkel, en su discurso ante la Unión Democrática Cristiana (CDU), manifestó que el ‘multiculturalismo’ “ha sido un fracaso”, que la inmigración, en especial la musulmana, no se ha integrado en la sociedad teutona y que, por tanto, es urgente reabrir el debate “sobre los valores que nos guían y, en particular, sobre nuestra tradición judeocristiana” con el fin de generar cohesión social. 

Las palabras de la señora Merkel no son un stop a la inmigración, en absoluto, sino una exhortación a trabajar para que “quienes vengan respeten y reconozcan nuestra identidad, al tiempo que conservan la suya”. Al mismo tiempo, invitó y pidió a los alemanes a que preserven su identidad, una identidad que “significa creer en la libertad de religión, no sólo dentro de nuestras fronteras, sino también para los cristianos en todo el mundo”, en una clara referencia a los ataques y persecuciones que padecen tanto los cristianos como la Iglesia católica en los países de mayoría musulmana.   

La declaración de Angela Merkel pone de manifiesto el gran fracaso del multiculturalismo. El ‘buenrrollismo’ pensó, en su hermosa utopía, que unos y otros podíamos vivir con nuestras diferencias esenciales conjuntamente en relativa paz y armonía, pero en lugar de eso la realidad nos muestra la existencia de sociedades paralelas que entran muy a menudo en conflicto y siempre a causa de una inmigración, sobre todo la islámica, que no sabe o no quiere integrarse en la sociedad que la acoge. La culpa, o parte de la culpa, no obstante, es de una sociedad europea que abandona los valores que la han hecho avanzar durante siglos tanto en el orden cultural como moral. Así, ante una sociedad occidental más bien sumisa y relativista encontramos una inmigración islámica segura de sí misma que arde en deseos de imponerse.

El ‘multiculturalismo’ es un error que procede de una mala comprensión etnológica que considera que todas las culturas son iguales y que sus valores son idénticos. Ésta hermosa pero utópica teoría contrasta con la realidad: dos culturas no pueden convivir juntas pues tarde o temprano se produce el fenómeno de la aculturación, que pasa por la subordinación de una cultura sobre la otra; en este caso Occidente está en vías de claudicar ante Oriente. Así, sostener el multiculturalismo es el desprecio hacia la propia cultura y una concesión a la del ‘otro’ y un motivo para alimentar la ‘conquista’ cultural del advenedizo. Por esta razón, las palabras de Angela Merkel cobran una importante relevancia y deben ser atendidas con una importancia que ha pasado casi inadvertida entre los medios de comunicación y el mundo político. Europa, ante el auge de la inmigración islámica y de partidos políticos islámicos, debe defender más los valores cristianos y la visión cristiana de la humanidad.    

Anuncios
comentarios
  1. Yo si creo que hay mucho Islam. Recientemente la BBC publico un reportaje sobre el adoctrinamiento en Gran Bretaña, el asunto es sordido y las consecuencias e imperativos a los que quiere llevar el Islam son escalofriantes. El Islam esta de algun modo hoy ligado, en sus circulos fundamentalistas, a un antijudaismo terrible (de caracter hitleriano) y a una homofobia impúdica que se centra en discutir en cual es la “mejor forma” de matar a los gays. Tristemente si hay mucho Islam y la islamofobia es la reacción que se toma cuando el fundamentalismo empieza a amedentrar al Estado Laico. Francia prohibio la burka y Suiza los minaretes islamicos.

    Pero Merkel, a mi modo de ver, esta reaccionando desde la “islamofobia”. Ya habia dicho que los extranjeros y los musulamanes “no se integran” a Alemania si no que permanecen en su cultura. Esto en sí es un insulto para los musulmanes quienes estan en su derecho de creer libremente en sus tradiciones. Aqui naturalmente hay un enfrentamiento entre un estado laico y dos teleologias religiosas, la islamica y la cristiana. El Estado en este asunto no puede tomar partido, no es la mejor opción que tien. La mejor opcion del estado es la laicidad y desde ella promover el respeto a las diversas creencias. Las declaraciones de Merkel no se comprometen en este sentido. Ella tiene derecho a ser cristiana y hasta rezar en publico si quiere, pero como jefa de Estado no puede tomar partido ni dar privilegiosa una religión en particular. Si yo fuera musulmán, me sentiría indignado.

    En este sentido hay demasiado cristianismo y demasiado Islam oponiéndose mutuamente en la esfera política. Lo mejor sería asumir la laicidad del Estado como principio para el respeto de la libertad religiosa.

  2. Saludos Iván.

    Qué es la laicidad. Me gustaría saber tu libre interpretación.

    Por otro lado si escuchas a Merkel sus palabras no se sitúan desde una islamofobia. Ella habla de la importancia de preservar los valores propios de la cultura alemana – que por casualidad son cristianos – pero no habla para nada de la presencia de la religión en la política que es muy diferente, de todos modos también ella tendría el derecho de afirmar lo que interpretas que piensa. Por otro lado insinúas que los inmigrantes no tienen por qué integrarse en la sociedad que se integran. Evidentemente cada persona tiene su cultura y el derecho a mantenerla – eso no lo discute Merkel si escuchas bien -, pero eso no es impedimento para que los inmigrantes se integren (tú que eres de un país dado a emigrar deberías ser consciente de ello). En EEUU el inmigrante que desea ser ciudadano debe proclamar un juramento.

  3. Ivan Gutierrez dice:

    La laicidad la entiendo como la separacion de estado y religión, y como neutralidad del Estado frente a las diversas posturas religiosas. No se puede permitir que un grupo, por su cultura, intente imponer sus valores a los otros. Para ser claro hay que decir que El estado sovietico, por ejemplo, no era laico, era ateo que es distinto. Allí, en la URSS, se cayo en el deseo de imponer unos “valores” a la población, sin respetar la libertad religiosa. De cierto tenemos la paradoja que las leyes de un estado no estan exentas de “valores”, de una determinada visión cultural del mundo, sea laico o confesional.

    El hecho de que un jefe de Estado hable de la necesidad de recuperar ciertos valores, a los que nadie niega su derecho, si es una intervención de la religión en política, en tanto que desde el Estado no se puede promover a una religión en particular. Ella, Merkel, es jefe de Estado, no es una monja ni una ciudadana corriente.

    Lo que falta ahi es que el Estado laico se haga valer como tal y no ceda a las presiones de los extremistas islamicos. Bien es sabido que Gaddafi quiere que el Islam sea la religión de Europa y que ellos quieren la imposición de la sharia en la constitución de los estados. ¿Cómo van a responder a eso? ¿Con más religión? ¿Con otra guerra de religiones? Si se quiere que se respete al cristianismo, la legislación es importantes hay y no solo para proteger a los cristianos si no a otros grupos menos numerosos como las pegueñas shangas budistas de Occidente.

    Europa ha adquirido una identidad cristiana, pero no hay que olvidar que otros dioses (Zeus, Odín, Thor, Marte) tuvieron poder antaño y que en el futuro el escenario también puede cambiar. El respeto a las diferencias y la afirmación del valor de la dignidad humana, más allá de su condición religiosa, será esencial para el sostenimiento de la escasa paz que ha tenido Europa, lo que va de Milosevic hasta hoy (que no nos olvidemos que mató y asesino por motivos etnicos y religiosos).

    Por otra parte cada cual es libre de mantener su religión y/o sus valores en dondequiera que vaya. Esto no exime a nadie de integrarse en el sentido de respetar la ley y aprender el idioma del país anfitrion, así como aportar constructivamente a la sociedad. Muchos musulmanes se estan concentrando en acciones terroristas y en cambiar al Estado por la sharia, pero si miramos solo eso nos olvidaremos de mirar a aquellos que respetan la ley, aprenden el idioma y son productivos.

    Yo que soy de un país de migrantes, Colombia, hay muchos en España por cierto, se que lo más cómodo es quedarse en casa y no exponerse al rechazo, como muchos de mis compatriotas lo han sufrido. Pero si nos concentramos en la gloria de una determinada cultura o en la imposición de una determinada teleologia nos privamos de conocer al otro, de valorarlo y conocerlo en su otroriedad.

    Si el cristianismo es coherente con el respeto al otro, no debería temer la llegada de extranjeros a Europa. Como decia JP II “No tengais miedo”

    Sin embargo la nocion de laicidad que propongo puede ser utopica y la humanidad siempre se a abocado a conflictos, sean religiosos o no. Lo más necesario es cada cual tome como propio el imperativo de respetar al otro y su dignidad, sin importar si hay leyes que asi lo ordenen.

  4. Saludos Iván.

    Estoy de acuerdo cuando dices que la laicidad es la separación estado-religión. Como bien dices el estado debe ser neutro, y para ello debe permitir que todos los ciudadanos puedan manifestar sus creencias. No es neutro cuando se las pretende borrar del mapa, y no sólo hablo de religión, sino de cualquier creencia, pensamiento o idea.

    Insisto, Merkel habla – en el video – de valores y de cultura, no de religión. La cultura europea no es neutra sino que tiene una fundamentación y hunde sus raíces en una cultura y en un humanismo de corte cristiano. Esta influencia del cristianismo ha dotado a la cultura europea, y alemana en este caso, de una determinada visión del mundo y de la vida colectiva que no se puede desligar sin destrozar la identidad europea. Por tanto, Angela Merkel, como ciudadana alemana y europea hace una invitación a defender la propia identidad y cultura sin inmiscuirse en cuestiones religiosas. No hay que ser creyente cristiano para tener y defender la cultura cristiana; esto es importante que llegues a distinguirlo (un ejemplo simple: Occidente se guía por la era cristiana, actualmente estamos en el 2010 después de Cristo).

    Evidentemente la cultura europea sigue manteniendo una fuerte influencia de la cultura greco-romana y cristiana basta verlo en la cultura, en el arte, en el pensamiento, en la política, en el derecho, etc. Evidentemente estamos ante el choque de dos grandes civilizaciones, la cristiana y la musulmana por la sencilla razón de que las civilizaciones no son neutras a pesar de lo que interpreten determinadas ideologías.

  5. Ivan Gutierrez dice:

    Por supuesto que las culturas no son neutrales ni vacías de contenido, sea ideologico o religioso. Y hay que saber rechazar o evitar lo que se opone a la vida y al respeto mutuo.

    En este sentido Europa puede avanzar en la promoción cultural de “sus valores” sin negarle el derecho al otro de afirmar lo positivo que hay en su cultura. No olvidemos la contribución del mundo islámico a las matemáticas por ejemplo y en el arte.

    Creo que la teleologia de la modernidad y las filosofias de la historia modernistas (sean de corte liberal o marxistas y hasta anarquistas), como anota el pensador inglés John Gray (Ver: Reflexiones sobre Humanos y otros animales, John Gray) esas filosofias occidentales se han visto influenciadas por el cristianismo en la medida en que creen en una “finalidad histórica”, en un “Sentido de la Historia” y en que comparten la idea de “un futuro mejor” o “mas humano”. De cierto modo la laicidad tal vez no hubiera avanzado si Europa no fuera cristiana. Fueron los conceptos de “Individuo” Y “Libertad” que ya existian en el cristianismo los que permiteron avanzar hacia el Estado Laico. En esto vemos valores positivos que se han desarrollado en Europa y que hay que seguir promoviendo, más allá de la religiosidad.

    En el Islam estos conceptos son más precarios o no se han desarrollado de manera debida, lo cual no supone su inexistencia. Una opción positiva en este contexto es el desarrollo de Una Etica Mundial, que ha sido desarrollada ampliamente por el teólogo “católico” Hans Küng y que permita reconocer no los valores si no las verdades comunes que subyacen en las distintas filosofías y religiones. Lo que me impresionó del proyecto de la Etica Mundial es que no deja por fuera a los agnósticos ni a los ateos, pero no cabe duda de que el proyecto de Küng tiene tambien un arraigo muy fuerte en valores cristianos. Por cierto que basta leerlo para darse cuenta que esta muy bien fundamentado.

    Hace dos años Küng terminó su trilogia de las religiones abrahanicas. Yo apenas he leido el tomo del cristianismo, pero me encantaría ver el que refiere al Islam. De seguro uno se podrá sorprender con los análisis y las propuestas de Küng, quien es muy audaz para hayar puntos de encuentro “ecúmenico”, yo los llamaría puntos de acuerdo y concordia.

    Bueno. Más allá de eso habra que decir que cualquier intentó de llamado a la “guerra de civilizaciones” (Estilo Huntington) seria contrario a los valores que el cristianismo mismo quiere promover. Sospecho mucho que este llamado a “guerra de civilizaciones” obedece a intereses oscuros y que nada tiene que ver con la religión, es más como la necesidad de EE.UU. de encontrar enemigos despues de la guerra fría, en este caso el enemigo islámico y muchos han caido en la trampa tendida desde Whasignton, desde donde se quiere encontrar justificaciones para el ataque a Oriente.

    Bueno, el análsis de esto es tema para rato. Hay mucho que se puede sacar de ello. Y creo que hay espacios en otras entradas para ello.

    Pd. Joan, mi blog no tiene una agenda anti-religiosa. Es cierto que puedo ser crítico, pero creo que tus lectores sabran juzgar lo que es y lo que no es si se acercan a leerlo. En los últimos días vengo tratando temas muy políticos que agradecería fueran más comentados y pudieran ser vistos desde perspectivas más amplias. La mayor parte de mis entradas son dedicadas a temas socio-politicos, de análisis. Esta semana estamos con poco que ver con ateísmo, por lo que extiendo a todos la cordial invitación para que pasen y las comenten.

  6. Saludos Iván, gracias por comentar.

  7. […] Benedicto XVI, como antes Juan Pablo II, intenta estrechar los lazos con el Islam con el fin de colaborar en la unidad de esa familia humana que somos. Sin embargo el día a día de nuestras calles demuestra la cruda realidad: la violencia no sólo se circunscribe en los países de dominio islámico, sino allí donde hay una numerosa población musulmana, como ocurre en Francia o, incluso, en España. De seguir así, el término ‘Eurabia’ se confirmará en las próximas décadas cuando Europa haya sucumbido, sumisa, al Islam. Porque son pocos quienes hoy ya no llevan la venda del multiculturalismo en los ojos, sólo hay una Ángela Merkel que se ha dado cuenta de la realidad: “No tenemos mucho Islam sino poco cristianismo”. […]

  8. […] hace unos días era David Cameron quien se unía a Angela Merkel, ahora es Sarkozy quien anuncia también el fracaso del multiculturalismo, al señalar que “en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s