La cultura islámica está cambiando a Europa

Publicado: 12 septiembre, 2010 en Cultura, Modos de vida, Pensamiento, Periodismo, Política

Ayer criticaba la exagerada atención que presta la prensa a personajes esperpénticos y centraba la reflexión en ese predicador de la América profunda que exhorta a Occidente a la quema del libro sagrado del Islam. Si analizamos la prensa de los últimos lustros, para no ir más lejos, observamos que la llamada ‘globalización’ o la ‘multiculturalidad’ es atendida de una manera pintoresca cuando se trata de abordar sus innumerables defectos y una prueba de ello es la presencia repetida de distintos Terry Jones tanto de Occidente como de Oriente. Hoy, los informativos han hecho especial hincapié en las manifestaciones de distinta índole celebradas por el noveno aniversario del atentado terrorista de las Torres Gemelas de Nueva York. En Londres, concretamente, ha habido una numerosa manifestación antiamericana promovida y encabezada por musulmanes cuyos portavoces no se han cansado de repetir la necesidad de imponer las costumbres islámicas en el mundo. Los medios de comunicación no han atendido  a este hecho más que de modo superficial sin darse cuenta que el Islam y no la expresión de sus seguidores más fanáticos está cambiando a Occidente y especialmente a Europa.

Es muy probable, y en esto coincido con Christopher Caldwell, que Europa sea hoy víctima del complejo de culpa causado por las atrocidades étnicas cometidas durante la Segunda Guerra Mundial. Estos días, sin ir más lejos, han corrido ríos de tinta por la decisión unánime de la República francesa de expulsar de sus tierras a las personas de etnia gitana. Sin duda, que se mire con asombro e indignación esta decisión, reprobable o no, responde en parte a esa forzosa ‘obligación’ europea de aceptar a toda aquella persona que arriba a nuestras costas. En las últimas décadas, sobre todo en los últimos años, está llegando una inmigración masiva procedente de países musulmanes que lejos de amoldarse a las costumbres de la nueva civilización que la acoge exige y de manera virulenta si es necesario que Europa asimile el modo de vida islámico.

Paulatinamente esta inmigración musulmana transforma la tradición y los valores occidentales cultivados durante siglos encontrando, en este proceso, una inestimable ayuda en esa ‘obligada’ tolerancia que Europa misma se ha impuesto para no despertar a los viejos fantasmas del pasado. Esta tolerancia, mediante una equívoca comprensión etnológica, considera que todas las culturas son iguales y que sus valores son idénticos. Ésta hermosa pero utópica teoría contrasta con la realidad: dos culturas no pueden convivir juntas pues tarde o temprano se produce el fenómeno de la aculturación, que pasa por la subordinación de una cultura sobre la otra; en este caso Occidente está en vías de claudicar ante Oriente.

La alianza de las civilizaciones no es más que una utopía cuando se trata de la convivencia de culturas en un mismo territorio. Es comprensible que la inmigración islámica no quiera integrarse y aceptar los valores europeos porque la cultura es algo más que un vestido superficial, es la segunda naturaleza del hombre, es decir, es sustancial al modo de vivir y enfocar la existencia. En este sentido, es una obviedad que dos cosmologías netamente diferenciadas entren en colisión y una de ellas salga perjudicada. Occidente (Europa y los EEUU) acoge el 50% de la inmigración mundial, que en el 2005 se calculaba en torno a los 200 millones de desplazados, y sólo en Europa ya son 20 millones los musulmanes que la habitan – lo que vendría a ser casi el 50% de la población de España –. Ante estas cifras, a las que hay que añadir la tasa de natalidad de las mujeres musulmanas que es muy superior a la de las europeas, es comprensible que Europa padezca una seria transformación que tendrá consecuencias profundas en las próximas décadas.

La gravedad no está tanto en una inmigración musulmana que elude toda integración, sino en una sociedad europea que abandona los valores que la han hecho avanzar durante siglos tanto en el orden cultural como moral. Ante una cultura sumisa y relativista como la europea se encuentra una cultura islámica segura de sí misma que arde en deseos de imponerse sobre las demás. El afán por descristianizar Europa por parte de determinadas ideologías es una gran ayuda en el proceso de islamización del viejo continente. Roma, la cuna del catolicismo, es de los países que cuentan con una mayor presencia de mezquitas, seguida muy de cerca por Londres y París. En España hace tres años nuestro presidente concedió la amnistía a 700.000 inmigrantes ilegales. Este ‘buenismo’ de Europa contrasta con la contundencia con que la inmigración, en especial la musulmana intenta imponerse sobre la cultura que la acoge. Si no se actúa pronto, si Europa no soluciona su miopía pronto seremos un cultura islamizada.  

Anuncios
comentarios
  1. José Carlos dice:

    Me surgieron bastantes cuestiones que, aún cuando comparto tu opinión, no está por demás ponerlas sobre la mesa. Es muy cierto que esta etnia de ideales bastante extremistas está en cierta forma jugando con nuestros valores occidentales, como lo son la tolerancia, la equidad etc. Y esto puede representar un peligro al punto de vista occidental (en el que grupos como la Organización de las Naciones Unidas imperan por una cosmovisión cosmopolita y por tanto igualitaria), pues como tú dices, es en realidad bastante utópico el concebir un estado en el que dos cosmovisiones totalmente opuestas conviven pacíficamente. Pero también es muy cierto que en los países afiliados a la denominada “Liga Árabe” recae el mayor índice de producción de petróleo del mundo. Y las negociaciones con esta, viéndolo desde un punto de vista “neoliberalista”, resulta bastante factible para el flujo del capital, en el que los beneficios políticos, económicos y sociales de “los dos mundos” no cesarán (a menos que exista una crisis petrolera). Por lo que en resumen, opino que es inconcebible observar nuestro contexto mundial sin la presencia del Islam, el cual, a consecuencia de las negociaciones y los beneficios obtenidos, gana más simpatizantes y se extiende a lo largo del mundo. Entonces: ¿Cómo regular la expanción de esta etnia cuando el problema es tan complejo?
    Saludos desde México.
    PD: Muy buen blog.

  2. Saludos José Carlos, muchas gracias por tu aportación.

  3. […] no quiere integrarse en la sociedad que la acoge. La culpa, o parte de la culpa, no obstante, es de una sociedad europea que abandona los valores que la han hecho avanzar durante siglos tanto en el orden cultural como moral. Así, ante una […]

  4. Rodolfo Plata dice:

    ISLAMISMO Y JUDAÍSMO SON AFLUENTES DE LA LETRINA TEÍSTA QUE IMPONE POR LA FUERZA LO QUE NO ACEPTA LA RAZÓN NI EL SENTIDO COMÚN. Y para derrotarlos solo es necesario actualizar el cristianismo de tal modo que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo secular, la pluralidad y el sincretismo. Enmarcándolo en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana, conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas y aplicaciones que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.). Sincretismo religioso expresado por Raimon Panikkar fruto de sus frecuentes viajes a la India: «Me marché cristiano, me descubrí hindú y regresé budista, sin haber dejado de ser cristiano». http://www.scribd.com/doc/42618497/Imperativos-Que-Justifican-y-Exigen-Urgentemente-Un-Nuevo-Enfoque-Del-Cristianismo

  5. Saludos Rodolfo, gracias por comentar.

  6. Fidel dice:

    «Me marché cristiano, me descubrí hindú y regresé budista, sin haber dejado de ser cristiano».

    Ahora está descubriendo su islamismo, en el loco frenesí del sincretismo mas esquizoide.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s