De ‘sexo, probetas y sotanas’: El Premio Nobel de Medicina justifica la muerte de embriones al éxito técnico

Publicado: 6 octubre, 2010 en Aborto, Ética y Moral, Ciencia

El Twitter de la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, suscribe el artículo de ‘El País’, Sexo, probetas y sotanas. El artículo en cuestión no tiene desperdicio y arranca de manera contundente: “La ciencia ha sido siempre una china en el zapato vaticano. La fe religiosa y la aclamada infalibilidad del obispo de Roma están en contradicción con la verdad demostrable”. Desde luego, el autor olvida la preocupación de la Iglesia en defender la posibilidad del hombre de alcanzar conocimiento verdadero y proclamarlo. La Iglesia sabe que la dignidad del hombre, la libertad y la justicia dependen de proclamar el sentido de la verdad, por eso no hay nada más descabellado que suponer la contradicción radical entre ciencia y religión, porque la Iglesia Católica subraya que el objetivo de la ciencia es la búsqueda de la verdad y que es un bien digno de ser amado por ser conocimiento y perfección del ser humano.     

 

El problema no es, por tanto, la Iglesia, sino la subordinación de la verdad. La verdad no puede ser objeto de manipulación de intereses particulares, como he indicado en muchas ocasiones al tratar el asunto de la ética científica. La ciencia busca la verdad, pero olvidamos que también debe estar, siempre, al servicio del hombre y muchas veces, por desgracia, la ciencia es empleada para el mal directa (bomba atómica) o indirectamente (Fecundación in Vitro). Que la Iglesia, como abogada del hombre, advierta esta realidad no la convierte en una enemiga de la ciencia, sino en una detractora de corrientes surgidas a partir del positivismo decimonónico que anteponen sus intereses en detrimento de la verdad. La Iglesia, por el contrario, ha contribuido de manera destacada al nacimiento y consolidación de la ciencia misma y anima constantemente a la investigación científica pues sabe que en la naturaleza se encuentra la presencia de Dios.  

 

La Iglesia no es contraria por tanto a la verdad, sino quienes prescinden de ella, y estos usan la ciencia como instrumento para otros intereses. La sobrevaloración del éxito técnico en detrimento de la verdad hace que no se tengan en cuenta cuestiones éticas respecto a la legitimidad del proceso obtenido y que todo sea justificable. Pero lo que es contrario a la verdad y no está al servicio del hombre no es justificable. Y esto que estamos diciendo se ve cuando el articulista de ‘El País’ afirma que la Iglesia arremete “contra la concesión del Nobel de Medicina a Robert Edwars, el padre de la fecundación in Vitro, una técnica mediante la cual han nacido felizmente en el mundo cuatro millones de personas desde el año 1978. La razón del rechazo: que la técnica requiere congelar embriones que, en gran parte, serán abandonados tras el tratamiento”.

 

Este último párrafo citado de ‘El País’ presenta distintos puntos que merecen ser analizados con diligencia. Por un lado, produce grima el relativismo y la frialdad con la que se indica la razón por la cual existen detractores de la FIV y la razón no es otra que la falta de consideración respecto de la vida humana, pues parece ser que con esta técnica el fin justifica todos los medios: la muerte de embriones humanos es vista como un bien. Por otra parte, es importante explicar realmente que es la FIV y hacerlo con total solicitud para no caer en una “insustancial charla de café”. La fecundación in Vitro se enmarca dentro del conjunto de técnicas de reproducción asistida. Desde el nacimiento de Lousie Brown en 1978, la fecundación in Vitro de un ovocito se ha convertido en una alternativa a la reproducción sexual. Este proceso supone la obtención de células gaméticas femeninas y masculinas. Para obtener esta última se recurre habitualmente a la masturbación del hombre. La obtención de óvulos conlleva un proceso más complejo en el que la mujer es sometida a la administración de hormonas para estimular sus ovarios y así poder obtener un alto número de óvulos. Cuando estos han madurado se administra a la mujer un compendio adicional de hormonas y se extraen los óvulos mediante una aguja guiada que se introduce por la vagina con la necesaria sedación. Esta obtención de óvulos conlleva la asunción de una serie de riesgos, como la anestesia, el sangrado y el desarrollo del síndrome de hiperestimulación ovárica, que supone una respuesta exagerada e impredecible a la terapia inductora de la ovulación. El 10% de las mujeres que se someten a estas técnicas desarrollan el síndrome de hiperestimulación ovárico severo que puede causar dolor, fallo renal, infertilidad futura, ascitis, tromboembolia y la muerte. Hay sospechas fundadas de que las mujeres que se someten a ciclos de estimulación ovárica pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de ovario y de mama. Esta sospecha se basa en datos provenientes de investigación con animales, si bien aún no se dispone de estudios concluyentes con humanos.   

 

Tras la obtención de las células germinales masculinas y femeninas se fecunda en el laboratorio el mayor número de óvulos posible. Según el tipo de infertilidad del hombre se recurre al cocultivo de las células gaméticas o la inyección intracitoplásmica del espermatozoide (ISCI). Este cocultivo supone el colocar en una placa Petri un óvulo junto con un elevado número de espermatozoides observando el momento en el que uno de ellos fecunda al óvulo. Una vez fecundado el óvulo y consecuentemente generado el cigoto éste se aísla en otra placa de cultivo con los nutrientes y temperatura adecuados permitiendo el crecimiento del embrión en el laboratorio hasta un determinado número de divisiones en las que se constata la buena calidad del mismo. Por lo general los embriones se dejan crecer in Vitro hasta el estado de mórula, si bien pueden mantenerse vivos fuera del útero hasta el estado de blastocisto. Una vez se constata la viabilidad el embrión es transferido al útero de la mujer que lo gestará. Sólo aquellos embriones que superan el 7, en una escala del 1 a 10, se consideran suficientemente buenos como para ser transferidos. Los embriones que no superan el control de calidad se desechan. De los embriones buenos normalmente se transfieren tres al útero por las bajas tasas de gestación exitosa que se producen si se transfiere sólo uno. Estas bajas tasas de éxito responden a la falta de reconocimiento molecular materno-fetal que se da como consecuencia de haberse generado el embrión fuera del útero materno. Transfiriéndose tres un hermano ayuda al otro y tratan de sobrevivir en el viaje hacia a implantación definitiva en el útero de la mujer. Puede ocurrir perfectamente que los tres embriones sobrevivan y se implanten. En tal situación se ofrece a la mujer la reducción embrionaria, donde ella decide de los tres hijos ya anidados en su seno cuántos dese gestar. Si se decide no gestar a uno o dos de los hijos se practica el aborto mediante aspiración.

 

El resto de los hermanos que no se han transferido se congelan con el fin de no someter a la mujer a ciclos innecesarios de estimulación ovárica en el caso de que desee tener más descendencia. Dentro de la fecundación in Vitro se distingue la homóloga y la heteróloga. En la homóloga, el gameto femenino proviene de la madre que gestará al hijo y el masculino del padre que formará parte de su proceso parental. En la heteróloga, uno de los gametos o ambos provienen de donantes. En España la donación de gametos supone el anonimato, lo que supone que hermanos de padre o madre nacerán en familias distintas y la persona generada por esta técnica no podrá jamás conocer a su padre o madre biológica. Esta práctica implica un potencial riesgo de consanguinidad si dos hermanos así generados llegaran a formar pareja y tuvieran descendencia. En la fecundación in Vitro lo primero que se observa es que el embrión es degradado a mero producto al ser sometido a una serie de rigurosos controles de calidad, basados fundamentalmente en criterios morfológicos, antes de ser puesto en la estantería del supermercado, es decir, antes de ser transferido al útero materno que lo gestará. También observamos que tal práctica supone la muerte de embriones – los no seleccionados – o su congelamiento como si de polos se trataran.  

 

Una alternativa a la congelación de embriones es la congelación de óvulos, con lo que se evita congelar a seres humanos. El óvulo es la mayor célula del cuerpo humano, mide entre 100 y 200 micras de diámetro, por lo que su proceso de congelación no es sencillo. Mucho más simple es la congelación de semen. Al congelar el óvulo los cristales que se forman en su interior pueden destruirlo. Para evitarlo el óvulo debe someterse a un proceso de deshidratación en el que el agua se reemplaza por una sustancia crioprotectora que inhibe la formación de cristales de hielo. La congelación se desarrolla bien mediante una bajada controlada y lenta de la temperatura – es el método más común – o mediante un proceso denominado vitrificación. Esta técnica se ofrece a mujeres que serán sometidas a procesos de quicio o radioterapia para preservar  su fertilidad; a mujeres que se someten a técnicas de fecundación in Vitro y no desean congelar embriones; a mujeres que desean un hijo (un coche, una joya…) en una edad avanzada, y a mujeres donantes para generar bancos de óvulos. Muchos de estos óvulos se emplean para generar embriones por diferentes técnicas – fecundación in Vitro, transferencia nuclear, partenogénesis, etc. – que son destruidos al alcanzar el estado de blastocisto para obtener sus células troncales y emplearlas para la investigación. Por tanto, también nos encontramos ante una práctica éticamente no aceptable.

 

En un proceso de fecundación in Vitro se generan un número de embriones superior al que se transfiere al  útero de la mujer – tres – que se mantienen congelados a -196º C. En torno al 30% de los embriones mueren en el proceso de congelación o en el de descongelación. La congelación implica una suspensión de la actividad metabólica de embrión pues a temperaturas tan bajas las reacciones metabólicas prácticamente no se dan. Por tanto, nos encontramos ante una suspensión de la vida y ante una intervención abusiva sobre la vida humana, ya que se condena a un ser humano vivo a permanecer en un congelador indefinidamente, aunque tal proceso está contemplado en la legislación vigente y, consecuentemente, es legal. No obstante, aunque sea legal no deja de plantear su cuestión ética y moral, como acontece también en el diagnóstico pre-implantatorio, una técnica que permite separar a una de las células – blastómero – que constituyen el embrión en fases muy tempranas de su desarrollo. Una vez aislada esta célula, el embrión, si consigue sobrevivir a la intervención, prosigue su ritmo de división normal. El blastómero aislado se somete a un análisis genético que permite identificar si el embrión del cual procede es o no portador de alguna anomalía genética. Si es portador de anomalías genéticas es directamente desechado en el contenedor de basura orgánica, un contenedor que podríamos denominar Auschwitz Birkenau o Bergen Belsen, por ejemplo. Desde luego, la legislación vigente permite este diagnóstico por el cual podríamos desestimar la gestación de una persona con síndrome de Down. Esta técnica también se emplea para elegir el hermano compatible en la generación de los denominados “bebes medicamento”, donde dos embriones son abortados y uno nace no por amor sino para salvar a un hermano enfermo. Esta técnica es legal en España, pero entra en conflicto directo con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con e Convenio de Derechos Humanos y Biomedicina vigente en España desde el 2000.

 Es importante no olvidar nunca que el embrión humano debe gozar de los mismos derechos que cualquier otro individuo de la especie humana en cualquier fase de su desarrollo. Toda intervención sobre el embrión que pone en riesgo su vida o lo somete a procesos de generación y/o conservación indignos, no pueden ser jamás aceptados.

Anuncios
comentarios
  1. Kewois dice:

    >Es importante no olvidar nunca que el embrión humano debe gozar de los mismos >derechos que cualquier otro individuo de la especie humana en cualquier fase de su >desarrollo

    En ese caso el estado debería llevar un control sobre la actividad sexual de TODAS las mujeres. Luego de tener sexo debería aislarse a la mujer a fin de que no cometa actos voluntarios o no que pudieren afectar al embrión, como fumar, tomar alcohol, tomar medicamentos que se sepa provoquen malformaciones.
    Al finalizar su período si menstrua se libera a la mujer hasta que de nuevo tenga relaciones sexuales.
    De esta manera se protegerían los “derechos” de ese ser humano que pudiera estar gestándose dentro de ella.
    ————————————————————————————————-

    Supongo que tu respuesta ante una mujer que es infértil es que acepte su destino si las relaciones sexuales y la inseminación artificial no funcionan (suponiendo que no tengas objeciones contra la inseminación artificial).

    Por mas que quiera tener hijos y tener una familia junto con su esposo.

    Asimismo me gustaría saber si llamarías asesina a alguna amiga que en este momento tenga un hijo o hijos que hayan sido concebidos por fertilización in vitro. Dejas de hablarle?. Porque yo si dejaría de hablar y trataría de asesina a una madre que mate a un niño

    Evidentemente los 4.000.000 de personas que EXISTEN gracias a la fertilización in vitro no te importan y preferirías que no existiesen por la supuesta muerte de embriones muchos de los cuales no serían viables.

    Asimismo esperaría una fuerte convicción moral de tu parte, negándote a tomar o que administren a un ser querido enfermo cualquier medicación o tratamiento que implique que se hayan usado embriones para desarrollarlo.

    Afortunadamente la fertilizacion es legal

  2. Saludos Kewois.
    “Afortunadamente la fertilización es legal”. Con esta afirmación sostienes que la Ley está por encima de toda razón y de toda moral. Si todo lo legal es bueno entonces hemos de decir que ‘afortunadamente’ la pena capital es legal y que el exterminio judío en la Alemania nazi estaba dentro de la legalidad y que, por tanto, no era punible.
    Cuando afirmas que la Ley está por encima de la moral y de la razón sostienes que el Estado está por encima de todo. Me sorprende la divinización del Estado por tu parte. No encuentro que lógica sigue a la afirmación de: “El estado debería llevar un control sobre la actividad sexual de todas las mujeres…” al margen de observar tu inclinación por la que el Estado lo controle todo, como si el hombre se encontrara en minoría de edad.
    No obstante el embrión puede que no sea un ser humano, en ese caso exigiría de tu parte una explicación racional para sostener que no es más que una existencia indeterminada, pues la lógica lleva a sostener científicamente que de un cerdo nacen cerdos y que de los hombres nacen hombres.
    “Me gustaría saber si llamarías asesina a alguna amiga que en este momento tenga un hijo o hijos que hayan sido concebidos por fertilización in Vitro”. Antes de responderte a la cuestión informarte de un craso error: concebir no es un término aplicable a la FIV, donde debe emplearse el término producir. Esto parece una nimiedad, pero muestra una de las realidades moralmente negativas de tal práctica: las personas no se producen, no son coches ni sillas fabricadas para cubrir necesidades. Una vez dicho esto, sin duda condenaría el acto llevado a cabo por mi supuesta amiga.
    No es que los 4.000.000 millones de personas nacidas mediante la FIV no me importen, pero es que también me importan los 12.000.000 de personas que han muerto (como mínimo 12 millones pues al menos perecen 3 embriones en cada fecundación) mediante esta práctica.

    Esta es mi convicción moral, el respeto por el ser humano en cualquiera de sus estados: embrión, feto, bebé, niño, adulto, anciano. Nunca trataré a una persona como medio, ni causaré la muerte de una para que otra pueda vivir. Desde luego, el temor es hacia ti, me preocupa y mucho que llegado el caso puedas tomar la decisión de matar a alguien para salvar “a un ser querido”.

    Gracias por comentar.

  3. Cristina B. dice:

    Totalmente de acuerdo con tus planteamientos. Encuentro éticamente reprobable la producción de personas ya sea para salvar a otras, para hacer posible la maternidad a mujeres mayores o para personas homosexuales. Los niños, como bien dices no se producen, no son objetos, son sujetos. Por otro lado encuentro relación de la FIV con la clonación.

  4. Salva dice:

    Buena entrada Joan. Coincido con la crítica de Habermas hacia aquellos que pretenden presentar la FIV como progreso para la humanidad.

  5. carmen dice:

    Pienso que a la luz de la razón quienes consideran que el embrión no es un ser humano caen en un error moralmente condenable. Sus tecnicismos y su lingüística no pueden borrar la realidad. Quienes afirmamos la personalidad del embrión no caemos presas de creencias religiosas, sino de una rigurosa interpretación de la realidad misma alejada de cualquier interés.

  6. Saludos. Gracias Carmen, Salva y Cristina por vuestros comentarios.

  7. Claudia dice:

    Interesante y acertada reflexión. Lástima que no lo leeran quienes más deben.

  8. Anna dice:

    A Kewois y a todas las personas que puedan pensar igual que él:

    La FIV conlleva la pérdida de embriones, una pérdida de antemano aceptada. Legalmente estas muertes no son punibles. Pero imagino que considerarás que matar es moralmente punible, verdad? Y ya no por considerar al embrión, humano; aunque fuera una mera vida antológicamente no clasificada esa vida ¿merece respeto? ¿O hay vidas menos dignas? ¿Quizá un niño con síndrome de Down al que muchas parejas deciden abortar es menos digno que un niño “sin taras”?

    ¿Respetas la vida humana? ¿O consideras que la fecundación no es el comienzo de una nueva vida? La FIV, por ejemplo, tiene como objeto producir una nueva vida, pero para ello hay que eliminar unas cuantas. La intención, por tanto, de la FIV es “buena” pero no los medios: el fin en este caso, ¿justifica los medios?

  9. Jordi A. dice:

    “El fin justifica los medios” podría resumir el FIV… Y además, engañan a la gente escondiendo que hayan sacrificado a otros embriones… Comunismo, autoritarismo, fascismo, todos han llamado al grito de “¡¡no importan los medios!!”

    Dentro de 200 años miraremos atrás y nos dará arcadas ver cómo se han sacrificado tantas vidas humanas.

  10. Kewois dice:

    >“Con esta afirmación sostienes que la Ley está por encima de toda razón y de toda >moral”
    No.
    Sostengo que tus criterios de moralidad no son compartidos por la sociedad en que vives.
    >Si todo lo legal es bueno entonces hemos de decir que ‘afortunadamente’ la pena >capital es legal y que el exterminio judío en la Alemania nazi estaba dentro de la >legalidad y que, por tanto, no era punible.
    Si es punible porque hablas de la muerte de personas. Las bombas atómicas sobre Japón y el bombardeo sobre Dresden también son crímenes. Ahí entramos en la discusión de si un embrión es o no persona. Se que para ti lo es, para mi no lo es hasta que se desarrolla un cerebro y sistema nervioso.
    Respecto a consentir masacres, te refiero a la Biblia donde hay varias masacres abaladas y otras producidas por Dios. Asi que para relativista moral tu en primer lugar.

    >No encuentro que lógica sigue a la afirmación de: “El estado debería llevar un control >sobre la actividad sexual de todas las mujeres…” al margen de observar tu inclinación
    No Joan. No has entendido.
    Si el embrión es PERSONA desde la concepción y tiene los mismos derechos entonces el estado DEBERIA estar obligado a protegerlo aún ante la posibilidad que exista.
    Ese estado totalitario NO ES LO QUE YO pretendo sino lo que se deduce de TU postura de decir que los embriones son personas desde la concepción.
    Si es persona el estado debería protegerla del daño que su madre pudiere hacerle.

    >la lógica lleva a sostener científicamente que de un cerdo nacen cerdos y que de los >hombres nacen hombres.
    Pero una semilla no es un árbol es un árbol en potencia.
    Un embrión no es una persona es una persona en potencia.
    >donde debe emplearse el término producir. Esto parece una nimiedad, pero muestra >una de las realidades moralmente negativas de tal práctica: las personas no se >producen,
    Vos ni por asomo entendés que una pareja quiera justamente dar vida y tener un hijo y someterse a un tratamiento traumático para poder tener hijos. No es un simple capricho.
    >Una vez dicho esto, sin duda condenaría el acto llevado a cabo por mi supuesta amiga.

    La tratarías como asesina??
    Realmente sabes cuantos de los que te rodean lo han hecho?? Les preguntas?
    Deberías averiguar quienes han concebido por FIV entrar en sus casas y cuando la familia está cenando pedir que se arreste a ambos padres y encarcelarlos por homicidas.
    Deberías plantarte no solo ante las clínicas de abortos sino en los centros de fertilidad e insultar a médicos, enfermeras y a los que concurren.
    Estoy seguro que si en un lugar se asesinaran niños todo lo anterior pasaría, pero resulta que la sociedad no cree realmente que los embriones sean personas sino personas en potencia.

    >No es que los 4.000.000 millones de personas nacidas mediante la FIV no me >importen, pero es que también me importan los 12.000.000 de personas que han >muerto (como mínimo 12 millones pues al menos perecen 3 embriones en cada >fecundación) mediante esta práctica.
    12.000.000 que sin la FIV tampoco hubieran vivido, verdad? Ni los 4000.000 ni los 12.000.000
    >Nunca trataré a una persona como medio, ni causaré la muerte de una para que otra >pueda vivir.
    Es decir que si tienes un arma con fines deportivos y entra alguien a tu casa y amenaza a tu familia no piensas defenderla??
    No vas a defender tu nación en caso de guerra
    >Desde luego, el temor es hacia ti, me preocupa y mucho que llegado el caso puedas >tomar la decisión de matar a alguien para salvar “a un ser querido”.
    Espero que no.
    Pero si usaría medicamentos generados a partir de células madre para salvar a mi hijo, en vez de tu caso en que dejarías morir a tu hijo.
    Si usaría el FIV. Pero no como primera opción.
    Básicamente no es que apoye asesinatos y muertes sino que no pienso que los embriones sean personas hasta que desarrollan sistemas nerviosos y cerebros.

    Kewois

  11. Kewois dice:

    Ana
    >La FIV conlleva la pérdida de embriones, una pérdida de antemano aceptada.
    Con embriones que de otra manera no se transformarían en personas en pos de engendrar una persona.
    >Pero imagino que considerarás que matar es moralmente punible, verdad?
    Depende el caso.
    Pero el embrión no es una persona.
    >aunque fuera una mera vida antológicamente no clasificada esa vida ¿merece respeto?
    Tu no matas NINGUNA forma de vida????
    >¿Quizá un niño con síndrome de Down al que muchas parejas deciden abortar es >menos digno que un niño “sin taras”?
    Depende cuando se detecte el síndrome de Down.

    >La FIV, por ejemplo, tiene como objeto producir una nueva vida, pero para ello hay >que eliminar unas cuantas.
    Prefieres que NO se genere una nueva vida???
    Que la mujer permanezca infértil???

    >La intención, por tanto, de la FIV es “buena” pero no los medios: el fin en este caso, >¿justifica los medios?
    Si.

    Kewois

  12. Saludos Jordi, muchas gracias por tu comentario. Desde luego vivimos en una cultura donde el fin justifica los medios, pero de este modo acabaremos descubriendo que ese tan pronunciado “pogresismo” se ha vuelto contra el propio hombre.

  13. Beltenebros dice:

    Si el fin justifica los medios, cualquier matanza es justa. Incluyendo las que se le imputan a la Iglesia Católica. Pues toda justificación se justificaría a sí misma.

    Y si el fin de la Iglesia es una improbable bienaventuranza sobrenatural, puede replicarse que el valor laico de la vida es a su vez metafísica improbable.

    Saludos.

  14. Saludos Kewois.

    “Ahí entramos en la discusión de si un embrión es o no persona… para mí no lo es hasta que se desarrolla un cerebro y sistema nervioso”.

    La persona humana está en el embrión con todas sus potencialidades, que se irán desarrollando a lo largo de su existencia. El código genético contiene las características humanas (humanas digo y no de tigre, rata o camello) e individuales del nuevo ser. Todo lo que el hombre es se encuentra desde el principio en el código genético.

    Desde luego el estado debería protegerlo, pero ya hemos visto que los derechos humanos no son siempre respetados: judíos, kurdos, albaneses… y el embrión so tratados de manera no humana.

    Cuando hablas de “acto” y “potencia” estás usando términos metafísicos mientras hablas de biología. Cada disciplina tiene su método. Biológicamente hablando el embrión es un ser humano en cuanto así lo recoge su código genético donde están insertadas todas las características humanas.

    El insulto no es mi modo de obrar, así que no procedería de ese modo. He hablado con personas y algunas en lugar de buscar un hijo mediante la FIV han adoptado a un niño sin padres.

    “Es decir que si tienes un arma con fines deportivos y entra alguien a tu casa y amenaza a tu familia, ¿no piensas defenderla?”. Cada vez rizas más el rizo. Los preceptos morales tienen algunas excepciones entre ellas la defensa nacional y la defensa propia si no hay otro modo de defenderse ante la injusticia padecida.

    Está bien. Matarías a tres o más hijos tuyos para salvar a uno. Aunque pienses que no son humanos si lo son pues ello lo demuestra el código genético.

  15. Saludos Beltenebros, muchas gracias por comentar.

  16. Kewois dice:

    >Biológicamente hablando el embrión es un ser humano en cuanto así lo recoge su >código genético donde están insertadas todas las características humanas.

    Cada célula de tu cuerpo en su núcleo tiene TODO tu código genético.
    Sin embargo ninguna de esas células es una persona.

    Ni tu brazo es una persona, ni tu páncreas.

    Tu “persona” está en el cerebro.

    >Los preceptos morales tienen algunas excepciones

    El rizo lo rizas tu hablando en términos absolutos cuando sabes perfectamente que no es el caso. “No mataras… “ que en realidad es no mataras a menos que…. Y acá vienen la lista de circunstancias en que se permite matar una persona.

    Respetaras TODA vida….. a menos que… por ejemplo tengas hambre y ahí no respetas TODA vida.

    >Matarías a tres o más hijos tuyos para salvar a uno.

    Muchos de los embriones no son viables y naturalmente serán interrumpidos en caso de ser implantados.
    Se implantan dos o tres y luego se da cual es o no viable
    ——————————————————————–
    No mato un hijo que de todas maneras no nacería. Tengo un hijo a costa de embriones que no son personas.

    Por supuesto que tu argumento de adoptar en vez de usar el FIV es muy respetable.
    Pero también lo considero debido a lo traumático que implica el método FIV para la mujer que debe inyectarse muchas dosis de hormonas y someterse a la extracción de los óvulos.

    Por último, como en el caso de la defensa personal creo que la destrucción de embriones tampoco no es tampoco un asunto a tomarse a la ligera. Es una persona en potencia, en una potencia algo mayor que las personas en potencia que implican cada posible combinación de los 1500 óvulos de la mujer con los millones de espermas del hombre.
    Cada combinación es una persona diferente en potencia.
    El embrión al tener el código genético completo está en mi opinión en un grado de potencialidad como persona mayor que la esperma y ovulo por separado.

    Saludos
    Kewois

  17. Saludos Kewois.

    El concepto “persona” es filosófico y jurídico. No obstante entendemos que un ente que posee el código genético de un perro es un perro, así ocurre con los gatos, las gallinas y los humanos. El termino persona procede del termino latino ‘personare’ (resonar, sonar con fuerza) y del griego ‘prósopon (aquello que se pone delante de los ojos), una derivación de este sentido de persona es ‘per se sonans’, quien posee voz por sí mismo.

    Lo que resulta incomprensible es que digas que el embrión no es una persona como has dicho muchas veces y ahora digas que es una persona en potencia. A esto te pregunto: ¿si el embrión es una persona en potencia es moralmente aceptable su muerte?

    Gracias por comentar.

  18. Luigi dice:

    Si queremos comenzar a penalizar el aborto, lo que podemos hacer es un plan a largo plazo, para un cuarto de siglo.

    Esto es: el primer año del plan, a la mujer que abortara se le aplicaría un año de cárcel; el segundo, dos; el tercero, tres, y así sucesivamente hasta que en un lapso de 25 años hubiera una homologación de sanciones entre aborto y homicidio.

  19. Kewois dice:

    Normalmente de cada 10 uniones exitosas (donde se unen esperma y ovulo) solo 3 llegan a nacer.
    La mayoría de esos embriones no se desarrolla en alguna etapa.

    La mayoría de las veces la mujer ni se da cuenta y tiene solo un retraso en la menstruación.
    Otras el embarazo se interrumpe en las primeras 12 semanas naturalmente.

    asi que la propia naturaleza es una GRAN abortista

    >¿si el embrión es una persona en potencia es moralmente aceptable su muerte?
    Depende el caso.

    Si es para generar medicamentos que salvaran a otros si.
    Si es porque hay que seleccionar alguno, no se pueden implantar todos en el caso del FIV si.
    Si es producto de una violación y la mujer lo desea después de presentarle la alternativa si.
    Como método anticonceptivo no, debido a que existen métodos mucho menos traumáticos donde no se elimina a una persona en potencia.

    7 de cada 10 normalmente no son viables……. el universo es asi.

    Los embriones no son personas.

    Si a la vuelta de tu casa se asesinaran personas tu harías algo.
    En cualquier hospital por mes se hacen varios FIVS… y tu haces algo al respecto???
    Estas cerca según dices de un campo de exterminio, y no haces nada??

    Ni tu crees eso de que los embriones son personas.

    Kewois

  20. Elisabeth dice:

    Acertada entrada que debería hacer reflexionar a muchos.

  21. Maty dice:

    Kewois, el problema de Joan es que sí CREE que los embriones son personas.
    Igual que CREE en dios.
    Y contra CREENCIAS no caben RAZONAMIENTOS.

  22. Saludos Maty y Elisabeth, gracias por comentar.

    Maty: que un embrión humano sea humano no es cuestión de creencia. Quizá tu no “creas” que es humano y que es cualquier cosa. Pero la biología demuestra que posee el código genético propio de los seres de su especie: la humana.

    La fe y la razón no son antagónicas, si son antagónicas la razón y la ignorancia.

  23. Bueno, Joan. No voy a entrar a opinar sobre cada correo que guardo, pero me encontré con tus páginas y tus artículos, y muchos de ellos los voy guardando, algunos reenviando, en especial los que tienen una vinculación más directa con la bioética, que es a eso a lo que más me dedico. Agradezco a Dios el hecho de que, habiendo alguna vez encontrado artículos tuyos, hoy directamente me metí en la web con la consigna “Artículos de Joan Figuerola”, y he encontrado cientos, y los voy a revisar todos para luego seleccionar. Gloria a Dios que te ha dado tanto talento para que se vuelva fecundo en el compartir. Te lo agradezco de corazón. Muy bueno todo.
    ¡Ah!, un comentario que puede tener algo de jocoso para ver cómo proceden ellos, y es que cuando hay que calificar, yo he puesto el máximo en cada artículo que abrí, pero veo que otros deben hacer lo contrario, pero aún esos, si lo han leído, espero que les quede algo, al menos la intriga sana de leer a alguien que escribe la verdad sobre la vida.

  24. Saludos Antonio. No hay nada que agradecer más que compartir el amor por la verdad y el saber. Si dispones de web será un placer saberlo. De nuevo, muchas gracias por comentar, se agradece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s