Todos tenemos una cosmovisión, todos tenemos fe

Publicado: 18 noviembre, 2010 en Pensamiento

No existe ninguna persona que no tenga su propia cosmovisión. Todos, de una manera más simple o más compleja, tenemos una explicación del mundo. La propia naturaleza del ser humano abierta a la realidad hace que tengamos una interpretación del cosmos mediante la cual guiamos nuestra existencia. Sean cuales sean nuestros creencias y pensamientos estos hunden sus raíces en una determinada cosmovisión, cuya función es ofrecer los elementos necesarios para que el hombre pueda encontrar el sentido. 

 

Una cosmovisión no es ninguna cuestión baladí, sino que es la necesidad del ser humano de unificar su existencia y pensamiento con la realidad, de encontrar cual es el modelo de vida correcto para dotar de sentido a la existencia y el obrar en el mundo. De ahí que quienes no encuentran estabilidad entre sus cuestiones principales sobre la vida y la realidad tomen una actitud que en muchos casos deriva en el suicidio. Por supuesto, no todas las cosmovisiones y sus respectivas afirmaciones son acordes a la verdad última.

 

Una cosmovisión para serlo debe ser racional, debe ofrecer una explicación lo más amplia posible de la realidad así como un modelo de vida coherente con la experiencia humana en el que la persona sienta que puede autorrealizarse dentro de un marco dotado de sentido. Asimismo, todas las cosmovisiones que cumplen este criterio mínimo muestran una serie de aspectos comunes. El primero de ellos es la existencia. Lo primero que percibe nuestro conocimiento es que algo existe – el ente –, así como la causalidad y el orden predecible del cosmos. Por otro lado, todas las cosmovisiones tienen un fundamento, es decir, una referencia o absoluto, ya sea Dios, el hombre, el Estado, el conocimiento mismo, etc. un tercer aspecto es que una cosmología niega consecuentemente a las otras al asentarse sobre el principio de no-contradicción: la realidad no puede ser A y B al mismo tiempo y en el mismo sentido. Además, todas las cosmovisiones existentes presuponen una Verdad: Dios, el hombre, la evolución de la materia física, etc.   

 

Hay quienes consideran que el único orden existente es la naturaleza y que toda la realidad se explica desde la experiencia de la bioquímica y de la física (Jacques Monod, Azar y necesidad y Carl Sagan, Cosmos). Ciertamente, todo lo visible está compuesto de materia, sin embargo es erróneo sostener que toda la realidad es, simplemente, una composición material compleja olvidándonos de las ideas que dan la posibilidad y forma a las cosas existentes. No podemos conformarnos con decir que el hombre, por ejemplo, es un compuesto físico y químico. Cuando analizamos los códigos genéticos apreciamos una reordenación sujeto a leyes determinadas que, por ejemplo, posibilitan que la evolución misma tenga una progresión creciente. Esto se aprecia bien si tenemos presente el juego LEGO. Con determinadas fichas podemos hacer un barco, pero no un castillo. Ciertamente, el cientificismo materialista y naturalista está perdiendo seguidores a medida que avanza el conocimiento de la ciencia. El principio de indeterminación de Heisemberg y la problemática del caos han derribado la torre de naipes en la que se sustentaba el materialismo, que pensaba que algún día el conocimiento humano podría controlar el universo como si se tratase de una pieza de LEGO.   

 

Hay quienes consideran (Hawking) que el universo se explica a sí mismo sin la necesidad de un Dios creador. Como ya hemos dicho en anteriores entradas la posibilidad de un cosmos autocontenido y autosuficiente que se explique por sí mismo la hacen depender de una supuesta ‘nada’ (F.J. Soler Gil, El Dios de la cosmología física. Reflexiones acerca del modo en que la teología natural puede encontrar un punto de apoyo en los modelos cosmológicos actuales, Thémata, 2004). Sin embargo, olvidan que la cosmovisión cuántica que sostienen no vulnera ni atropella la realidad de un universo causado. De todos modos la visión cosmológica de Hawking no está justificada científicamente, pero tampoco deja de hacer del universo una realidad determinada, unitaria e independiente: sencillamente porque si no existieran objetos con dichas características no podría existir la física. El universo es una realidad física causada como también lo son cada una de sus partes. De ahí que el universo pueda ser explicado por la función de onda y la condición de contorno. En consecuencia, queda abierta la vía del conocimiento y alcance racional de Dios.         

Anuncios
comentarios
  1. Hay quienes consideran que el único orden existente es la naturaleza y que toda la realidad se explica desde la experiencia de la bioquímica y de la física

    AQUEST SOC JO!!

    Molt bon post!

  2. Hola Arqueòleg. Gràcies per comentar.

  3. lot dice:

    Hola, has hecho referencia a F.J. Soler Gil. Has leído su libro “¿Dios o la materia?”:
    http://www.altera.net/nueva/libros/dios.htm El primer capítulo: http://www.altera.net/nueva/libros/dios.pdf

    Me lo estoy leyendo y el debate es bastante interesante, simple, pero tocando los aspectos fundamentales…

    ¡Por cierto, buena entrada! Saludos.

  4. Saludos Lot, sí y es aconsejable su lectura. Muchas gracias por comentar.

  5. Anarel dice:

    “No podemos conformarnos con decir que el hombre, por ejemplo, es un compuesto físico y químico. Cuando analizamos los códigos genéticos apreciamos una reordenación sujeto a leyes determinadas que, por ejemplo, posibilitan que la evolución misma tenga una progresión creciente.”

    ¿Podrías presentar pruebas científicas que demuestren que la evolución está guiada exclusivamente por el dios cristiano y no otro de cualquier otra religión? Porque con afirmaciones vagas, inconexas, que no aportan ninguna prueba salvo tu palabra divina, no se demuestra NADA en ciencia. ¿Sabes lo que es la ciencia al menos, no?

  6. Saludos Anarel. Muchas gracias por comentar.

  7. Diego dice:

    Joan.

    Veo que nuevamente tienes a tus “seguidores” escribiendo entradas en sus blogs sobre ti, y no uno, ni dos, unos cuantos. Qué les das. Es broma.

    Lot.

    Es un excelente autor, leeré el libro que mencionas.

  8. Saludos Diego, muchas gracias por comentar.

  9. xdsl2000 dice:

    Toma tus pruebas:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Vacio_cuantico

    Explícame eso de saltar dentro y fuera de la existencia y seguimos a partir de ahí.

  10. […] Una explicación a favor de la existencia de Dios es el argumento cosmológico. La experiencia misma nos demuestra que todo suceso posee una causa, es decir, un principio: “una cantidad infinita de partes de tiempo reales, pasando sucesivamente y agotadas una tras otra, aparece como una contradicción evidente que ningún hombre, pensaría uno, cuyo juicio no esté corrompido en vez de mejorado por las ciencias, alguna vez podría admitir” (David Hume, Investigación sobre el entendimiento humano, 1748). En el mismo sentido Robert Jastrow (God and the Astronomers, New York, 1978), de acuerdo con los estudios de Allan Sandage, considera que el universo tuvo una causa que lo originó. A día de hoy no existe una explicación más razonable fuera de la gran explosión. Por tanto, se quiera poner o no el nombre de Dios, la realidad existente comenzó a partir de un acto creativo, por mucho que Hawking se empecine en vender lo contrario afirmando que el universo se explica a sí mismo. […]

  11. Juan dice:

    Muy de acuerdo con tu comentario
    Saludos
    Juan Bosch

  12. Saludos Juan. Muy interesante tu blog, acabo de verlo. Muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s