John Tyner, el hombre que fue expulsado de un aeropuerto por negarse a pasar por el escáner corporal

Publicado: 19 noviembre, 2010 en Ética y Moral

El caso de John Tyner vuelve a reabrir el debate sobre las medidas de control y seguridad a las que nos vemos obligados a pasar cada vez que decidimos desplazarnos en avión. El pasado 13 de noviembre el señor Tyner se negó a pasar por el escáner corporal del aeropuerto de San Diego. En consecuencia, le informaron que debería someterse a un escrupuloso chequeo ‘integral’, pero de nuevo se negó alegando al controlador que “si tocas mi miembro te mando arrestar”. La historia terminó con la expulsión del señor Tyner del aeropuerto, con una multa de 11.000 dólares y una demanda judicial. Eso sí, con las fuerzas suficientes para narrar la historia en su blog, que ya cuenta con miles de comentarios (el señor Tyner filmo tres videos en el aeropuerto de San Diego que pueden verse en su blog).

 

La actuación del señor Tyner no es un hecho aislado, aunque sí el plan que ha llevado a cabo para que su reacción sea noticia a nivel internacional. En EEUU cada vez es más creciente el malestar de los ciudadanos por los controles que han de padecer cada vez que embarcan en un avión, por lo que existen distintas campañas como We won’t fly  en las que se exhorta a los viajeros a que se resistan a toda clase de revisión corporal. ¿Es una irresponsabilidad de los ciudadanos? ¿Es un exceso indebido del gobierno el uso de escáneres corporales? ¿Si los ciudadanos estadounidenses exigen una mayor seguridad antiterrorista por qué se muestran reacios a los sistemas de control aeroportuarios?

 

En los EEUU existen 300 escáneres que permiten ver la forma de un cuerpo totalmente desnudo. Para Schwieterman, profesor de la DePaul University de Chicago, “los cacheos y los escáneres no son nada”, simplemente “15 segundos de incomodidad”. La incomodidad no es cuestión de tiempo, sino de pudor. El escáner corporal atenta contra la dignidad de la persona dure el tiempo que dure. Durante esos “15 segundos” se viola la intimidad de la persona ya que el escáner en cuestión permite imágenes en tres dimensiones bien precisas del cuerpo. Sin duda y como ya he dicho en muchas ocasiones, este es el precio que pagamos por vivir en una sociedad orwelliana (recomiendo leer un artículo que ya escribí sobre el tema).  

Anuncios
comentarios
  1. Sonrisas dice:

    El escáner corporal atenta contra la dignidad de la persona dure el tiempo que dure.

    Oh, vamos. Patético?

  2. Saludos Sonrisas, a no ser que estés acostumbrado a exhibir tu cuerpo ante terceros, pues el escáner corporal es eso. Gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s