Zapatero dedica al aborto el presupuesto que recorta a la investigación científica

Publicado: 14 septiembre, 2010 en Aborto, Política

El Salvador, Chile, Costa Rica y Perú tienen muchos aspectos en común, entre ellos que son estados en los que se penaliza el aborto. En España, en cambio, el número de abortos aumenta significativamente desde la entrada en vigor de la nueva Ley del Aborto, según indica Alicia Latorre, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida. Respecto a los derechos de la mujer se desconoce si la nueva ley supone una mejoría de éstos, lo que sí está claro es que algunos han encontrado en ella un auténtico negocio, como es el caso de la clínica privada Askabide que desde su reciente aplicación absorbe el 50% de los abortos cometidos en Navarra. En cuanto a los profesionales sanitarios son muy pocos los médicos que no tienen inconvenientes en perpetrar abortos. Ante esta realidad las autoridades políticas mediante los directores de centro niegan las objeciones por considerarlas inadmisibles y quienes siguen adelante son añadidos en listas negras.

 

Que un Estado, como cualquiera de los anteriormente citados, penalice el aborto no indica que coarte la libertad de las personas, al contrario, el aborto es una realidad sólo admisible en una sociedad que acepta el genocidio. Se pueden elaborar múltiples definiciones pero a través de la manipulación semántica jamás se podrá esconder la realidad del aborto: la muerte de un ser humano. La Ley de 1985 recogía tres supuestos extremos por los cuales se podía practicar un aborto: violación, malformación del feto y riesgo para la madre. La Ley actual es una invitación directa al aborto libre. Y el aborto libre es la cultura genocida que propaga el gobierno socialista. Es curioso que en España donde el peligro de la salud de la embarazada es casi inexistente, y cada vez más inexistente, se alegue peligro para la salud psíquica de la mujer en el 95% de los abortos practicados.

 

El aborto no es ningún derecho, es una barbarie que elimina y eliminará a muchas vidas humanas en España. Y esto no es palabrería, es una realidad. Es suficiente con ver un feto abortado para descubrir la realidad del aborto. Sin embargo, el gobierno de Zapatero dedica al aborto el presupuesto que recorta a la investigación científica en España, por lo que al mismo tiempo que es el responsable directo de la muerte de la futura mano de obra guillotina el desarrollo de nuevas tecnologías que podrían permitir la salida de crisis como la presente. En consecuencia, el sectarismo socialista es el responsable tanto de la muerte de vidas humanas como la ruina de España.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s