La realidad totalitaria del estado laico

Publicado: 9 septiembre, 2010 en Pensamiento

Bien decía Olegario González de Cardenal en un artículo publicado en ‘El País’ en noviembre de 2004 que determinada ideología anda deseosa de convencer a la ciudadanía española de que una sociedad democrática y progresista sólo es posible sin la presencia de la religión. En palabras de Pedro Zerolo, cuando “dejemos de verla” la modernidad habrá alcanzado su plena madurez. La religión, el cristianismo mejor dicho, pues el laicismo-progre no se encuentra incómodo ante el islamismo, representa para estos taciturnos en sentido peyorativo lo antiguo, lo conservador y lo totalitario.

Desde los comienzos de la primera legislatura de Zapatero el pilar básico de su mandato era alcanzar la laicidad. De manera sutil y bajo el ponderado disfraz del talante el ejecutivo ha perseguido por todas las vías posibles a la Iglesia Católica. Sin embargo este talante se pierde cuando se lee en el mismo programa del partido socialista los “motivos para creer” – atención al título – en el Estado laico: “los socialistas valoramos la contribución de las confesiones a la deliberación pública en las sociedades democráticas, a su desarrollo ético y cultural, pero dicha contribución debe entenderse siempre subordinada a la soberanía de las instituciones democráticas, al imperio de la ley y, en definitiva, a la voluntad ciudadana mayoritaria”. Sin duda esto de la “voluntad ciudadana mayoritaria” sonaba en el 2004 y suena aún hoy a represión y censura: no se puede difundir ningún mensaje que sea contrario al pensamiento progresista, al menos no mientras gobierne el PSOE.    

La conciencia del Estado que es socialista – no se entiende Estado sin socialismo – no puede coexistir junto a la religión cristiana. Digo religión cristiana por lo ya mencionado, el socialismo no tiene ningún problema con otras religiones, mucho menos con el Islam cuyos adeptos permitieron a Zapatero ganar, directa o indirectamente, las elecciones de 2004; tampoco digo religión a secas porque el Estado-laico de Zapatero profesa, indudablemente, la teodicea marxista. Ante esta idiosincrasia se entiende que la progresía quiera desterrar al cristianismo de la vida civil; desde luego no pueden hacer lo mismo con los fieles como ocurrió durante la Segunda República, aunque nunca se sabe.   

El estado-laico sólo puede ser socialista y, por tanto, totalitario. De ahí la injerencia del gobierno de Zapatero en todo lo que afecte a la libertad de los ciudadanos, que en el estado-laico no pueden ser más que obedientes peones al servicio de la maquinaria estatal y del evangelio socialista.  

Anuncios
comentarios
  1. lot dice:

    Está muy bien lo que has escrito. También es importante recordar que Zapatero está trangrediendo la Constitución en cada paso hacia el laicismo: el TC ha hablado reiteradamente de “laicidad positiva”, y la clave de esta laicidad está en un término que todos entendemos: ‘cooperación’ (no ‘separación’, término laicista por antonomasia). “Se exige a los poderes públicos una actitud positiva, desde una perspectiva que pudiéramos llamar asistencial o prestacional” (STC 46/2001).

    Y nuestra Constitución establece, para que lo recuerde Zerolo, que “los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. El Estado actúa laicamente cuando considera el factor religioso como un elemento social específico, lo que es perfectamente compatible con aplicar a éste un ‘favor iuris’ similar al que se da al arte o al deporte.

    Sabio análisis el del último párrafo, si se entiende Estado-laico en el sentido de laicista, que sólo puede ser socialista-totalitario y, a sus efectos, discriminatorio para los ciudadanos creyentes.

    Un saludo desde la próxima capital mundial del aborto.

  2. Saludos Lot, muchas gracias por tu comentario y por tu aportación.

    Desde luego triste galardón el de la capitalidad del aborto. Esperemos que eso cambie cuanto antes.

  3. Dulce nombre de María dice:

    Hola:
    lOS PROGRESITAS. No transgreden La Constitución, es que quieren modificarla, abrir la CAJA de PANDORA, y propagar el mal .
    Odian tanto a nuestro pais y a los Españoles que quieren arrasarnos.
    Todos sus medios de comunicación atacan diariamente a la Iglesia, que se defiende tibiamente.
    Chicos con la ayuda de Dios el mal, no destruirá a la humanidad.

    PD. Y si todo se acaba, Nosotros sabemos que Dios existe y que siempre nos amparará.

    Que Dios os Bendiga

  4. Saludos Dulce nombre de María, muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s