Por qué existe el mal

Publicado: 22 noviembre, 2010 en Religión

La existencia del mal, en especial el sufrimiento, es una de las principales barreras por las cuales las personas admiten su incapacidad para creer en Dios. También para el cristiano esta circunstancia tiene su enjundia, por eso una de las mayores pruebas de fe es creer en un Dios que permite el dolor y la angustia. Unos y otros, todos, se preguntan, incluso conociendo las razones y los motivos, por qué Dios, bondad infinita, permite el mal.

Muchos pensadores se han aproximado a esta cuestión de muy diversas maneras, motivo por el cual realizar un estudio sobre esta cuestión en un blog sea un atrevimiento o más bien una laboriosa tarea de síntesis. No obstante, en una primera aproximación, es interesante y necesario marcar dos tipos diferenciados de mal: el natural y el moral. Este último es el efecto de las acciones propias del ser humano libre, mientras que el primero responde al resultado de los fenómenos naturales y los principios que los ordenan. Como decíamos, la existencia del mal es la razón principal por la cual la persona no creyente niega la posibilidad de que Dios exista, ya que a la divinidad se la relaciona con el bien en sí mismo.  

 ¿Pueden existir Dios y el mal al mismo tiempo? Si Dios eliminara el mal la primera consecuencia sería la pérdida de la libertad del ser humano. Si no existiera el mal nadie de nosotros podría hacer el bien. Algunos dirán al respecto, “y qué problema hay”. Bien, para que no existiera el mal el ser humano debería ser una criatura capacitada para amar y seguir la voluntad divina sin titubeos, por tanto, más que un ser libre, tal y como se nos ha creado, el hombre debería ser un autómata que acatara en todo momento los designios de Dios. Pero por fortuna Dios nos ha creado libres, para amarle hasta el extremo de dar por Él la vida, o para odiarlo hasta el punto de entregar la existencia a la condenación eterna. 

 La razón de la existencia del mal moral es la más comprensible: el mal moral existe cuando la persona actúa en contra de la voluntad de Dios. En cambio, la existencia del mal natural es más problemático. En primer lugar porque es complicado aceptar que el ser humano no se encuentra en su estado natural, sino que somos una criaturas que caímos del Paraíso a causa del pecado. La existencia de este mal hunde sus raíces en la primera desobediencia del hombre del mandato divino (leer el Génesis). Otra dificultad sobre la existencia de este mal en concreto, más si tenemos presente la idea anterior, es nuestra incapacidad intelectual para encontrar las razones por las cuales Dios justifica su existencia. Quién sabe, quizá la existencia del mal, del dolor y del sufrimiento sea la única manera por la cual algunas personas se acerquen a Dios, pues si no existieran estas calamidades probablemente rechazarían u obviarían la existencia misma de Dios. No obstante, también hemos de ser conscientes de que el bien predomina sobre el mal y que en el mundo hay muchas razones para amar y querer vivir la vida. Probablemente olvidamos que la cuestión del mal no es una problemática filosófica o intelectual, sino religiosa, es decir, ante la existencia del mal hay más razones para amar a Dios y seguir su voluntad que lo contrario. El ser humano no es una criatura abandonada, sino que el mismo Hijo de Dios se hizo hombre para salvarnos del pecado y ofrecernos la salvación. Por tal razón, la respuesta al sufrimiento no es la eutanasia, sino abandonarse a los designios del Señor, qué es quien más nos ama y en quien todo cobra sentido pleno (Rm 8, 28; Gen 50, 20).

 Como decía anteriormente la presencia del dolor en la existencia del ser humano es una oportunidad para la presencia de la gloria de Dios. Pero para esto no hay que acercarse a la existencia del mal desde la simple razón, sino a través de ella entender el sentido religioso de la vida, que la historia del hombre es en sí la historia de la salvación (2 Cor 12, 7).

Anuncios
comentarios
  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. ¡Madre, Joan, en menuda te has metido…! Es que este tema es apasionante, pero extremadamente difícil. Ahora estoy estudiando las ‘Cuestiones disputadas sobre el mal’ (EUNSA, 1997) de santo Tomás de Aquino. Sólo voy por la ‘Cuestión primera’, dividida en cinco artículos, y la cosa yo no sé si se complica o se resuelve conforme avanza… Es broma: se va desenmarañando, pero, qué sutileza requiere tratar la cuestión, anda que no hay que hilar fino, fino. Que ‘si el mal es algo’, que ‘si el mal existe en el bien’, que ‘si el bien es causa del mal’, que ‘si el mal se dic¡vide convenientemente por la culpa y la pena’, que ‘si es la culpa o es la pena lo que tiene más razón de mal’, ¡puf! Más allá de la exposición escolástica del aquinate, uno adivina el gran ‘mysterium iniquitatis’, como recordaba ya Juan Pablo II: (http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/audiences/1986/documents/hf_jp-ii_aud_19861210_sp.html)
    También el padre John Corapi, que vino a españa -concretamente a Navarra- a realizar por mandato de sus superiores su Tesis en Teología acerca de la cuestión del mal, es una persona que tiene mucho que decir sobre el tema. Yo vi un vídeo de una conferencia suya en Youtube que me impresionó profundamente. Te lo recomiendo. Si hago algún avance sobre esta cuestión, te lo haré saber.
    Un saludo.

  3. Saludos Álvaro. Sin duda es una custión complicada no tanto por el tema en sí sino por la facilidad con la que uno se puede apartar de él perdiéndose en lucubraciones. Tengo pensado seguir hablando de ello, hay tanto qué decir. Sin duda te agradeceré cualquier avance que puedas aportar. Muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s