Benedicto XVI y el toque de atención a los católicos

Publicado: 12 noviembre, 2010 en Iglesia

Hace pocos días recibí un comentario lúcido que me hizo pensar, más bien repensar, en la influencia del relativismo y del secularismo en los cristianos y dentro de la propia Iglesia, que no en vano está insertada en la sociedad. El comentarista, entre otros factores, señalaba un hecho que por baladí que parezca es muestra palpable de este relajamiento espiritual: la ausencia de reclinatorios. Sí, hoy en día, y no por mala fe sino por desconocimiento de la riqueza litúrgica, es poco frecuente o infrecuente observar a los creyentes arrodillados durante la Eucaristía, pero en otras muchas ocasiones, es imposible por la morfología de los mismos bancos de determinados templos, que obligan a los fieles a arrodillarse sobre el duro piso.

 

El aspecto que más me preocupa del secularismo en la fe es la idea que concibe a la Iglesia estrictamente en su función social. No cabe la menor duda de que el Evangelio y el mismo magisterio de Cristo recalcan la ayuda hacia el prójimo, de ahí que la caridad sea una de las tres virtudes teologales, sin embargo no hay que olvidar que la misión primordial de la Iglesia es la transmisión del Evangelio. El cristianismo es la religión de la salvación, la historia del hombre es la historia de la salvación (Hch 4, 12), pero esto se olvida, muchas veces por parte de los mismos clérigos o religiosos que se centran exclusivamente en la ayuda material, sin reparar en la importancia del alimento espiritual, como si la trascendencia y el fin del hombre no existieran.  

 

El Papa ha estado tan solo dos días en España, tiempo suficiente, sin embargo, para sentar cátedra, y magistral. Ha sido un ‘anciano’ el único capaz de decir las cosas por su nombre, sin embustes, obviando la patraña de lo políticamente correcto. Benedicto XVI ha puesto las cartas sobre la mesa. En España no existe el laicismo, sino una ideología hostil. España no es la laica república de Sarkozy, por eso la llamada a los católicos a despertar y remar mar adentro en defensa del ser humano y de la moral, esa moral relativizada pero que sacude la conciencia de todo Raskólnikov. Sí, ha sido Benedicto XVI quien nos ha dado el toque de atención mostrándonos que es en España donde descansa el epicentro de la batalla entre el humanismo católico y el Estatismo que subordina al ser humano.

 

Pero lo más importante del mensaje del Papa es el toque de atención paternal hacia los católicos. Ya no podemos seguir pasivos pues son los valores y el mismo hombre quienes están en juego. Si el laicismo atenta contra la dignidad del ser humano hay que restituirla y hacer proselitismo de la verdad. Pero para eso es necesario cristianos comprometidos con el mensaje de Cristo, y no desviados hacia otros menesteres, importantes, pero menos trascendentes, pues es el mismo ser humano quien está en juego.

Anuncios
comentarios
  1. carlos Palos dice:

    me parece un comentario muy apropiado. Vamos mal si convertimos a la Iglesia en una ong. Al final sería una muy mala ong. En cambio si priorizamos la dimensión vertical (Dios) la horizontal (el prójimo) está asegurada.

  2. Saludos Carlos. Gracias por comentar. Me refería a tu comentario. Así es.

  3. Álvaro dice:

    Gracias a Carlos Palos por su “representación literaria” de la Cruz: “la dimensión vertical (Dios) la horizontal (el prójimo)”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s