La metafísica darwiniana y el fundamentalismo de la pseudociencia

Publicado: 17 octubre, 2010 en Ciencia

Uno de los éxitos del fundamentalismo científico es la existencia de una realidad que no hace mucho viví en mis propias carnes. Un habitual comentarista de mi blog me envió un correo electrónico donde me decía: “filosofar sobre ciencia es una pérdida de tiempo”. La sentencia es breve, pero destructivo su contenido en cuanto que es una proposición que lamentablemente se esparce entre los españoles de más corta edad gracias a unos planes de educación que han logrado que nuestros barbilampiños se limiten a hacer las cosas sin peguntarse el por qué. Resultas de eliminar o discriminar aquellas asignaturas cuyo objeto es la reflexión – filosofía o historia de la ciencia – se logra lo evidente: generaciones de niños y jóvenes ignorantes que creen ciegamente que la ciencia es autónoma, pura objetividad y el culmen del saber.     

 

 

El fundamentalismo científico sitúa la ciencia y la opinión de los científicos como verdad axiomática e incontrastable. Sus embajadores no son sólo charlatanes, sino que entre ellos se cuenta a científicos de renombre, que defienden sus creencias utilizando la ciencia de manera irracional y atacando airadamente a quienes discuten sus planteamientos. La ciencia no es el Conocimiento, sino que es otro modo más de conocer, en concreto mediante el método científico. Es importante remarcar la cuestión del método porque es precisamente esto lo que olvidan siempre los cientificistas. Si atendemos al método de manera rigurosa y pormenorizada distinguiremos con rapidez qué es ciencia y qué es pseudociencia.  

 

El objeto de la ciencia es conocer la realidad natural y explicar determinados fenómenos mediante la experimentación del modo más confiable posible y siempre mediante pruebas. Es importante señalar, porque los fundamentalistas de la ciencia lo obvian, que lo que afirma la ciencia es siempre provisional y nunca infalible ni absoluto; lo contrario es mentir. El conocimiento científico requiere descripciones – leyes – de lo qué acontece como explicaciones – teorías – del por qué ocurre. El límite del método de la ciencia radica en que sólo puede aplicarse para el estudio de fenómenos medibles, reproducibles o repetitivos. De este modo, si algún científico quiere alcanzar el conocimiento total tanto de un fenómeno como de la realidad en su conjunto no obtendrá ningún resultado solo con su método ya que se introducirá en el ámbito de otros sistemas de conocimiento, entre ellos el metafísico cuando se trata de la cuestión de Dios, recientemente tratada por Hawking.    

 

La ciencia, por tanto, está sujeta a las limitaciones propias del método científico, por lo que su alcance es limitado y no absoluto como algunos pretenden cuando señalan que la ciencia es la explicación última de todo. La ciencia no lo puede explicar todo, incluso muchas de sus hipótesis no se pueden probar experimentalmente. Estas últimas semanas se ha desatado la polémica en torno a Hawking porque este niega la acción creadora de Dios. Científicamente tal declaración no se sostiene porque no se ha experimentado para probar que Dios no ha creado el universo. Por tanto, nos encontramos ante una opinión, pero no ante una teoría científica, ya que no se puede confirmar ni desmentir. Por otro lado, todo el conocimiento que actualmente ha sido probado y comprobado puede ser, en algún momento, descartado y anunciarse su equivocación y esto porque el conocimiento científico es siempre provisional y no absoluto; por ejemplo la indivisibilidad del modelo atómico de Dalton.

 

Que una teoría sea refutada no es negativo, todo lo contrario. Popper indica que de una teoría científica siempre se puede estar seguro de que tarde o temprano será refutada, y es que si una teoría permanece un tiempo exageradamente prolongado sin ser refutada es el indicio de que estamos, en realidad, ante una afirmación pseudocientífica o metafísica. Y no hay afirmación más pseudocientífica que elevar al rango de ley la teoría evolutiva de Darwin, reinterpretada ad hoc hasta la saciedad por sus embajadores con el fin de salvarla de toda refutación. Pero como bien dice Popper: “No existe ninguna ley de la evolución, sino sólo el hecho histórico de que las plantas y los animales cambian, o, más precisamente, que han cambiado. La idea de una ley que determine la dirección y el carácter de la evolución es un típico error del siglo XIX que surge de la tendencia general a atribuir a la “Ley natural” las funciones tradicionalmente atribuidas a Dios” (Conjeturas y Refutaciones: el Crecimiento del Conocimiento Científico).  

 

Es necesario denunciar una y otra vez todas aquellas ideas, opiniones y creencias que se divulgan como científicas cuando no son más que pseudociencia. No hay nada más falso que afirmar en nombre de la ciencia que “Dios no existe” o que “Dios no es la causa del universo”; sin embargo es curioso encontrar a muchos anticristianos entre los embajadores de la pseudociencia. Por otro lado, también es necesario avisar del peligro que supone el fundamentalismo religioso, que con el fin de contraatacar a estos convierte a la ciencia – única víctima de todo – en una especie de hija del demonio.   

 

Como siempre digo, la tarea más apasionante en beneficio del saber y de la verdad es el trabajo conjunto de todos los modos de conocer de los que dispone el ser humano. Es necesario y maravilloso, al mismo tiempo, ocuparse de nuevo sobre el principio de causalidad gracias a los avances de la ciencia y dejar de barrer bajo la alfombra todas las respuestas que no nos interesan.    

 

Anuncios
comentarios
  1. Joan Figuerola Borras dice:

    Joan, me gusta muho este escrito tuyo, es cierto lo que dices.
    Yo solo deseo que tanto en España como en Catalunya, haya un cambio politico y las persona que vengan, tengan unas ideas mas centradas y humanas y volvamos a la educación correcte, para formar a los jovenes, como personas.

  2. Saludos, Joan. Esperemos que así sea… sino habremos de hacerlo desde la sociedad civil. Gracias.

  3. […] This post was mentioned on Twitter by Juanjo Romero and Marcos Vásquez M., Marcos Vásquez M.. Marcos Vásquez M. said: RT @JuanjoRomero: La metafísica darwiniana y el fundamentalismo de la pseudociencia http://bit.ly/9E5TkT (@opusprima) […]

  4. inberdigital dice:

    Desde tiempos inmemoriables el aspecto metafìsico es digno de considerarse,. no sólo por atender a los eventos que aun la ciencia trata de encontrar respuestas evidentes y concisas sino por que encierra mucho del conocimiento que se perfila en otros ámbitos que ya no serían posible encajonarlos al método científico.,o incluso mediante el razonamiento.
    Recordemos que la Psicología fue una de las materias en separase de la filosofía y como tal sigue presentando numerosas inconsistencias , simplemente porque el estudio de la Psique humana va más allá de lo que las pruebas científicas arrojan. Muchas variables existen alrededor como para darnos cuenta qu aún la Ciencia le falta mucho camino para dar pie a un conocimiento operativo certero. Si ha avanzado en el aspecto de la Tecnología no se niega, pero esto es un aspecto meramente Físico, el manejo de datos, señales y demas son totalmente manejables, cuantificables, medibles,etc. es por ello el avance, Pero que diremos de las enfermedades que aún siguen incurables y que llevan mucho tiempo, que diremos de las formas en que construyeron las piramides los mayas o los egipcios, aún sin resolver.,, que diremos de los sueños, de fenómenos extrasensoriales como la clarividencia, aún inexplicables para la ciencia.. Luego entonces decir que la ciencia tendrìa el conocimiento o apelarla como la última verdad totalitaria, es cerrarse las puertas a no querer abarcar mas planos de este Universo, pues no es garantía. Luego Entonces la Filosofía es una materia que nos encamina al descubrir a trvés de el pensamiento, la reflexiòn, la mayeutica, nos puede brindar una verdad anímica que se acerca al realismo puro. Hoy en dia en este terreno tenemos por ejemplo la Filosofia para niños.,, en la que trata de establecer el modelo a la educación para forjar seres creativos, con pensamiento crítico, con una conscientizaciòn de supervivencia q se avecina en nuestro mundo, y esto se logra a través de la Filosofía.
    mientras que por el otro lado la Educación formal induce a personas dehumanizadas, robotizadas, mecanicas que sólo hacen, promueven lo que se les indicó en la escuela.
    Hasta aqui mis palabras., es claro que el conocimiento de Dios,, va mucho más allá, pero por mucho de las ideas, sentimientos, pensamientos y opiniones que tengamos o no tengamos.

  5. […] la realidad existente comenzó a partir de un acto creativo, por mucho que Hawking se empecine en vender lo contrario afirmando que el universo se explica a sí […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s