Birmania reclama libertad

Publicado: 13 noviembre, 2010 en Ayuda humanitaria, Derechos humanos

La liberación de la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, tras años de encarcelamiento no significa que las cosas vayan a cambiar en Birmania. La democracia está todavía muy lejos y aún hay más de dos mil presos políticos detenidos. La puesta en libertad de la líder de la oposición responde a una estratagema del régimen militar para contentar a la comunidad internacional. No obstante, ahora que Aung San Suu Kyi goza de libertad es el momento perfecto para que las Naciones Unidas ejerzan presión y entren en un diálogo con la dictadura que está minando el futuro de todo un país.  

 

A pesar de que la liberación de Aung San Suu Kyi es más bien una artimaña del régimen militar para insinuar a la comunidad internacional que Birmania está en el umbral de la reforma democrática, el hecho de que el preso político más famoso del mundo ya no esté arrestado es un triunfo frente a la injusticia y a la represión de una dictadura que por muy poderosa que pueda ser no es lo suficiente para silenciar a un pueblo que reivindica su libertad. Aún así, la verdadera libertad de Birmania llegará cuando caiga definitivamente la dictadura, falsamente revestida de democracia con la artimaña de las recientes elecciones, y el pueblo pueda escoger soberanamente a quienes considere más capaces para dirigir las riendas de su país.   

Más información.

Anuncios
comentarios
  1. Jacinto dice:

    El mundo no debería girar la espalda al pueblo birmano que reclama nuestra ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s