El Corte Inglés y una publicidad que denigra a la mujer

Publicado: 25 octubre, 2010 en Antropología, Mujer

                                            

Resulta paradójico que la liberación de la mujer y la justa consecución de derechos antes negados lleve en contrapartida la esclavización ante el espejo. Muchas de ellas tienen en el registro mental la idea publicitaria de que deben estar atractivas ante la mirada de los demás y, desde luego, ejecutan este mandato con cierta obsesión. La mujer tiene que llamar la atención, por ello no dudan en exhibirse vestidas de manera bien llamativa sin saber que con ello se humillan ante los demás que las ven con términos que prefiero no reproducir.  

 

La imagen que encabeza el texto fue capturada en la planta de lencería de El Corte Inglés. La lencería es una prenda íntima que busca despertar la sensualidad y el erotismo, pero no en público. A diferencia del sexo explícito de la pornografía, el erotismo parece cómodamente integrado en la vida social y la publicidad y la moda lo utilizan de manera descarada como reclamo hasta el extremo de generar su deformación y convertirlo en pornografía. Si prestan atención en la imagen mencionada pueden sacar una rápida conclusión: la decoración de los maniquíes tiene como objeto despertar la fantasía y la excitación sexual de la persona. No es una santurrona percepción sino una objetiva realidad, pues raras veces se diferencia la publicidad en la moda de la portada de ‘Play Boy’. Pero no sólo la ropa es presa del erotismo. Si paseamos por una gran ciudad encontramos que muchas marquesinas publicitan diversidad de productos bajo el reclamo del erotismo. Para anunciar la última fragancia, un nuevo refresco o un coche de ensueño se recurre a la presencia de una modelo que poco le queda para aparecer tal y como su madre la trajo al mundo.       

 

La utilización del erotismo y su pornográfica deformación es perjudicial en muchos aspectos. Convendrán que las adolescentes, y las que ya no lo son tanto, no dejan el ombligo al aire o insinúan su escote voluntariamente, sino por la idea equivocada de que si visten como dicta la moda estarán atractivas y los chicos las querrán más. Equivocada interpretación ésta pues a la gente sana no quiera a un cuerpo, sino a una persona. No obstante, también es cierto que no toda la gente está sana cuando el rotativo australiano ‘The Age’ señala que la causa principal de divorcios en el país es el consumo de pornografía en Internet y el contacto con mujeres más jóvenes que la pareja que no dudan en exhibirse.

 

La publicidad que vende su producto mediante la pornografía empobrece la verdadera dimensión de la persona hasta el punto de convertirla en mero objeto de deseo y, en consecuencia, altera las formas correctas de interrelación entre los hombres y las mujeres. Sin quererlo, la persona, sobre todo la de menor edad, al encontrarse con realidades como los maniquíes de la sección de lencería de El Corte Inglés forja una comprensión determinada del ser humano y de las relaciones interpersonales con el sexo opuesto en la que el deseo sexual es una de sus máximas componentes, sino la principal. Por tanto, la impasibilidad debe ser lo última actitud frente a la publicidad que objetualiza a la mujer o al varón, al menos si aspiramos a construir una sociedad de sujetos sanos.  

 

Con todo, es importante que se advierta siempre el carácter personal del cuerpo humano. El cuerpo ni es un continente para cubrirlo con ropa ni es un mero objeto de deseo. El cuerpo forma parte del propio de ser de cada persona; es más, la persona es humana porque es encarnada y el cuerpo es humano al estar animado por el espíritu. En consecuencia ni la persona ni el cuerpo pueden tratarse como un objeto o un medio, sino como un fin. Por esto es importante que las personas denunciemos este tipo de publicidades, en pos de la dignidad del ser humano y para la construcción de una sociedad basada en valores que potencien y no menoscaben esa dignidad.

 

Fotografía: realizada por Santiago Granada.

Anuncios
comentarios
  1. Kewois dice:

    Hola:

    Conozco tus argumentos contra lo que llamaríamos pornografía. Pero hay algo que me da curiosidad.
    Hay muchas películas del llamado género de terror donde se exhiben con detalle y particular sadismo, asesinatos, mutilaciones, amputaciones, etc etc etc.
    Películas como Hostel, El juego del Miedo, Los 7 pecados capitales y numerosas otras que en mi opinion no difieren de las peliculas pornográficas. Estas últimas son constan de un argumento malo o inexistente usado para mostrar escenas de sexo, las peliculas de horror “gore” constan de un argumento malo o inexistente para mostrar escenas
    de crueldad y dolor.

    No deberían ser estas películas tan reprochadas como las pornográficas. al fin y al cabo si “suspendemos la incredulidad” en un género erótico tenemos dos personas “haciendo el amor” mientras que en el otro tenemos a alguien metido en una maquina que le aplasta el cráneo a menos que se arranque un ojo.

    Entiendo que me puedes decir que en “realidad” nadie muere ni es amputado mientras que en realidad si hay un uso “indebido” del sexo.

    Me resulto muy curioso que ayer pasaran por un canal de cable un festival sobre cine de Horror. No vi mucho pero en un momento eligen premiar la “mutilación del año” y te pasan tres o cuatro escenas de mutilaciones, una de ellas incluía coser seres humanos entre si. El detalle curioso es que cada vez que el presentador o un galardonado decía la palabra “fuck” la censuraban con un pitido.
    Aparentemente fuck es mucho peor que mostrar como mutilar personas.

    Kewois

  2. Saludos Kewois, gracias por comentar. Totalmente de acuerdo.

  3. Lamia Murphy dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con los dos articulos de opinion. Veo ambas posturas en mi vida. Evito ver publicidad tanto como puedo, aunque es tal acoso el publicitario, que es muy dificil escapar; Y por otro lado, no veo tele. NO puedo comprender que haya seres humanos que consuman muertes, asesinatos ! mientras comen, en su ocio ! , que permiten ver a sus hijos!, lo que mas quieren en el mundo, escenas tan inhumanas de manera constante en las peliculas.
    Hasta que no haya un aumento de Consciencia en la poblacion, los medios, el sistema seguira castigandonos.

  4. Saludos Lamia. Muchas gracias por compartir tu punto de vista al respecto. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s