De la alegría del creyente a la angustia del ateo

Publicado: 11 septiembre, 2010 en Religión

El vacío existencial es el estado de frustración que afecta el sentido de la vida. Viktor Frankl lo describía como “la pérdida del sentimiento de que la vida es significativa” (El hombre en busca de sentido, Herder, Barcelona, 1994). Hay personas – todos conocemos ejemplos de ello – que tienen el sentimiento de que su vida carece de sentido y se sienten acosadas por esta vaciedad interior. Resulta paradójico que quienes consideran absurda la existencia son sujetos incapaces de trascender más allá de una vida cotidiana marcada por la búsqueda del placer inmediato. El sentimiento profano de que la vida carece de sentido favorece estados que de algún modo implican alteraciones de la función cerebral (El cerebro, lo neurológico y lo trascendental, Amadeo Muntané, María Luisa Moro y Enrique R. Moros, Eunsa, Pamplona, 2008).

Con frecuencia las personas ateas son víctimas de la ansiedad y de la angustia. Este cuadro psicofísico cuando se hace persistente restringe la autonomía y el desarrollo personal y conduce a la desesperanza. Como apuntaba anteriormente, las personas ateas necesitan estar activas, ocupar el tiempo en busca de una rápida satisfacción que llene esa vaciedad interior que les sacude e inquieta. La angustia, que fue profundamente estudiada por el existencialismo filosófico, tiene su origen en el conflicto existencial del ser humano frente a su ubicación en el mundo y a su finitud.

El cerebro humano esta capacitado para trascender como demuestra la neuroimagen al poner de manifiesto la existencia de actividad cerebral cuando las personas rezan o viven una experiencia religiosa. La creencia en Dios es real y dicha experiencia tiene repercusiones neurofisiológicas totalmente opuestas a las generadas por los estados descritos anteriormente. En oposición a los sentimientos de angustia y ansiedad, la persona creyente experimenta la alegría – con base fisiológica – del que goza de una existencia dotada de sentido y finalidad. La vida sin Dios, y esto es una experiencia, está vacía y carece de sentido.

Anuncios
comentarios
  1. Sonrisas dice:

    ¿Tan dificil te resulta comprender la simpleza de la felicidad del ateo? ¿Tan imposible te resulta para ti entender que se puede disfrutar de esta vida sin preocuparse por otras despues de la muerte? ¿De verdad eres tan cerrado de mente que piensas que solo los que andan por camino pueden alcanzar la felicidad?

    ¿Tanto te ha cegado un libro?

  2. Kewois dice:

    Resulta paradójico que quienes consideran absurda la existencia son sujetos incapaces de >trascender más allá de una vida cotidiana marcada por la búsqueda del placer inmediato.
    Sin duda hay gente así. Pero también hay muchos que consideran que el placer inmediato no vuelve absurda su existencia sino que justamente la justifica.
    Y muchos que no buscan trascender tampoco buscan placeres inmediatos.

    >Con frecuencia las personas ateas son víctimas de la ansiedad y de la angustia.
    Con que frecuencia?? Que estudio citas???
    Si es anecdótico te cuento que conozco ALGUNAs personas creyentes que vive presas de la ansiedad y la angustia por sus pecados, por sus pensamientos impuros, llenos de temor por el infierno y los castigos.

    >Como apuntaba anteriormente, las personas ateas necesitan estar activas, ocupar el tiempo >en busca de una rápida satisfacción que llene esa vaciedad interior que les sacude e >inquieta.
    No es cierto. No es mi caso ni el de muchos ateos que conozco que valoran sus vidas e intentan de alguna manera trascender y hacer cosas, como por ejemplo ser buenos sin necesidad de que exista un castigo o un premio
    >La creencia en Dios es real
    Nadie niega que exista la creencia
    También existió durante miles de años la creencia en los dioses Egipcios… y eso implicaba algo sobre la existencia o no de esos seres?
    >En oposición a los sentimientos de angustia y ansiedad, la persona creyente experimenta >la alegría – con base fisiológica – del que goza de una existencia dotada de sentido y >finalidad.
    Ya te dije que no todos.
    Está lleno de creyentes que se preguntan “por que a mí??” ante situaciones adversas. Te puedo citar varias páginas de sacerdotes católicos alentando a los fieles a no perder la esperanza y alegría y la fe ante situaciones adversas.
    Y cual sería esa finalidad? De forma concreta y clara.

    > La vida sin Dios, y esto es una experiencia, está vacía y carece de sentido.
    Para ti.
    Para mi la vida sin dios es una vida completa y con el sentido que yo debo construir.
    Sin necesidad de esperar recompensas o castigos. Donde todo debe estar sujeto a mi apreciación y a mis decisiones y estas apreciaciones y decisiones afectan como me desenvolveré con los demás.
    No tengo un policía y juez cósmico que vigila mis pensamientos.
    No mato ni violo porque eso está mal, hacer sufrir innecesariamente a un humano esta mal.
    Tengo un sentido de la justicia que me dice que quien cometa una falta es el responsable de la misma pero esa responsabilidad no se transmite a sus hijos o congéneres. A diferencia de religiones que alaban y celebran masacres sobre personas que eran os hijos del supuesto perpetrador de algún crimen.
    Dios no existe y no está todo permitido, porque vivimos en sociedad, porque me parece que muchas acciones son malas y van contra mi sentido de la moral.
    La vida tiene sentido en poder experimentar el universo, el amor, la amistad, la belleza mientras me sea posible.
    Quizás pueda ayudar a otros a lograr lo mismo, puedo equivocarme, puedo corregirme.

    Si tu no encuentras sentido a la vida si dios no existe es respetable. Pero es tu caso.

    Kewois

  3. Saludos Sonrisas.

    Hace tiempo, mucho tiempo, pensaba como tú…

    No dudo de que puedas disfrutar de esta vida, pero desde luego muy apegado a las cosas materiales, como me ocurría a mí hace tiempo, mucho tiempo. Quizá descubras algún día que el cerrado de mente eres tú y entonces escribas un mensaje como este a alguien como tú.

    Gracias por comentar.

  4. Saludos Kewis, gracias por comentar.

  5. […] Actualizados : De la alegría del creyente a la angustia del ateo 350 denuncias falsas de maltrato a mujeres cada día Ateos critican a los ateos que mantienen […]

  6. mer dice:

    Hola:
    La vida tiene unas edades, unas fases que vamos pasando gradualmente y con grandes conocimientos adquiridos por las circunstacias o situaciones vividas, que van formando nuestra alma. Si Dios esta en todos ,pero si Dios fuera Kantiano, y, por tanto, no nos aceptara hasta que fuésemos a Él impulasados por los más puros y mejores motivos, entonces entonces nadie podría salvarse. Kant pensaba que ninguna acción tenia valor moral a menos que fuese hecha como fruto de una pura reverencia a la ley moral.
    Y, ciertamente, a veces la opinión popular parece estar de parte de este humano mortal,parece como si perdiera valor todo lo que es ético y moral, la verdad se alza con palabras de Aristóteles Cuando más virtuoso es un hombre, tanto más disfruta de los actos de virtud
    Afortunadamente, Dios no es orgulloso ni Kantiano, y la esperanza de la recompensa o el miedo al castigo no tiene por qué pervertirlo todo.

    Cuándo alguien se plantea qué tipo de persona quiere ser, y cómo lograrlo, se enfrenta a cuestiones importantes.
    Su acierto en el vivir estará muy ligado a no eludir esas preguntas. No basta con pensar un poco en ellas, pues muchas personas fracasan en su vida por no tener buenos cimientos.
    Caminante no hay camino
    Se hace camino al andar
    y al andar se hace camino
    y al girar la vista atrás,
    se ve la senda….
    Es la Vida que Dios nos ha dado, y el camino es el de la Santidad. Muchos son los llamados y pocos los elegidos.
    Saludos y Que Dios os bendiga

  7. Saludos Mer, muchas gracias por tu reflexión.

  8. Iván dice:

    Agradezco inmensamente a Dios el haberme negado el don de la fe. Que no se glorie el cristiano en nada, ya que su fe es un regalo de Dios y no mérito personal. Este Dios injusto me niega el creer. Sin embargo eso no me hace infeliz.

    No tengo por que despreciar la maravilloso de nuestra vida inmanente alegando una trascendencia que nadie puede probar. Sera mejor fluir con la inmanencia que sufrir tristemente como el creyente que se aferra a una trascendencia de la que jamás podrá dar pruebas certeras. Inmanencia o trascendencia, esa es la cuestion, aprendamos a amar la vida presente, lo demás es ideología.

  9. Saludos Iván, muchas gracias por comentar, se agradece la participación.

  10. SERGIO dice:

    Excelente argumentación, yo he encontrado en Dios la vida. Antes era una persona oscura, atrapada por el alcohol y las drogas. Ahora soy una persona nueva que encuentra sentido a la vida y a vivir con los demás gracias a Dios.

  11. Fidel dice:

    Gran artículo, exacto palabra por palabra, y los comentarios no hacen más que confirmarlo.

  12. Saludo Fidel, muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s